domingo, 10 de junio de 2012

Ateos militantes


Estoy sorprendido por la cantidad de militancia atea y cristianófoba de España. Están esos ateos más pendientes del papa que los católicos. Internet está lleno de foros y cuadernos de bitácora de militancia atea.
            
Pero el proselitismo ateo está abocado al fracaso, porque su objetivo es que el hombre deje sin satisfacer un apetito: el apetito de eternidad, de sentido, de bien para siempre, de protección más allá de sus fuerzas, de asombro y gratitud ante lo dado... Aunque leyéramos mil libros convenciéndonos de lo malo malísimo que es el sexo para la salud, no dejaríamos por ello de acoplarnos en la oscuridad. Del mismo modo, aunque mil libros y teorías y profesores y películas y partidos políticos y canales de televisión y periódicos, como en la antigua URSS y en menor medida en la España actual, arremetan contra la religión o la ridiculicen, el apetito de eternidad seguirá exigiendo satisfacción. Y, a cambio de no satisfacerlo, ¿qué nos ofrecen? ¿Placeres? ¡Si esos ya los tenemos también creyendo en Dios! ¡No se enteran de nada estos militantes!

Pero algunos militantes ateos son más listos. Y en vez de salir a la calle con cara de demonios a apalear peregrinos, se dedican a recortar la libertad de expresión religiosa por aquí y por allí, para que al menos así lo religioso, a lo que tienen alergia, sea menos visible. Son esos que exigen retirar crucifijos o imágenes religiosas de colegios, hospitales y edificios públicos, incluso eliminar las capillas de los hospitales y prohibir las procesiones de Semana Santa. Son medidas contra la libertad y, por tanto, condenadas tarde o temprano al fracaso, porque, aunque quiten la capilla del hospital, los enfermos pondrán imágenes de la patrona de su pueblo en el testero de su cama. Y si quitan el crucifijo de mi instituto, yo pongo una imagen de la Virgen en mi taquilla.


Para que la religión desapareciera del mapa, tendrían que matar a los creyentes, cosa que ya se ha intentado varias veces en el siglo XX, y, para matar a los creyentes, tendrían que matar a los hombres. Y antes de que eso ocurra, volverá a triunfar la libertad.



Y, para dejaros con buen sabor de boca, un militante sugiriendo a una peregrina de la JMJ que deje de rezar o que se vaya a su país o que Dios ha muerto o algo así. ¿A que es encantador?



23 comentarios:

enrique baltanás dijo...

No me digas que en tu IEs quedan crucifijos... Rara avis.

Jesús Cotta Lobato dijo...

No, solo quedan en el departamento de Religión. DIje lo de mi instituto como un ejemplo impersonal. Quizá no me he explicado bien. Un abrazo.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
La Iglesia ha hecho tanto mal como bien. Algunos se fijan en el bien y otros se fijan en el mal.
De todos modos hay que tener en cuenta que hablar de sexo, violencia y religión hace disparar las audiencias.
25 neutonios.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, también los profesores hemos hecho cosas malas a lo largo de la historia. Pero la pregunta es: ¿vamos a seguir recordando a los malos profesores en vez de reconocer la valía de la figura del profesor a pesar de todo? De todos modos, fíjese en que en esta entrada no hablo de Iglesia, sino de religión. Y totalmente de acuerdo en que esos temas disparan las audiencias y desvían atenciones. 25 neutonios religiosos.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
Creo que las críticas "religiosas" son más bien a la iglesia y, lógicamente, la que tenemos más a mano en la católica. Criticar el budismo o el protestantismo nos pilla tan lejos, que no ha lugar. De todos modos, empiezan a dispararse las críticas a la religión musulmana, porque ya la tenemos muy cerca y muy visible. Los mismo ocurriría si, de pronto, la religión de los bantúes fuese igual de visible.
25 neutonios pacíficos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Doh Dyhego, creo que del anticlericalismo tienen la culpa los anticlericales, no la Iglesia, igual que la culpa del machismo la tienen los machistas, no las mujeres. Reciba usted mis neutonios amistosos.

ReyVindiko dijo...

Espero que el crucifijo que salvamos del basurero y de la quema nos devuelva algún día el favor.

Varenka dijo...

Esa foto vale más que mil palabras.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
Yo tampoco creo que las personas religiosas tengan la culpa de ser violentadas.
Los odios son difíciles de comprender.
25 neutonios amistosos.

Dyhego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Pedro le negó tres veces y a pesar de ello le instituyó como piedra fundadora de su Iglesia. A Jesucristo, probablemente, los que le niegan le preocupan bastante menos que los que medran a su sombra, y en su nombre han perseguido, torturado, quemado libros y vivos...por negarle a El.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, coincido con usted. Es más, yo añado que también son difíciles de entender los odios contra las cosas religiosas, como las iglesias, los crucifijos o las estatuas gigantescas de Buda dinamitadas por los talibanes. 25 neutonios antiodios.

Anónimo, esos sin duda son los que más daño han hecho a la Iglesia. Figúrese que en una entrada donde hablo del odio cristianófobo usted no ha podido evitar referirse a los que tan mala prensa nos dieron a los cristianos. Por fortuna, hace siglos que no existen.

Anónimo dijo...

¿Siglos? ¿Hasta cuando ha sido acto de servicio de obligado cumplimiento ,asistir a misa en el servicio militar obligatorio, en las prisiones...? Respeto sus convicciones, sus creencias, sus posiciones... Pero yo he debido vivir en otro país. En el año 1965 me hicieron confesarme de haber leído Nuestra Natacha de Alejandro Casona ¿Lo ha leído usted? Merece la penitencia de tres padrenuestros que me impusieron,

Jesús Cotta Lobato dijo...

Reyvindiko, creo que ya nos lo está devolviendo.

Varenka, esa foto me impresionó tanto, que tenía pendiente colgarla aquí.

Anónimo, por fortuna yo no viví esa época. Le ha venido muy mal a la Iglesia el Estado confesional de Franco. Pero la Iglesia española de esa época era una excepción. En casi todos los países la Iglesia, en esa época, la Iglesia no tenía ese poder.
Creo que sí leí ese libro en mi juventud. Curiosamente lo saqué de una biblioteca religiosa. En muy poco tiempo cambiaron mucho las cosas. De todos modos, debe usted reconocer que obligarlo a confesarse e ir a misa dista mucho de la quema de libros y de personas. Eso sí, no está bien lo que hicieron con usted. Cristo nunca obligó a nadie a nada. Amaba la libertad. Reciba usted mi aprecio y mi saludo.

lolo dijo...

El hombre no puede vivir sin arrodillarse. Si rechaza a Dios, se arrodilla ante un ídolo. No hay ateos sino idólatras.

Lo dijo F.Dostoievski.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, es una frase bella y profunda. SIn embargo, creo que se puede ser también un ateo realista que no idolatre nada y lo respete todo. Es una postura difícil, pero conozco una persona así.

lolo dijo...

Tienes suerte, Cotta, si conoces a una.

Creo que no se puede matar la religión con recortes ni prohibiciones porque la libertad del hombre no reside en sus actos sino en su conciencia. Creo.

Me ha gustado este post, Cotta.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, creo exactamente lo mismo que tú. ¡Bendita esa libertad que nos libra de los peores tiranos!

Perro dijo...

La foto no tiene desperdicio: tanto el gesto de la chica como el de él me impresionan. Me ha retrotraído casi 40 años a cuando, en un internado de curas, y armado de una racionalidad crítica casi cartesiana, cuestionaba en los recreos la credibilidad de los dogmas recibidos. Yo solía detener mis ataques iconoclastas cuando veía a mis interlocutores protegerse, como la chica de la foto, bien besando un crucifijo bien abrazándose a una biblia.
Aunque con 13 años necesitaba probar la fuerza de mis argumentos, ya era yo consciente de lo duro que podía ser vivir sin fe.

Pero vuelvo a la fotografía; al énfasis gestual del caballero, tan italiano...
Sabrá vd. que el italiano ha sido "lingua franca" de la Iglesia: tantos seminaristas iban a Roma...

¿No será el caballero uno de ellos? digo, un excreyente exreligioso... ¡Los convertidos de última hora son los peores!

PD: Al final en el patio del colegio me apedrearon.

.-¿No crees en Dios? ¿Entonces qué haces en un colegio de curas? ¡Ateo! ¡Es un ateo!

Pero las cosas entre ciudadanos sensatos se arreglan más fácilmente. Arremetí contra el más grande de los que me apedreaban y las gafas le calleron al suelo y se le rompieron. Hubo unos segundos de tensión y pasamos a ocuparnos todos de otros asuntos.

Anónimo dijo...

Cayeron, cayeron :-)

Anónimo dijo...

Si tienen un ratito, no dejen de echar un vistazo a este documental de la BBC sobre la Inquisicion. No me parece que a esta institucion (la BBC) se la pueda acusar de catolica o filocatolica. No se porque a mi esto no me lo ensenyaron en la escuela.

http://www.youtube.com/watch?v=MWPzBYuQweM

Un saludo
R. Donel

Jesús Cotta Lobato dijo...

Perro, hizo usted muy bien en defenderse. La gente tiene miedo al diferente y a veces reaccionan con violencia. Se puede ser creyente o ateo de modo estúpido y de modo inteligente. Creo que el tipo de la foto y los que intentaron apedrearlo a usted eran del modo estúpido. Cristo se interpuso entre ellos y usted, como hizo con la pecadora a la que salvó de la lapidación, y le dio a usted la fuerza para arremeter contra el de las gafas. ¡Bien hecho, sí señor!

Jesús Cotta Lobato dijo...

R. Donel, ¡es estupendo el documental! Se lo voy a recomendar a mis amigos. Gracias.