lunes, 7 de abril de 2014

El impresionante himno bizantino de Ἡ ζωή ἐν τάφω

Lo canta Petros Gaitanos. Y es tan bello cuanto dice y tan hermosa su voz, que todo tiene que ser cierto.

Quien quiera el texto, que pinche aquí.

Cada vez que lo oigo, la vida triunfa sobre la muerte y me lleno de esperanza.

Entra conmigo a la basílica de Santa Sofía y cierra tus ojos mientras el salmista honra al Dios Amor..





He aquí la traducción de algunas estrofas:

Δεύτε ίδωμεν
την ζωήν ημών εν τάφω κειμένην
ίνα τους εν τάφοις κειμένους
ζωοποιήσει

Η ζωή εν τάφω
κατετέθης, Χριστέ,
και αγγέλων στρατιαί εξεπλήττοντο,
συγκατάβασιν δοξάζουσαι την σήν.

Η ζωή πως θνήσκεις;
πώς και τάφω οικείς;
του θανάτου το βασίλειον λύεις δε
και του Άδου τους νεκρούς εξανιστάς.

Μεγαλύνομέν σε,
Ιησού Βασιλεύ,
και τιμώμεν την ταφήν και τα πάθη σου,
δι' ων έσωσας ημάς εκ της φθοράς.

Ο Δεσπότης πάντων
καθοράται νεκρός,
και εν μνήματι καινώ κατατίθεται,
ο κενώσας τα μνημεία των νεκρών.

Ο ωραίος κάλλει
παρά πάντας βροτούς
ως ανείδεος νεκρός καταφαίνεται,
ο την φύσιν ωραΐσας του παντός.

Ώ θαυμάτων ξένων!
ώ πραγμάτων καινών!
ο πνοής μοι χορηγός άπνους φέρεται,
κηδευόμενος χερσί του Ιωσήφ.
Venid y ved
a nuestra vida yacente en un sepulcro,
para dar vida
a cuantos yacen en el sepulcro.

Cristo, Tú que eres la vida
en una tumba reposas,
y ejércitos de ángeles atónitos
glorifican Tu condescendencia.

Tú, que eres la vida, ¿cómo has muerto?
¿Cómo es que una fosa habitas?
Sin embargo, destruyes el reino de la muerte
resucitando a los muertos de los infiernos.

Te enaltecemos,
Cristo soberano,
y honramos Tu Pasión y Tu sepultura,
por las que nos salvaste de la corrupción.

El Señor de todas las cosas
muerto se contempla
y en un sepulcro vacío es depositado,
Él, que vació los sepulcros de los muertos.

Él, príncipe de hermosura
entre todos los mortales
como un muerto informe se muestra,
Él, que embelleció la naturaleza de todo.

 ¡Oh, qué extraños prodigios!
¡Oh, qué nuevos asuntos son esos!
Quien el aliento me dio sin aliento es llevado y enterrado por las manos de José.


3 comentarios:

Dyhego dijo...

Ya le comento a usted en cuando oiga la canción, don Epifanio.
25 neutonios.

Dyhego dijo...

Acabo de escucharlo, a trompicones y con interrupciones, pero es una delicia. Es como el canto gregoriano. Me gusta escucharlo, pero en pequeñísimas dosis, que si no, me da depresión.
Gracias por dármelo a conocer, don Epifanio.
25 neutonios bizantinos (en el justo valor del adjetivo).

Jesus Cotta Lobato dijo...

Dyhego, me alegro de compartir esto con usted. 25 neutonios bizantinos.