lunes, 23 de marzo de 2015

El ateo militante

Se pasea por las calles de Sevilla un ateo militante con diferentes pancartas: "Si rezar sirviera de algo, no harían falta médicos" o "El ratoncito Pérez, los Reyes Magos y Dios no existen"o algo así como "Si suspendemos a Dios, subimos a ciencias". .

Siempre he pensado que defender lo que uno cree bueno es una actitud más noble y persuasiva que criticar lo que uno cree malo. "Por una piel limpia y saludable" es un lema mejor que "No al piercing". Pero esta es una postura que este ateo militante no puede adoptar, porque su postura no consiste en la afirmación de algo bueno, sino en la negación de algo que considera malo y por eso ni persuade al creyente ni suscita la simpatía del ateo.

Dedicar tanto tiempo y tantas pancartas a destruir una idea que a la gente la ayuda a ser buena y feliz no es una tarea muy encomiable. Supongo que él justificará su propaganda porque considerará que la idea de Dios nace de la ignorancia y da como fruto el fanatismo y las guerras. Pero entonces parece olvidar que cualquier idea puede servir para eso: el ateísmo mismo  ha justificado muy bien y mejor que nadie las guerras y las matanzas en el siglo XX. Por tanto, no es culpa de la idea de Dios el fanatismo, sino de la maldad humana que se vale de cualesquiera ideas para justificar sus crímenes.

Los lemas del tal ateo pecan de reduccionismo, cientifismo y, sobre todo, grosería y petulancia: reduccionismo porque parecen reducir lo real a lo material: en su concepción del mundo no cabe la posibilidad de lo espiritual o lo sagrado; cientifismo porque parece considerar que solo la ciencia tiene el patrimonio de decir y saber la verdad; grosería porque mete en el mismo saco al ratoncito Pérez y a Dios, como si estuvieran en el mismo nivel, y así olvida que, si los filósofos se han planteado seriamente la existencia de Dios y no la del ratoncito Pérez, será por algo; en cuanto a los Reyes Magos, no solo fueron reales, sino que, en cierto modo, son más reales que todos los personajes históricos que yacen en los libros de historia. Y petulancia porque se parece al aguafiestas que les dice a los náufragos: "Desengañaos: estamos solos en esta isla y nadie vendrá jamás a rescatarnos de ella". ¿Qué sabrá él de lo que hay más allá de esta isla que es nuestro cosmos?

10 comentarios:

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
Estoy totalmente de acuerdo cuando usted afirma que:

"no es culpa de la idea de Dios el fanatismo, sino de la maldad humana que se vale de cualesquiera ideas para justificar sus crímenes."

Cuando se critica la religión, en general se critica el mal uso que hacen algunos de ella: cuando se utiliza para controlar a la gente, alcanzar el poder y desatar guerras.

25 neutonios pacíficos.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, si lo ve usted por su tierra, dígaselo de mi parte.
25 neutonios pancarteros

Minimus minimorum dijo...

¿Que no suscita simpatías en los ateos? Eso me parece muy optimista. Hay en la televisión un presentador que día sí y día también expresa lo mismo que el pancartero, y tiene su audiencia. Y no poca.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Minimus, quizá me ocurra que, como esos carteles me parecen antipáticos, me parece que a todo el mundo le va a pasar lo mismo. Por desgracia veo que no. Reciba mi saludo.

Anónimo dijo...

Los verdaderos ateos piensan en Dios a cada momento. Al de las pancartas lo que le molesta es dios, no Dios. Lo que la gente tiene en mente es dios y no Dios. Dios es el Logos, no el muñecajo de madera clavada al que rinden culto en las iglesias. Ni su padre, el preñador vía arcangel-mail. Ni ese palomo amariconado del espíritu. Al ateo, que es ateo de verdad, le duelen prendas de vivir en un mundo que existe a espaldas del " luz, más luz" de Goethe. El problema es que cae en lo mismo que critica: Desocupa su vida en carteles publicitarios.

Riskov dijo...

Estoy de acuerdo en que manifestarse a favor de una postura es preferible a hacerlo en contra de la opuesta. Sin embargo, en el mundo padecemos (en unos países más que en otros) unas influencias religiosas que permean las legislaciones y afectan, incluso, a los que no somos religiosos. En este sentido sí es lógico manifestarse por la racionalidad y en contra de las religiones multinacionales.
Esto lo digo sin detrimento de que yo no me manifiesto de la manera expuesta aquí.

Nota: dices que “el ateísmo mismo ha justificado muy bien y mejor que nadie las guerras y las matanzas en el siglo XX”.
En esta afirmación tengo que estar en desacuerdo. ¿El ateísmo ha justificado?. Supongo que te refieres principalmente al católico Hitler y al ateo Stalin: ambos mataron por sus sistemas dictatoriales, en nombre de esas políticas. Por el ateísmo no…

Myosotis Rowan dijo...

GRACIAS POR ESTA ENTRADA Y DECIR LA VERDAD. Hay gente, esa que es tan abierta de mente pero le dices que eres creyente y le salen sarpullidos, que se acercan y lo ven súper guay. A mí me parece un irrespetuoso por ciertos comentarios en la pancarta que deja al creyente como seres sin cerebro.

ME hace gracia. MUUUUUCHA. Porque este tipo de personas han alzado la voz contra la evangelización y ahora están haciendo lo mismo, pero con la desvangelización.

Los creyentes o espirituales (y no tiene por qué ser religión católica, aunqeu ésta está peor vista que la musulmana, quizás por ese complejo de racistas que nos asalta cada vez que se critica algo de esta religión), que hoy cada vez más lo dejamos para nuestra intimidad sin tratar de convencer a nadie, sufrimos los insultos y los intentos de arrancarnos esa fe o espiritualidad.

Así que mil gracias por tu visión sobre este hombre, que además parece que no tiene otra cosa que hacer.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Anónimo, llego tarde a su comentario. Pero no estoy de acuerdo con usted. Creo que lo que más le molesta al ateo es que el Logos, siendo trascendente y omnipotente, decida convertirse, en un momento dado de la historia, en hombre en el seno de una mujer. Por otra parte, confunde usted la manera de representar al Espíritu Santo con el Espíritu Santo.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Riskov, Hitler tenía de católico lo que yo de melenudo. Y murieron muchos sacerdotes en los campos de concentración.

Y rectifico mi afirmación: ideologías ateas como el nazismo y el marxismo han cometido las mayores atrocidades de la historia.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Myosotis, pues hace usted bien en decir sin complejos que cree en Dios. Hoy en día es la mejor manera de ser original. Reciba toda mi simpatía.