miércoles, 4 de agosto de 2010

Ventajas de ser velludo

1) Se le ponen a uno más pelos de punta que a nadie.
2) A las nórdicas les gusta el pecholobo.
3) Tarda uno más en secarse y por tanto da mucho gusto orearse al viento
4) Se le hace a uno más espuma al enjabonarse y no sigo, que ya sabéis que no me gusta hablar de sexo
5) Uno se mira al espejo y se dice: “¡Por Dios, qué macho soy!”
6) Uno puede rasurarse ciertas partes del torso y formar dibujos curiosos.
7) Hay manos blancas y delicadas que se lo pasan bien ensortijándose los dedos en los rizos de uno y lo tratan a uno como un mamífero bueno, pero poderoso.
8) Si las mujeres prefieren la metrosexualidad depilada, siempre puede uno ir a un bar de osos de ambiente y triunfar marcando paquete.
9) Puede uno colocarse jazmines en los pectorales.
10) Y el dinero con que uno se arruinaría con la depilación láser lo invierte en cosas más placenteras.

Así que si te estás pensando en arrancarte la fronda, recuerda que es un pecado renegar del musgo que creció en el barro de Adán.

17 comentarios:

Julio dijo...

Con florecillas, como Whitman

Un abrazo, Jesús

Juanma dijo...

Pues no sé qué decir, querido Jesús...contundente te muestras.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Julio, qué gran hombre Whitman. Un abrazo, amigo.

Juanma, más que contundente, es por contaros algo. Un abrazo.

Meri Pas Blanquer dijo...

Me has recordado a Pepe Rodriguez: el de "la barba en flor" de Pablo Guerrero. Por lo de los jazmines, eso me gusta.

Besos

Olga B. dijo...

A mí me gustan esas cosas que dices;-)))
Besos ensortijados.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Meri Pas, buscaré esa barba en flor que dices. Recibe mi saludo.

Olga, si te gustan, las doy por bien escritas. Un beso marino.

El alegre "opinador" dijo...

¡Amén! Aunque soy velludo raro, porque a los pelos del pecho les tengo puesto nombre, porque son tan pocos que los conozco de memoria... Pero a los de espalda y parte trasera de las piernas no los conozco y son multitud... ¿Será que tienen miedo de que me depile y no quieren conocerme?
¡Con lo que sufren las mujeres, yo no me depilo ni por un cortijo!
Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alegre, con razón te llamas Alegre. Haces bien en no atormentarte por unos pelillos. Donde hay pelos, sobran vida y alegría. Un abrazo, amigo.

Ramón Simón dijo...

Yo por contar, Jesús, solo cuento hasta diez y me canso. No suelo llegar al final, me quedo en nueve, en ocho.

Ocho son los pelo que tengo ¿y qué?

Un abrazo.

Ps: es un comentario solo por comentar algo.

Otro abrazo. "Ah! pisha, pedazo de libro el de Ulises y la sirena". Ayer, con Jesús Beades, de cerveza, estuvimos hablando de tu libro. Bien muuu bien por cierto.

otro abrazo

Blimunda dijo...

Que "velleza" ese musgo en el barro de Adán...

El Naranjito dijo...

Y yo que me considero un tío de cuatropelos en pecho, que estaba próximo a los mediometrosexuales, ahora tengo que tener envídia de los velludos y belludos? No acabaré de aprender nunca.
Un estrechón de manos, Maestro Cotta.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ramón, si el libro os gusta a mi tocayo y a mí, es que he acertado, porque sois exigentes. Y no te preocupes por los ocho pelos. Los tienes donde los tienes que tener. Un abrazo, amigo.

Blimunda, me alegro de que te guste. Así ser velludo parece menos feo.

Naranjito, es que yo soy velludo y me estoy consolando. Pero otro día hablaré de las ventajas de no ser velludo, que seguro que son muchas más, amigo.

Misk dijo...

Me celebro y me canto a mí... decía Whitman, gran poeta! Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú...

Misk

Jesús Cotta Lobato dijo...

Misk, me gusta esa manera de convertir en amor al otro el hablar de uno mismo. Me alegro de saludarte.

tania dijo...

Pues creo que lo mas importante es que cuando la situacion lo amerite, demostrar que uno es persona de pelo en pecho, aunque uno sea mujer.
me encanta tu blog, y el de otro tio al que me llevo tu blog, uno que esta siempre a punto de abalanzarse sobre la punta de su espada, y antes de hacerlo, no sabe si darse besos o abofetearse, muy bueno!
saludos!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Gracias, Tania. El blog que dices es de Javier Sánchez Menéndez, un tipo como Dios manda. Me alegro de que él te trajera hasta mí. Un beso.

tania jose dijo...

pues ya voy y vengo entre varios de ustedes, que tienen todos unos amores de blogs, y si no estuviera tan lejos iban a ver como me les colaba, disfrazada de mesera, en las cenas mercuriales, a reirme detras de las columnas y volcar una que otra copa. Anda, visitenme en albinovino.com
un beso,
tania jose