martes, 8 de febrero de 2011

Día Personal de los Mismísimos

Como la vida del currante es tan dura y cada vez cobramos menos y menos aún que cobraremos tras la jubilación, propongo que se instaure el DÍA PERSONAL DE LOS MISMÍSIMOS, consistente en faltar un día al año al trabajo porque sí, hala. Gracias a ello, el día en que a ti te dé la realísima gana, no vas al curro y, cuando el jefe te llame para pedirte cuentas, le espetas:

-Porque no me sale de los mismísimos. ¿Qué te parece? -y el jefe tendrá que aguantarse, porque tú tienes muchísimos mismísimos.

Si todos tuviéramos al año un Día Personal de los Mismísimos, otro gallo nos cantaría. Mientras los pringaos van al curro, tú te fumas un puro en la terraza o te vas al campo y meas donde te dé la gana o te vas a una playa solitaria a dar gritos y a revolcarte en la arena como un cachorrillo de dragón feliz. O te vistes de reina de opereta y desafinas a gusto mientras todos te aplaudimos, que para eso estamos los amigos.

Ese día acicálate más que nunca, perfúmate, anda con la cabeza bien alta y disfruta de una verdad como un templo que esta sociedad no quiere oír: que lo mejor de ti debe invertirse en tu vida privada, no en tu trabajo.

15 comentarios:

Ignacio dijo...

http://arkesis.blogspot.com/2011/01/mecaguens-day.html

Rocío Márquez dijo...

También sirve para casa???
Ánimo, Jesús.
Un beso.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ignacio, tu Mecagüen's day supera con creces al día de los Mismísimos. Deberíamos fundar una plataforma.

Rocío, ¡ahí más que en ningún sitio! Ese día tú reinas y los demás a tu servicio.

Anónimo dijo...

¡Cachorrillo de dragón feliz!,Reina de opereta...definitivamente es usted muy feliz;aunque a veces esté hasta los "mismísimos".Su fiel admiradora:AnónimoE(hasta mañana)

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
¡Buen plan!
25 neutonios.

lolo dijo...

Gracias, Cotta. Lo adaptaré.

Jesús Cotta Lobato dijo...

AnónimoE, hago lo que puedo. Pero, en realidad, aquí al blog suelo traer cosas alegres. ¿Para qué amargarles a ustedes la vida con mis tristezas? Y hasta mañana, misterioso Anónimo E.

Dyhego, hágalo usted un día (sobre todo si tiene la seguridad de que su jefe está de acuerdo). 25 neutonios.

Lolo, si lo adaptas, ya me contarás, porque yo aún no me he atrevido.

Ruben M. M. dijo...

Jesús, debería de establecerse una semana de los Mismísimos. Sería genial.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Rubén, ¡eso sería muchísimo mejor! Me he quedado corto en mi propuesta. Un abrazo, amigo.

Alejandro dijo...

Día en el que, por supuesto, no pienso madrugar.
Mañana nos vemos, Jesús. Ve templando los nervios.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alejandro, ese día no se madruga: se trasnocha. Y me temo que no hay quien me temple los nervios. Un abrazo, amigo.

Menalcas dijo...

El día de los mismisimos, y el día de estoy hasta los c..., mejor dos al año no?, me gusta tu propuesta, mañana mismo lo voy a intentar. un abrazo

Anna Jorba Ricart dijo...

Hace dias que vengo leyendo tus entradas ...hasta hoy que decido comentarte
Me paerce muy bien tomarse ese dia y sería justo...además no tiene precio el tiempo que se dedica a lo privado...eso vale todo.
Son tantas las veces que nos llevamos a casa los temas de trabajo...
Me ha gustado tu reflexión.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Menalcas, hay quien propone que sea una semana, pero tampoco conviene poner a prueba la paciencia del jefe. Si te tomas el Día Personal de los Mismísimos, aguardo impaciente tu relato. Un abrazo.

Anna, yo hago un esfuerzo ímprobo para no llevarme a casa las preocupaciones del trabajo. Y por desgracia no siempre lo consigo. Por eso es tan urgente el Día Personal de los Mismísimos. Ha sido un placer conocerte.

Manuela Gil dijo...

Siempre llego tarde a los comentarios...será porque le dedico poco tiempo a cultivar ese día que tú sabiamente aconsejas.

Un abrazo