jueves, 10 de noviembre de 2011

De lo prostibulario y lo carcelario

¿Qué está pasando que tantas chicas prefieren un chico que las trate como un chulo a un chico que les lleve flores a la puerta?

¿Por qué las chicas de uniforme tienen esa prisa por sexualizar su vestimenta y se suben casi todas tanto la falda, tengan las piernas como las tengan, mientras que los chicos de uniforme, más libres de prejuicios, no sienten la necesidad de masculinizar más su vestimenta marcando bíceps o paquetillo?

¿Qué padres descerebrados son esos que les compran a sus hijas aún impúberes unas muñecas que visten como zorronas experimentadas?

¿De dónde ese odio de tantos a las princesas,  a los príncipes, al color rosa, al novio enamorado, a Walt Disney, sin ofrecernos nada mejor a cambio?

¿Por qué los chicos se empeñan en vestir como presidiarios cuando podrían vestir como príncipes?

¿Qué estúpido les ha metido en la cabeza que, cuidando su cuerpo sin cultivar su espíritu, ligarán más?

¿De dónde ese desprecio por la cortesía, las buenas maneras, la galantería, el romanticismo?

No estoy reivindicando lo cursi, sino lo noble y elevado. Pero, si no tuviera más remedio que elegir entre, por un lado, lo cursi, lo ingenuo, lo pijo y, por otro, lo soez, lo cani y lo resentido, me quedo sin duda con lo primero.

Palabra de profesor experimentado.

10 comentarios:

Rosna dijo...

También elijo lo cursi.
Lamentablemente de un tiempo a esta parte la juventud , nuestros adolescentes crearon esta nueva cultura juvenil , ya no es moda .... es toda una cultura instalada en la sociedad , donde empieza a adquirir un rol protágonico en muchos especios .

Un abrazo de alma a alma siempre joven

Rosna dijo...

Pd : mmmm ...no aprendo más ..leer Espacios :-))
Buen descanso para absolutamente todos !!!

RETABLO DE LA VIDA ANTIGUA dijo...

Desde luego. Ante lo vulgar hay que formar el frente señorial.

Vale

Dyhego dijo...

Don Epifanio, ¡vaya preguntitas presenta usted!
La moda es un azar misterioso...
Habría que preguntar a las interesadas por qué ante un "caballero" y un "truhán" (perdón, truhan,jejeje) eligen al segundo...
Otro quebradero de cabeza es intentar comprender el "feismo" que impera.
Creo que es tal la necesidad de ser "originales" que se sacrifica cualquier otra consideración. Creo que falla el sentido de lo "adecuado".
También soy de los que piensan que para ir al monte hay que ponerse zapatillas, para ir a un entierro algo sobrio, para la playa bañador, para una fiesta algo provocativo y para el trabajo algo cómodo y discreto. Ocurre lo contrario: he visto zapatos en la playa, escotazos en un entierro, tacones en el monte y minifalda enseñatodo en el trabajo.
Misterios con los que ni Íker Jiménez se sabe enfrentar...
25 neutonios, ni cursis ni canis.

Anónimo dijo...

Ayer una profesora mía dijo algo que quizás pueda responder a esta corriente:
"Hoy día está surgiendo un nuevo tipo de chico maltratador, el de tipo paternalista, que se preocupa por ella, si vuelve tarde de algún sitio va a recogerla, se preocupa por si va a pasar frío (en pleno invierno y con escotes, preocupación totalmente comprensible) y un largo etc. ¡eso también es maltrato, chicas, porque os controla igualmente, hay que estar atentas! Quizás los muchachos de hoy ya no sepan diferenciar entre buenas maneras, muestras de cariño y afecto por ellas y un potencial maltrato y prefieren cortar por lo sano, total tanto si son buenos como malos, los pobres tienen el sambenito de maltratador en potencia colgado en la frente.

lolo dijo...

Exabrupto contigo.
Palabra de madre entre el profundo disgusto y la resistencia activa.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Rosna, pero aquí estamos nosotros para no seguir las modas. Y te deseo un felicísimo fin de semana.

Retablo, su cuaderno de bitácora es un buen frente contra lo soez. Aprendo mucho señorío con usted.

Dyhego, coincido totalmente con usted. Lo ha expresado muy bien. Sí, creo que debe ser eso, el afán de originalidad. Al final va a resultar que ser convencional va a ser original. 25 neutonios.

Anónimo, ¡has dado en la tecla! Gracias por las respuestas. Yo creo que no está mal que el chico se preocupe por ella. El truco está en no imponer, sino en ofrecer. Un cálido saludo.

Lolo, exabruptemos, pues, Yo, como tú, entre el disgusto y la lucha. Un beso.

Blimunda dijo...

Voy a dejarte hoy un ramito de esperanza porque conozco a jóvenes de diecisiete años que guardan sus besos para solo unos labios y se galantean con flores y poemas.

Aunque no sea lo común, pero es posible.

Buen finde y un beso, Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Blimunda, yo también conozco jóvenes así y son alumnos míos. He dado la impresión en esta entrada de que no los hay. Gracias y buen fin de semana.

Sefa dijo...

Totalmente de acuerdo. Un Abrazo