domingo, 13 de noviembre de 2011

Cristianofobia

No puedo quitarme de la cabeza a Ayman Nabil Labib, un estudiante copto de diecisiete años a quien por instigación de su profesor sus compañeros lincharon porque se negó a quitarse el crucifijo. Ayman huyó a los lavabos y allí lo acabaron de rematar. El director del instituto se desentiende del asunto. El gobierno también.

Yo siento una gran simpatía por los cristianos coptos de Egitpo, una minoría milenaria y perseguida ante la pasividad de esta Europa nuestra enferma con más miedo que vergüenza.

Ayer mismo me dijo Patricio, mi nigeriano del semáforo, que había huido de Nigeria porque los musulmanes habían degollado a su padre. A los cristianos fugitivos debería otorgárseles asilo en toda regla.


6 comentarios:

José María JURADO dijo...

Pero a los europeos democráticos les ha parecido muy bien quitarse a mubarak, gadafi... esto era la primavera árabe. Esto es el 15m.
Jmjurado

Jesús Cotta Lobato dijo...

José María, ojalá tras Mubarak y Gadafi llegara a esos países la libertad. Pero me temo que está llegando algo más feo. Un abrazo.

Blimunda dijo...

En su trilogía, que te recomiendo, Primo Levi decía que las palabras frío, hambre, o cansancio no servían en el lager porque era tanto el frío, tanta el hambre y tan inhumano el cansancio que los terminos habituales no podían definir aquel horror...Creo que con este acontecimiento ocurre algo así. no basta la palabra terrible, espantoso etc para abarcar lo qué este chico habrá sentido y lo qué ahora estarán viviendo sus padres(...!!)

Pero qué fuerte y qué libre.

Dyhego dijo...

Don Epifanio, se ve que la tan cacareada libertad de la plaza nosequé de El Caire no le ha llegado a este pobre muchacho.
25 neutonios para usted y 25 recuerdos para ese joven.

El Naranjito dijo...

Y esto ocurre durante la "primavera" árabe. Desgraciadamente pronto les llegará el "invierno". Pero tranquilo, que nosotros nos estamos quitando de enmedio las cabezas visibles de los dirigentes. Ellos se quedaran con los "directores" de educación que los encauzaran, por narices,o por Alá, (su Alá) por el buen camino.
Un saludo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Blimunda, creo que con la frase final de tu comentario yo lamentaría mucho menos mi muerte. Ojalá allá donde esté le haya arrancado una sonrisa. Un beso.

Dyhego, mis 25 neutonios para usted y otros veinticinco para él.

Naranjito, sí, ese es el diagnóstico, y da miedo. Un abrazo.