lunes, 13 de mayo de 2013

El 95% de las madres, según mi droguero

El sábado pasado un padre y una hija adolescente fueron a comprar unas medias para la madre, que les daba las directrices de la compra por teléfono. Luego el padre, quejándose de lo complicado que era comprar unas simples medias para una mujer, pidió unas cuchillas de afeitar. El droguero le sacó varias, cada una con sus pros y sus contras. ¡Aquello sí que era complicado!

El padre eligió al final la más cara, que era la que siempre usaba.

-Le digo a usted una cosa –le aseguró el droguero-: si es su mujer quien le compra las cuchillas, le compra la más barata. El 95% de mis clientas le compran la barata al marido y la buena al hijo, que se está empezando a afeitar y tiene la piel muy sensible el pobrecito.

La hija, que no había participado en toda la conversación, le dijo, un poco indignada:

-Mi madre no es así.

-Sí, la verdad –terció el padre- es que yo me cambié a estas cuchillas porque ella me las compró.

-¡Ah, entonces, es usted afortunado por pertenecer al 5% de hombres con mujeres que aún los quieren como si fueran novios!

8 comentarios:

Polaris dijo...

Lo más importante es el respeto a la otra persona, hombre
Saludos

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
¡Si empezamos a escatimar en la pareja,malo, malo!
25 neutonios.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Polaris, eso se da por descontado. Un saludo.

Don Dyhego, ya sabía yo que usted era de los del cinco por ciento. 25 neutonios.

Naranjito dijo...

Jejeje, mi parienta me regaló una maquinilla electrica. Y ahora pienso: ¿es del 95% o es de las del 5%?
Un abrazo.

lolo dijo...

Pero nuestros hijos tienen la piel sensible, es verdad.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Naranjito, su mujer es un sol que le compró lo mejor. Un abrazo.

Lolo, tengo que aclarar que el droguero en cuestión es bastante misógino y que puede que el dato estadístico me lo diese envuelto en su misoginia y que, por tanto, las madres que ahorran en la maquinilla para la curtida piel de sus maridos compren tan solo lo que sus maridos les piden y que estos sean los primeros que quieren una maquinilla más cara para sus hijos.

AMPARO dijo...

Pues yo creo que lo mejor es que cada uno se compre lo suyo a su gusto y punto. Yo ni siquiera sé la marca y el precio de las maquinillas de mi marido, que son las mismas que usa mi hijo.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Amparo, sí eso sería lo ideal. Pero lo real suele ser otra cosa. Lo que sí veo es que tú entrarías en el cinco por ciento.