viernes, 31 de mayo de 2013

Una prosti en mi camino

Uno de los placeres que descubrí cuando rompí con la nicotina es correr los domingos por la mañana temprano, sin gente, bajo los altos árboles de los jardines de María Luisa,  y meterme por todos los emparrados y glorietas, mojar la cabeza en todas las fuentes, espantar a los mirlos con los brazos en alto. 

Una vez, me adentré en la espesura y, en la sombra más arbórea, me sale al encuentro, sonriéndome, vestida de blanco pero con una minifalda que era un reclamo, con los carnosos labios pintados de carmín, los pechos generosos, las caderas anchas, las piernas largas, una mujer. Y yo, que llevaba gorra, me descubrí ante ella y proseguí mi camino. Pero me dieron unas ganas tremendas de ponerme a sus pies y decirle:

"Señora, vuestra belleza me ha cautivado y aquí me tenéis a vuestros pies. ¿Queréis que me suba a esa palmera y os traiga unos cocos? ¿Mato a algún dragón? ¿Os traigo del abismo la rosa azul? Vuestros deseos son órdenes" y no porque yo tuviera deseo alguno, sino porque sentí que descubrirme era muy poca cosa para lo mucho que ella, a cambio de un poco de dinero, me daba a mí, un calvo desconocido y sudoroso que podría ser un bruto con ella.

Esa mujer no debía estar allí pasando frío, sino que debía ser tratada como don Quijote trató a la prosti de la venta cuando esta iba a acostarse con el arriero y, equivocándose de cama, se metió en la del ingenioso hidalgo. Este le deja claro a ella que de buena gana se le habría entregado como hombre si no fuera porque su dama era Dulcinea del Toboso. Y lo mejor es que, si se hubiera entregado a ella, desde luego no la habría tratado como a una prosti, sino como a Dulcinea del Toboso.

12 comentarios:

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
Fue usted todo un caballero.
25 neutonios.

Aurora Pimentel dijo...

Jesús, eres un caballero. Me ha encantado.

Alea dijo...

Qué hermoso, Jesús, tratar a esa señora como a una dama, cosa que tal vez nadie hagacon ella.Un abrazo, caballero andante.

Clochard. dijo...

Es que, vamos a ver, con quien usted se encontró fue con toda una dama, y ella tuvo la suerte de cruzarse con un caballero. Con gente así se arreglarían algo las cosas.

Salud.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, ella me lo puso fácil. Era muy guapa y elegante.
25 neutonios.

Aurora, si te ha gustado a ti, me gusta más ahora. Un beso.

Alea, es la primera vez que me llaman caballero andante. ¡Ya quisiera yo! Pero me ha encantado.

Clochard, sí, era toda una dama. Los reclamos de su poco atuendo los llevaba con buen gusto y sonreía como un sol. Salud.

L.N.J. dijo...

Ya sabemos eso de las impresiones...

fue un placer Jesús,

saludos.

lolo dijo...

Todas las mujeres deberían ser tratadas como Dulcineas. Esta que conociste gracias a tu "ex señorita nicotina" tuvo la suerte de encontrarse contigo.

Es verdad, eres un caballero.

Jesus Cotta Lobato dijo...

LNJ, el placer fue mío. Nos veremos pronto en otra ocasión, ya verás.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Lolo, ellas deberían ser tratadas como Dulcineas y ellos como caballeros. Y gracias. He recibido tantos piropos por esta entrada, que voy a tener que contar algo malo de mí en la próxima.

Naranjito dijo...

D. Jesus, por la mañana temprano en ese sitio ¿una prosti?. ¿no sería una joven dama de regreso a su casa despues de una plácida noche en algún local de moda de esa zona?.
Bueno, de igual forma educada sería tratada por usted Sr. Alonso.
Un saludo.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Naranjito, pues yo creo que sí, que era una prosti. Estaba sentada en un banco de una glorieta bastante apartada y solitaria y, cuando me vio entrar, se levantó y me sonrió. La ropa que llevaba delataba su oficio. Un abrazo.

Granito dijo...

Hola de nuevo Jesús (va este comentario después del de la entrada posterior),

Antes de nada te pido una doble disculpa, por la crítica que voy a hacer y por el lenguaje algo soez que me voy a ver obligado a utilizar como ejemplo pero..., es que, como se suele decir… ¡si no lo digo reviento!.

Quizá es un apreciación mía pero ya desde el título lo de "prosti" me ha echado para atrás, me suena realmente mal, es algo así como cuando uno dice “escroto” para no decir “ojo del culo”, que casi que suena peor, me parece que la expresión tiene una connotación un punto despectiva en la que uno se sitúa en otro plano, implícitamente superior, a la persona de la que habla. No se exactamente como explicarlo, es como si sonara a pequeño burgués, expresión esta última que también se las trae por cierto...

Yo hablaría de “prostituta” o directamente “puta” y así ambos estamos en el mismo plano de la realidad.

En fin, que como creo que ya ha quedado claro la expresión “pr…”, fíjate si me suena mal que me resisto a reproducirla de nuevo, me parece realmente desacertada y desafortunada, en cualquiera de los casos en que se utilice, hablando o por escrito.

Quizá la tercera opción era haber utilizado algo más metafórico, como “Venus”, y a la vez que digo esto caigo que debo estar influenciado por mi mismo pues hace años escribí una especie de poesía -más bien prosa poética- en mi abandonado blog (como os admiro a los que tanto y tan bien lo actualizáis) con ese título, está aquí por si quieres leerla:

http://www.eldramadelavida.blogspot.com.es/2010/05/venus.html

Supongo que en ella trataba de decir, en esencia, lo mismo que tú, pero con otro estilo, uno más distante.

Y creo que ya me voy entendiendo, es justo eso lo que me irrita de este asunto de la prostitución, que creo que o se habla abiertamente y con todas las palabras (yo no me sentí capaz supongo) o se expresa de forma muy literaria y simbólica como traté de hacer en esa ocasión. Pues si se cae, aunque sea muy de refilón, en lo intermedio estamos alimentando justo lo que más daño hace a las personas que, más libremente o menos, han optado por esa profesión; la hipocresía. Y es esta algo que detesto, y aunque seguro que como todos caigo a menudo en ella, cuando la detecto en mi o en otros me repele profundamente, especialmente cuando atañe o los más débiles o desfavorecidos de la sociedad.

Y voy acabando, pues al final va a resultar que me alargo más que la propia entrada, es esto que acabo de decir, no descarto que quizá un prejuicio mio, lo que me impide asimilar el resto de la entrada de forma objetiva, pues a partir del mismo título pierde toda la credibilidad.

Insisto en las disculpas, espero que no te haya molestado mi opinión, pues como decía antes tu blog me parece de los mejores que sigo desde hace mucho, y aunque comente pocas veces (hasta que me explayo, c omo ves…), lo leo todo y con gran interés.

Un abrazo.
Pedro