lunes, 7 de octubre de 2013

Cambiar de sexo y matarse

El enlace está en griego. Pero me lo ha traducido una profesora de griego moderno:

"Muere por eutanasia un hombre en Bélgica tras una fallida operación de cambio de sexo. Una mujer de 44 años se sometió en Bélgica a una operación de cambio de sexo para convertirse en hombre, pero al sentirse impactada por el resultado decidió recurrir a la eutanasia. Tal y como relata el periódico Independent, Nathan Verhelst murió el pasado lunes por eutanasia debido al indecible estrés psicológico que le produjo contemplar en el espejo la imagen de su nuevo yo. La aplicación de la eutanasia fue legal (por otra parte, este tipo de casos abundan en este país en los últimos tiempos) y el médico que la practicó fue Wim Distelmans, un oncólogo cuyo nombre se hizo ampliamente conocido el año pasado por practicar la eutanasia a unos gemelos. Tras el cambio de sexo al que se sometió, el ya varón de 44 años relató a diversos medios de comunicación belgas: "Me disponía a celebrar mi nuevo nacimiento, pero cuando me vi en el espejo sentí asco de mí mismo". "Mi nuevo pecho no satisface mis expectativas", dijo además, "y el pene que tengo presenta síntomas de rechazo. No quiero ser un monstruo". Antes de someterse a la intervención, Verhelst era la única chica de una familia de tres varones. "Era la niña que nadie quería". En 2009 comenzó la terapia de hormonas y en 2012 se hizo una mastectomía".

¿Nadie le dijo, cuando era niña, que era bella? ¿A nadie le gustó su cuerpo de mujer antes de que ella lo cambiase? ¿Realmente ella quería cambiarse de sexo o sentirse querida y bella?

Lástima que haya nacido en una sociedad que, en vez de invitarte a aceptarte, te invita a que te operes y que, en vez de invitarte a seguir viviendo, te invita a suicidarte. Lástima que este siniestro oncólogo que va matando gente y encima se cree un filántropo no esté en la cárcel. Lástima que la gente crea que matar a otro es malo sólo si el otro no quiere.

Yo creo que, aunque se haya suicidado, esa mujer está en el cielo, porque su vida fue una búsqueda loca del amor y de la belleza.


30 comentarios:

lolo dijo...

Creo, como tú, que está en el cielo. Como tantos que buscan lo que no sabemos ofrecer. Estos son los verdaderos pecados estructurales, los que cometemos por omisión y falta de valentía. Terrible.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Lolo, estaré más atento a partir de ahora a los que buscan lo que no les podemos ofrecer.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
El mundo de los transexuales es muy poco conocido y, según los reportajes que he visto o leído, estas personas viven como una pesadilla el encontrarse en un cuerpo que no se acomoda a su mente .
Supongo que habrá quien se resigne y otros prefieran pasar por el quirófano.
Quizás se arrepintió del cambio, quizás no era lo que se imaginaba, quizás se precipitó (¿no hay un equipo de psicólogos que tratan al paciente en estos casos?).
Por último, yo no me atrevería a llamar asesino a ese médico. ¿Por qué no se puede considerar el suicidio como un derecho? Desde luego que algo falla cuando el instinto de muerte vence al todopoderoso instinto vital, pero cuando la decisión es razonada, ¿por qué tanto impedimento?
En fin, cualquiera sabe.
25 neutonios.

reyvindiko dijo...

Me asaltan dudas teológico-morales. A mí me da que el infierno no está nada vacío. Eso o los que dirigen el purgatorio deben estar realmente muy ocupados. Otros pensarán que en el cielo podrán cambiar de sexo. Y si esta mujer-hombre resucita en cuerpo y alma, ¿será hombre o mujer? Y habrá que ver también dónde terminan sus tres hermanos que se ve que no la trataron como a una princesa.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, Dios me libre de denigrar el honor de los suicidas, que ya tienen bastante con lo suyo. Mi reproche va al médico, no al suicida. Mi opinión de matarme puede ser razonadísima, pero haría usted mal si me mata porque yo se lo pido razonadísimamente. Prefiero que usted me alivie el dolor, me ofrende su amistad, me acompañe de alguna manera, a que me mate. Matar es malo aunque la víctima lo pida. Neutonios vivificantes.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Reyvindiko, ignoro en qué cuerpo querrá Dios que resucite. Me da a mí que en el de mujer. Sea en el que sea, se sentirá la persona más bella y dichosa. Un abrazo grande.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
He estado pensando en su interesante entrada durante todo el día.
Al ser un resumen, no aparecen todos los datos que necesitaríamos para valorar todo el asunto en su conjunto.
¿En qué circunstancias se ha producido la eutanasia? Tengo entendido que sólo se aplica en casos terminales debidamente respaldados por varios informes médicos. Además, tiene que haber una petición expresa por parte del paciente, debidamente redactado ante un juez y con las debidas garantias de lucidez.
Si pudiera usted darnos más datos, le estaría agradecido.
25 neutonios "flamencos" (por quitar hierro al asunto y sin pretender herir susceptibilidades).

Jesus Cotta Lobato dijo...

Dyhego, habría que ir a la noticia del Independent, que es de donde lo ha sacado la prensa griega. Pero deduzco por lo que se dice del oncólogo suministrador de muerte voluntaria, por usar un eufemismo, que la eutanasia practicada no entraba dentro de la normalidad en Bélgica y que ese médico es una especie de apóstol de la eutanasia en casos raros y no contemplados por la ley. Si hubiera sido algo totalmente legal y normal, ni siquiera se nombraría el nombre del médico. Creo que una cosa es el suicidio y otra muy distinta que yo mate a otro porque me lo pide. Pero no le puedo proporcionar más datos. Creo que lo que le ha pasado a esa persona es una muestra de lo que nos está ocurriendo: el rechazo de todo lo que no hemos elegido personalmente (lengua, patria, familia, cuerpo...). 25 neutonios flamencos.

Anónimo dijo...

Es éste un asunto complejo, y sobre el que efectivamente es difícil pronunciarse aun teniendo toda la información posible, máxime si no se tiene. Con respecto, sin embargo, al tema del médico, copio aquí enlace a una información de El País sobre el tema; destaco de todas formas la frase que al respecto me parece más importante:

"La ley sobre la eutanasia prevé que un segundo médico debe ser consultado antes de que se practique cualquier eutanasia, e incluso, exige que se someta a una tercera opinión para los pacientes que no tienen una enfermedad terminal".

http://www.elpais.com.do/noticia/mujer-se-quita-la-vida-tras-fracaso-de-operaciones/

Puesto que en ningún momento, que yo sepa, se ha dicho que la eutanasia se practicase al margen de la ley allí vigente (ni aquí se dice tampoco), hay que suponer que se hizo dentro de los supuestos que dicha ley prevé; en cuyo caso, y aparte de la opinión del médico directamente implicado, habrá sido necesaria la autorización de otros dos más.

Suponer, sin otros datos, que vivimos, o que ellos viven, en una sociedad "que, en vez de invitarte a seguir viviendo, te invita a suicidarte", me parece a mí arriesgado. Son, por ejemplo. conocidas las palabras de Kafka en su lecho de muerte al médico que lo atendía: "Si no me mata, es usted un asesino". O la frase de Lugones, que Borges gustaba de citar: "Dueño el hombre de su vida, lo es también de su muerte". No creo que ninguno de los tres (ni Kafka, ni Lugones, ni el propio Borges) viviesen en una sociedad que les incitase al suicidio, o a la eutanasia.

Yo creo, repito y termino, que el asunto es complejo, y no admite las soluciones simplistas.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Anónimo, cada uno es dueño de su muerte, pero solo de la suya, no de la del otro por más que la pida. Una cosa es que uno se suicide y otra distinta es implicar a otro en ella. Y me parece una perversión moral considerar encima culpable a quien se niegue a participar en esa muerte. Ahora va a resultar que negarse a matar a quien nos lo pide es un pecado. Que Kafka estuviera deseando morirse no le da derecho a convertir en un deber del médico el matar a su paciente cuando no puede curarlo. Por otra parte, pareces decir que, cuando está hipercomprobado que el enfermo quiere la muerte, ya no es malo matarlo. Deduzco entonces que estarás de acuerdo, por ejemplo, con los duelos a muerte, como en el pasado, siempre que los que se retan al duelo estén muy de acuerdo en batirse. Y que los actos no son buenos o malos en sí mismos, sino que todo depende de la voluntad y del acuerdo de quienes los realizan. Un saludo.

Vicente dijo...

Asunto muy difícil, sin duda. Pienso que uno los mayores problemas morales con los que la sociedad se enfrenta es esa idea que tiene el hombre moderno, ebrio de soberbia ante tanto avance tecnológico, de decir ante cualquier problema: "esto lo arreglo yo", esto se puede aplicar también a la manipulacion genética con fines "terapeúticos". La medicina, puede a veces reparar el cuerpo, pero difícilmente el alma. Es como si a una casa con las cañerías podridas, le pintamos la fachada, no deja de ser un parche.
Hay que aceptarse tal como es uno, y hay que ayudar a la gente a descubrir su belleza interior.
Dios está con los que sufren y estará con esa chica que lo buscó y no encontró nadie que le dijera que Dios estaba dentro de ella, lo cual ya lo dijo san Agustín, pero ¿quién lee a san Agustín hoy en día?.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Vicente, pero ¡qué buen ejemplo el de la casa con las tuberías rotas! Si hubiera hablado de esto antes contigo, habría intentado escribir exactamente lo que dices de la casa, de la soberbia nuestra y de san Agustín, que voy a empezar a leer, por cierto. Un abrazo con la simpatía de haber hecho teatro y zarzuela contigo (somos los marineritos que vinimos a Madrid) y de habérmelo pasado en grande.

Anónimo dijo...

Para nada he hablado yo de pecado, cosa difícil en un agnóstico. Menos aún he dicho, ni pienso, que si el enfermo desea la muerte, no hay más que dársela. Ni siquiera piensa eso la ley belga, que no conozco, pero que si existe es porque cree necesaria la regulación legal, y por tanto ilegales otras muertes deseadas o consentidas; por ejemplo, la que no cuente con la autorización de varios médicos que la propia ley pide. De lo del duelo, mejor olvidarse: es demagogia pura y simple.

Yo sólo he dicho que el asunto es complejo, y que los ejemplos de Kafka, Lugones o Borges me parecen ilustrar que no todos esos casos tienen que ver con "una sociedad... que, en vez de invitarte a seguir viviendo, te invita a sucidarte". Que decir eso le valga a uno que le tiren tal cantidad de cosas (y que le lean con tal cantidad de prejuicios) es triste.

Pongo aquí enlace a un chiste de El Roto publicado hoy mismo en El País, y que me parece (y no por suerte) bastante aplicable a lo que venimos tratando. Y conste, aunque esto sea poco importante, que yo sí he leído a San Agustín; sus "Confesiones" son uno de mis libros predilectos. http://elpais.com/elpais/2013/10/07/vinetas/1381166592_924214.html

Jesus Cotta Lobato dijo...

Anónimo, disculpa mis prejuicios. Pero no me has aclarado por qué consideras "demagogia pura y simple" citar aquí el ejemplo de los duelos. Según deduzco de tu comentario, a pesar de insistir una y otra vez en lo complejo del asunto, pareces creer que un acto tan horrible como matar a otra persona no es malo en sí mismo: si el interesado en morir lo pide y varios médicos dan su asentimiento y todo se encuadra en el marco legal oportuno, entonces no es malo matar a esa persona. La moralidad de un acto (al menos, del acto de dar muerte a otro) la haces depender de la voluntad de los interesados y de lo que la ley estipule. Por tanto, no sé por qué tachas de demagógico que yo afirme que, según ese planteamiento tuyo bastante relatitivista, deberías también estar de acuerdo en que puedan batirse a muerte dos personas ante varios testigos y en el marco legal oportuno; y también deberías estar de acuerdo en que el Estado permita el suicidio asistido a un reo que voluntariamente y ante varios testigos y en el marco legal oportuno prefiera morir a pudrirse en la cárcel. Si estás de acuerdo en el que el Estado, con las leyes oportunas y bla bla, dé muerte a quien lo pide en un hospital, ¿por qué no también en la cárcel? Y podría seguir poniendo ejemplos de las aberraciones a las que nos llevaría la esencia de tu planteamiento. Por último, sería bueno que, antes de llamarme prejuicioso, me digas con qué prejuicios te he leído.
Y perdona si parezco seco en mis argumentaciones. Te aseguro que hablando en directo no parecería que nos estamos peleando, sino que estamos debatiendo. Y, en fin, voy a leer a san Agustín. Me avergüenzo de no haberlo hecho.

Anónimo dijo...

El primer prejuicio con el que afrontas lo que yo digo es identificar el que yo afirme que el asunto es complejo con que yo esté personalmente a favor de la eutanasia, o de cualquier otra muerte provocada, siempre que cuente con la bendición legal. Es como quien, estando por ejemplo en contra del divorcio, no puede concebir que si alguien está a favor de que sea legal, ello no ocurra porque personalmente piense beneficiarse de esa autorización. Yo nunca me he casado; no obstante, incluso aunque tuviera la seguridad de que tampoco lo haré en el futuro, si el divorcio no fuera legal en España, y se hiciese un referéndum para aprobarlo o rechazarlo, yo lo apoyaría. Y por el contrario, siendo legal la pena de muerte en muchos países, yo soy contrario a ella. En otros términos, ni estoy de acuerdo personalmente con cualquier cosa sólo porque sea legal, ni el hecho de que apoye la legalización de algo significa que yo personalmente adoptase esa conducta si me viera en el caso.

Repito, pues, lo que dije. 1) La ley belga prevé la aprobación de TRES médicos, en un caso como el planteado, para que la eutanasia pueda llevarse a cabo. Así las cosas, desconozco si el médico que la realizó es o no un "apóstol" del asunto; pero eso no es aquí pertinente, ya que, con apostolado o sin él, nada hubiera podido hacer legalmente sin la autorización de otros dos. Y la noticia en ningún momento dice que la eutanasia se llevase a cabo al margen de la ley, cosa que puede razonablemente suponerse contaría si ése hubiera sido el caso. 2) He puesto algunos ejemplos (podría poner muchísimos más) de quienes apoyan la libertad para disponer de la propia vida sin que parezca que ello pueda deberse a que "la sociedad te invite a suicidarte".

Eso ha sido todo lo que yo he dicho (y que el asunto es complejo). Deducir de ahí que yo personalmente apoye no sólo esa eutanasia, sino cualquiera, y no sólo tampoco la eutanasia, sino cualquier clase de muerte provocada, sólo con que haya consentimiento de la víctima o autorización legal para ella (y de ahí la inclusión del duelo), es algo que, puesto que mis palabras de ningún modo lo dicen, tiene que deberse al juicio que tú previamente te hayas formado de lo que quiero decir (o sea, un pre-juicio). Tu razonamiemto. a lo que entiendo, es como sigue: 1) Cualquier forma de eutanasia es inaceptable, porque es una muerte provocada, cosa que tú no aceptas en ninguna forma. 2) Luego si alguien no dice exactamente eso mismo, sino que es un asunto complejo, está afirmando -Que la eutanasia de que tratamos le parece aceptable, sin más (si así fuera, ¿dónde está la complejidad del asunto?). -Que cualquier otra clase de eutanasia tiene que parecérselo igualmente. -Que lo mismo rige para cualquier clase de muerte provocada, siempre que sea legal.

No sé si habrás estudiado lógica; pero te suspenderían sin duda en esa asignatura si de la premisa 1) sacases las conclusiones 2). Y, no deduciéndose lógicamente de dicha premisa, sólo (a mi parecer) un juicio previo por tu parte puede haberte conducido a ellas.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Estimado anónimo:
No estoyo de acuerdo con el primer prejuicio que me achacas (y por cierto, primero y único, porque después de achacarme "tal cantidad de prejuicios" en el anterior correo, al final solo me achacas uno), porque del hecho de que defiendas la actuación de ese médico yo no he deducido que tú personalmente lo harías, sino que tú estás de acuerdo en que eso sea legal. Así que no te he leído con prejuicios, sino emitiendo un juicio a partir de tus afirmaciones. Me da igual si tú personalmente piensas o no aplicar la ley a tu persona. De eso no he hablado en ningún momento.

Por otra parte, afirmas que no estás de acuerdo con cualquier cosa porque sea legal. Tampoco he afirmado yo en ningún momento que tú afirmaras esa barbaridad. Yo he afirmado que de tu defensa de la actuación legal del médico y del consentimiento de la persona en cuestión se puede deducir que podrías estás de acuerdo en permitir legalmente ciertas barbaridades siempre que sean legales y muy voluntarias.

En segundo lugar, si lees la noticia, se afirma que el médico es famoso en el país por haber administrado a la eutanasia a dos gemelos. Si esas eutanasias que tan filántropo él administra fueran tan legales y normales, ¿a qué viene que la prensa se haga eco de esos casos concretos de eutanasia? En cualquier caso, lo grave para mí no es que la eutanasia de Nathan no fuese legal, sino que haya quien, legalmente o no, se preste a matar a otro sólo porque este lo pide. Matar es malo aunque la víctima lo pida ante notario y treinta médicos. Y si la ley de un país posibilita que, oídos tres médicos, alguien pueda ser con su consentimiento borrado del mapa, ¿por qué va a ser arriesgado decir que vive en una sociedad que te invita a suicidarte? Para una persona desahuciada o desesperada esa ley es una invitación al suicidio.
En tercer lugar, no estoy de acuerdo con la formulación que haces de mi propio pensamiento al analizar el tuyo. Yo no he dicho que tú estés de acuerdo con cualquier tipo de eutanasia, sino que de la médula de tu argumento parece deducirse (y relee mis comentarios porque en efecto digo "parece") que, habiendo un marco legal y voluntariedad, podrías aceptar otras muertes o violencias. Claro que el asunto es complejo y todo lo que tú quieras, pero en el fondo, por muy complejo que sea, tú pareces defender la actuación de tales médicos y yo no. Y lo único que he hecho es, legítimamente, aplicar tu lógica a otros casos. Eso no es prejuicio. Eso es analiza tu argumento y mostrar sus fallos y peligros aplicándolo a otros campos.
Imagina que yo, aunque afirmara que el asunto es complejo y tal y tal y aunque personalmente no lo haría, defendiera que una persona, en caso de necesidad extrema y en pleno uso de sus facultades y en un marco legal que limite los abusos, etc, pudiera vender su libertad y hacerse esclavo durante un tiempo. ¿NO estarías tú, pues, legitimado a preguntarme si también permitiría la venta de cualquier derecho?

Anónimo dijo...

Muchos son los desacuerdos que tendría que señalar, pero ni hay espacio ni éste es el lugar para una discusión privada. Ésa es también la causa de que me limitase a señalar, entre los prejuicios con que en mi opinión abordabas lo que yo digo, sólo el que me parecía más importante.

Pero te cito: "Deduzco entonces que estarás de acuerdo, por ejemplo, con los duelos a muerte, como en el pasado, siempre que los que se retan al duelo estén muy de acuerdo en batirse. Y que los actos no son buenos o malos en sí mismos, sino que todo depende de la voluntad y del acuerdo de quienes los realizan".

Ésa es, básicamente, la diferencia entre nosotros. Tú deduces, lo afirmas tú mismo, que de mi afirmación de que el asunto es complejo se siguen todas esas consecuencias. Y lo haces a pesar de ser consciente de que semejante extensión es ilegítima, como es obvio de lo que tú mismo dices ahora. Claro que yo no podría deducir lógicamente de la postura sobre la esclavitud que pones como ejemplo el que, vuelvo a citarte, "permitieras la venta de cualquier derecho". Podría, sí, y tal como dices, preguntártelo en ese caso, pero precisamente porque la respuesta no es inevitable. Nada tendría que preguntarte si, por ejemplo, afirmases que dos y dos son cuatro: es respuesta que no plantea dudas ni abre posibilidades distintas a las de la consideración correcta de la suma.

Pero tú, que señalas la ilegitimidad de deducir de una afirmación limitada en terrenos complejos (y en mi caso no se trata siquiera propiamente de una afirmación; en ningún momento he dicho que esté de acuerdocon lo sucedido en Bélgica, entre otras cosas porque, como sí dije, haría falta más información), deduces -son tus palabras- inmediatamente de ella mi acuerdo con los duelos a muerte, y que "los actos no son buenos o malos en sí mismos", cosas ambas que yo ni he dicho ni pienso.

Y por eso, dado que semejante deducción me parece obviamente ilegítima (además de ser falsa: ni apoyo los duelos, ni pienso que "los actos no sean buenos o malos en sí mismos"), y no derivable válidamente de lo que decía, entiendo que sólo tus ideas previas pueden conducirte a ella.

Pero en fin, ya digo que esto se ha convertido, a mi parecer, en una discusión privada. Y no es el lugar. Por mi parte, creo que es mejor dejarla aquí.

eres_mi_cruz dijo...

hola, jesús... en realidad venía a felicitarte por tu comparecencia televisiva de anoche... qué alegría me dio de verte y que ganas de bloguerío me diste... el caso es que ha coincidido con esta entrada tan dura y triste en la cuál normalmente no comentaría...

pero ya que estamos, por educación y por no irrumpir en una conversación tan animada (que no privada)... creo que la eutanasia no debería estar a disposición de aquellos que estando conscientes y siendo responsables de sus actos, no están impedidos físicamente para quitarse ellos mismos la vida... yo no sé como estaría de chafado Kafka, pero Lugones se metió un pelotazo de cianuro y Borges era un suicida vocacional... para mí, la postura de Nathan Verhelst es de un egoísmo extremo pues pudiendo tirarse por una ventana (en facebook lucía muy lustroso) o hartarse de pastillas, le endosa el marrón a un comité de funcionarios (Comité Federal de Evaluación y Control de la Eutanasia) y a un verdugo pagado con fondos públicos...

y este siempre será el resultado de las terribles injerencias del Estado en la libertad de los individuos... en vez de gastar en educar al personal para que no excluya (ni se autoexcluya), ni margine (ni se automargine), en resumen, para que no se meta en las vidas de los demás... les subvenciona el cambio de sexo y después una eutanasia...

cito a Frank Zappa y termino...

dices que vivir es inútil,
que es una pérdida de tiempo.
bueno, tío, éso es estupendo...
si quieres deshacerte de tu vida
sigue adelante y acaba con ello,
búscate un puente y pega un salto...
sólo asegúrate de hacerlo bien a la primera
porque no hay nada peor que un suicida gilipollas...

Anónimo dijo...

Hombre, sí que debe haber algo peor que un "suicida gilipollas": quien, a lo largo de toda una vida ejercida con vocación de quitarse de en medio, es del todo incapaz de dar un solo paso en esa dirección. Pobre Borges. Y pobre Kafka, tan egoísta. Y pobre Estado español, tan injerente, con su Seguridad Social o su ferrocarril en manos no privadas. El Tea Party, ésos sí que saben. Y eso, que suicidarse es un gusto (raro, eso sí, pero para todo hay), y el que quiera gustos, que los pague. Si ya lo digo yo.

eres_mi_cruz dijo...

¿sabe lo que pasa, estimado anónimo?... que injiere tanto y tan mal el Estado en nuestro gran tesoro que es la Seguridad Social, que al final acaba contratando al 75% de jornada laboral, paraliza la ayuda a la dependencia, cierra centros por la tarde, etc etc etc... injiere tanto y tan mal en Educación y regala tantos ordenadores, que después no se cubren las bajas de profesores... injiere tanto y tan mal en Empleo y formación, que acaba por meterle mano al cepillo...

una persona muy cercana hace tiempo me dijo algo que se me quedó grabado... después de ver a tantas personas morir en mi hospital, he llegado a la conclusión de que las familias más unidas son siempre las que te piden que desconectes la medicación a sus seres queridos, enfermos terminales...
a ver a esas personas hubiera yo llevado a Nathan Verhelst, descanse en paz y Dios lo acjoja en su gloria...

Blimunda dijo...

Pero Jesús, yo creo que a veces no se trata de "matar", se trata de ayudar a personas a que dejen de sufrir lo que es insufrible(y escribo esto casi llorando porque estoy recordando como un médico prolongó la agonía de mi madre durante días sin administrarle morfina, cosa que según él aceleraría el desenlace...). Actuaciones como la de ese médico realmente no me parecen humanas.
Lo que no entiendo es como este hombre implicó a otra persona para suicidarse pero sí me parece bien que a alguien que no puede hacerlo(y está sufriendo de modo terrible)se le asista legalmente.
Apuntaré este tema para hablarlo con F y Alm si te parece.
Besos.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Anónimo, de acuerdo. Ha sido un placer discutir contigo. Un saludo.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, me alegro mucho de verte. La verdad es que me das una alegría felicitándome por mi aparición televisiva. La verdad es que estaba nervioso. Pero doy por buenos mis nervios si a cambio me viste.
Coincido contigo en tu apreciación de Nathan Verhelst. NO solo no me parece bien que implique a otro en su suicidio, sino que además me parece peor que el que ayuda al suicida se enorgullezca luego de eso. Ex corde, Jesús

Jesus Cotta Lobato dijo...

Segundo anónimo, no entiendo muy bien por dónde va tu comentario. Pero creo que la persona que siempre ha querido suicidarse pero nunca lo ha hecho no es más desgraciada que un suicida gilipollas, sino quizá menos decidida o esté menos desesperada o no sea realmente suicida, pero en el fondo es más afortunada. NO hay mayor desgracia que decir no a la vida.

Por lo demás, coincido con Eresmicruz en mi aversión a las injerencias del Estado y tampoco estoy de acuerdo con el encarnizamiento terapéutico. Una cosa es evitar el sufrimiento y otra muy distinta y más fea matar.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Segundo anónimo, no entiendo muy bien por dónde va tu comentario. Pero creo que la persona que siempre ha querido suicidarse pero nunca lo ha hecho no es más desgraciada que un suicida gilipollas, sino quizá menos decidida o esté menos desesperada o no sea realmente suicida, pero en el fondo es más afortunada. NO hay mayor desgracia que decir no a la vida.

Por lo demás, coincido con Eresmicruz en mi aversión a las injerencias del Estado y tampoco estoy de acuerdo con el encarnizamiento terapéutico. Una cosa es evitar el sufrimiento y otra muy distinta y más fea matar.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Blimunda, esta conversación con nuestros amigos promete. Siento mucho el dolor de tu madre. Yo recuerdo todavía una noche tras un accidente y no me dieron ni un maldito analgésico a pesar de mis gritos de dolor. Si me hubieran dicho si quería la inyección letal, yo habría dicho a gritos que sí. No entiendo cómo un médico puede ser tan cicatero con la morfina. Cuando no se puede curar, hay que aliviar. Un beso muy grande para ti y un abrazo para tu madre en el cielo.

Anónimo dijo...

Gracias a Jesús Cotta por su comprensión y paciencia, virtudes sobradamente raras en este tiempo nuestro. El segundo anónimo es también el primero, o sea, yo, y mi comentario es irónico. Ni Borges ni Kafka (escritores que cuentan entre mis preferidos) merecen de mí en esto ni la más ligera crítica; al revés, en tantísimas cosas me parecen no menos admirables como personas que como creadores, siéndolo tan grandes.

Y sobre la Seguridad Social, ciertamente yo estoy de acuerdo (cómo no estarlo) en las barbaridades que contra ella se perpetran, y contra sus profesionales, casi siempre admirables, y a veces, y puedo dar fe, verdaderos santos. Sólo ironizaba, una vez más, recordando que la existencia misma de la Seguridad Social sólo es posible gracias a la "injerencia" del Estado, y que, sin ella, tendríamos algo tristemente parecido, pero en peor, al sistema USA que tanto defiende el Tea Party.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Anónimo, ahora comprendo. De todas maneras, me parece que Eresmicruz no ha incluido las prestaciones de la Seguridad Social entre las injerencias del Estado. Una cosa son los servicios que el Estado nos presta, que para eso los pagamos, y otra cosa distinta y más fea son sus intromisiones con la excusa de ayudarnos. Un saludo.

eres_mi_cruz dijo...

estimado anónimo, capté perfectamente su ironía...
y aunque resulta evidente, aclaro que en mi primer comentario, lejos de hacer crítica, únicamente indiqué que tanto Lugones como Borges citándolo, no hacen ninguna referencia a la eutanasia sino al suicidio...

si busca injerir en el DRAE... verá que es un verbo pronominal que significa entremeterse... y si busca la acepción como verbo pronominal de entrometer... meterse donde no la llaman, inmiscuirse en lo que no le toca...
pues éso...

eres_mi_cruz dijo...

jesús... lo has dicho mucho mejor que yo...

auguro grandes momentos en su nueva andadura televisiva... usted y rascaviejas forman una pareja absolutamente vanguardista...