domingo, 19 de abril de 2015

Mari Trini



Esta canción me recuerda mi infancia y me parece una de las mejores de Mari Trini. Esta no es la versión que finalmente se comercializó, pero la letra parece más personal y más poética (supongo que ella es la autora de letra y música). Mari Trini no tenía inconveniente en nombrar en sus canciones a Dios y en esta también a la Virgen. Eso hace que me caiga más simpática.

Siempre me gustaste, Mari Trini. Elegante y sola, escondías un misterio de tristeza y tormento que convertías en belleza. Eso es lo mejor que se puede hacer en la Tierra.

Sigue cantando allí donde estés.

2 comentarios:

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
Tenía una voz muy personal y nos ha dejado canciones muy bellas. Bonito legado.
25 neutonios trinitarios.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Reciba usted también los míos.