jueves, 26 de noviembre de 2015

La poesía entre pucheros

A veces el trance poético me obliga a ponerme a escribir en cualquier sitio: una fiesta familiar, la calle, una discoteca, una cocina... Y a menudo me preguntan cómo puedo concentrarme con tanto trajín a mi alrededor. Y siempre me sorprende la pregunta, porque no me cuesta nada escribir en medio del mundanal ruido. Me he criado en una casa de siete hermanos y muchos amigos de los hermanos y luego sobrinos saltándonos por los hombros y todos nos hemos sacado la carrera y las oposiciones estudiando sin escritorio ni despacho acomodándonos con los apuntes donde hemos podido. Además, cuando el Espíritu sopla y quiere que me entere de algo, el ruido que me rodea no importa, sino que, al contrario, es la música de fondo.

Cuando decía santa Teresa que Dios también está entre los pucheros, se refería, según lo veo, no solo a Dios, sino a todo lo que viene de él, como la poesía, el amor, la belleza.

2 comentarios:

Dyhego dijo...

¡Suerte tiene usted! A mí me resulta cada vez más complicado concentrarme.
25 neutonios concentra2.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Yo sigo pudiéndome concentrar. Han sido muchos años y muchos niños los que han correteado felizmente en torno a mí mientras yo estudiaba, como correteé yo en torno a mis hermanos.
25neutonios felices