miércoles, 27 de enero de 2016

En el metro

Seis años fueron novios y más años hace que rompieron, cuando, de pronto, se encuentran en el metro.

-Yo creí que te habías muerto –dijo ella-. Como siempre decías que morirías joven...

-Pues estoy vivo y solo.

-Y yo, porque no encuentro a nadie que me aguante. Pero no me quiero morir sin decirte que eres el único hombre que he amado.

-¿Nos tomamos un café?

Y ya son novios otra vez. Desde entonces en el metro ella se encuentra con gente que le alegra el día.

Lo importante del metro no es adónde te lleva, sino a quién te presenta.

2 comentarios:

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
¡Menos mal que era el metro! Si llega ser un tren normal y corriente, con los retrasos y las distancias, ni se habrían vuelto a ver!

25 neutonios ferrocarrileros.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Sí, fue una historia que me contó una compañera de trabajo.
25 neutonios métricos