miércoles, 26 de octubre de 2011

Amor y dolor

Cuanto más ama uno a otro, más dolor está dispuesto a afrontar por él.

Quien ama mucho sufre mucho.

¿Dolor por el dolor? No, dolor por amor.

El dolor por amor me purifica de egoísmos y cobardías y realza la belleza de lo amado.

Como casi todo lo hermoso se consigue con esfuerzo, el dolor suele ser garantía de que hemos seguido el camino correcto para conquistar la belleza.

La buena madre sufre menos pasando la noche en vela con su hijo moribundo que lejos de él en un palacio de oro.

En el amor el dolor se soporta mucho mejor, tanto que a veces ni se nota el dolor.

En fin, santo Tomás de Aquino lo expresa mejor que yo cuando dice que el amor, la caridad, no se mide por la cantidad de dolor que uno está dispuesto a sobrellevar, sino, sencillamente, por la cantidad y calidad de ese amor, de tal manera que "si la caridad fuera tan completa que suprimiera en absoluto la dificultad, sería entonces más meritoria".

14 comentarios:

Sefa dijo...

Enhorabuena por tu sensibilidad

L.N.J. dijo...

Leí una vez en un libro esta frase:

"El amor es un sentimiento tan hermoso que es capaz de apaciguar la bestia que anida en el alma de los violentos".

Yo soy la bestia, por eso lo sé.

Saludos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Sefa, esa sensibilidad la tienen todos los que aman. Un saludo.

LNJ, yo también he visto cómo el amor apacigua las fieras mejor que la música. Un saludo.

Dyhego dijo...

Don Epifanio, yo entiendo que el dolor "producido por el amor" se debe al miedo a la pérdida. Esa madre de Córdoba sufre porque no sabe si volverá a ver a sus hijos con vida. Se sufre con el desamor porque se ha perdido el cariño. Lo que no entiendo es ese querer sufrir por alguien o por algo.
25 neutonios sin sufrimientos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, yo tampoco entiendo ese querer sufrir por amor: en eso estamos de acuerdo. Lo que sí entiendo es el amor venciendo las dificultades y el dolor. Como decían los clásicos: Omnia vincit amor. 25 neutonios.

lolo dijo...

Cada vez más dispuestos a afrontar el dolor pero aún no suficientemente purificados.

Creo en el regalo continuo del amor no merecido, el esfuerzo a veces lo convierte en roca fría.

No quiero palacios de oro.

La enfermedad es un alambique.

De mucho sufrir duele sordo.

Vendrá el dolor en cantidad insufrible; espero que para entonces la calidad del amor nos permita afrontarlo.

Creo que la belleza está en que sean los otros, a quien amamos, quienes la disfruten.

Gracias, Cotta, hoy has sido una meditación de mediodía.

lolo dijo...

Y la meditación sigue por la tarde, y es que el dolor es compatible con la alegría.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, me encantan los comentarios que haces. Le sacas a mis frases más partido del que yo pretendía. Gracias a ti por revelarme algo que yo no entendía: que el dolor es compatible con la alegría. Esa será mi máxima mañana. Un beso.

eres_mi_cruz dijo...

qué me vas a contar, jesús... que le han puesto a mi hija el aparato de los dientes y me está doliendo a mí en el pecho... ya lo escribió Joyce:
amor patris, subjective and objective genitive,
may be the only true thing in life
...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, pues ahí dio Joyce en el clavo. Yo sé que hay padres que le piden a Dios que, si tienen que venir desgracias, no caigan sobre sus hijos, sino sobre ellos. Sí, eso es amor. Un apretón de manos.

NGG dijo...

Así es, Cotta, pero parece no siempre atiende a semejante plegaria.

Jesús Cotta Lobato dijo...

NGG, porque a veces el dolor es mucho y el amor no es tan grande. Un abrazo.

silvia dijo...

"Dueño del Universo, yo regulo su fortuna. Puedo nombrar reyes, puedo deponerlos, pero de mi corazón yo no puedo responder". Jean-Baptiste Racine (1639-1699) Poeta trágico francés.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Silvia, una cita hermosa y enigmática, porque significa una cosa u otra dependiendo de si la dice un hombre común, un emperador o Dios. Un saludo.