martes, 17 de enero de 2012

Por cojones

Cuando dejé de fumar, eché a correr. Y cuando eché a correr, me dolieron las rodillas. Y cuando me dolieron, fui al médico, que me mandó fortalecer las piernas por cierto problema de rótulas que tengo. Pero poco después ya sabéis que me borré del gimnasio por el asunto del gorro de baño para calvos.

Al médico le ha parecido una inadmisible frivolidad que yo haga en casa gimnasia para piernas que me he encontrado por Internet. Y, adoptando el tono de un padre que se cabrea teatralmente para impresionarme, me ha gritado: "¿Cómo se te ocurre no ir al gimnasio? Allí están las máquinas precisas. Tienes que ir ¡POR COJONES!, porque, si no, te voya tener que O-PE-RAR. Y no se te ocurra volver aquí si no has ido tres meses al gimnasio. ¿De acuerdo, Jesús?"

Y me ha tendido la mano con una sonrisa de oreja a oreja.


Así que me tengo que poner fuerte de cintura para abajo por prescripción médica y tragarme el orgullo que motivó mi despedida del gimnasio. Aprovecharé de paso para ponerme fuerte también por arriba, pero no mucho, que dice mi madre que esos hombres tan musculosos parecen bichos.

Me dejaré de suspicacias y me pondré el gorro de baño para calvos y, si antes abandoné la opción de esculpir mi cuerpo, ahora lo tengo que hacer POR COJONES.

Todo sea por evitar el bisturí.

Respecto a Patricio, ya os contaré. 

15 comentarios:

cessione del quinto dijo...

Mucho ànimo, ya sabes que si hay que ir se va y punto!!!!!
Sara M.

Alonso dijo...

Por fin un médico de los de antes. Se ve que este hombre ha mamado la autoridad de boticarios, curas y alcaldes. Si te hubiera dicho que tendrías que buscar una querida para curarte, te la buscas y acabado el problema. Con estas voces autoritarias los problemas de conciencia desparecen en un segundo.

Un abrazo, Jesús.

lolo dijo...

¿Dices que hacías gimnasia en casa con unas instrucciones que encontraste en internet? Pero, ¿no te hemos dicho nunca que el gimnasio te haría bien?

Ay, Cotta, Cotta. Eres un rebelde que paqué. Ahora te va a tocar, fumar, usar las máquinas, ponerte el gorro y todo a la vez.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Sara, grazie tante. Eso haré, qué remedio.

Alonso, totalmente: de los de antes. Así como lo cuento, parece un borde, pero lo que me transmitió fue preocupación por mí. ¡Un abrazo!

Lolo, ¡me lo merezco por no hacer lo que debo, por no oír a quienes me quieren bien! Empezaré en febrero. Me tomaré enero como descanso y preparación para la humillación del gorro.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
Me parece que me s'ha hecho la picha un lío. Vamos a ver: ¿tienes que hacer usted gimnasia para los cojones, con los cojones, de cojones, sin cojones, entre cojones, hasta los cojones, según los cojones...?
Estos médicos de ahora, que no hay quién los entienda...
25 neutonios ovalados

Jesús Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, con todas esas preposiciones, menos la de "contra", sí, señor. 25 neutonios cojonudos.

Elías dijo...

Bueno, Jesús, no vayamos a liarnos: "fuerte de cintura para abajo" pero exactamente, ¿dónde?
A ver si no se refería a las rodillas.
¿Tú te has enterao bien?

Abrazo (de cintura para arriba)

Sefa dijo...

Haz el Amor, y no todos los médicos son la panacea

Sefa dijo...

Un Gran Abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Elías, ¡ya me estoy liando! Voy a probar diferentes ejercicios, a ver cuál me va mejor. Un abrazo, amigo.

Sefa, lo que más me gusta de tu consejo es que es iconoclasta, pero que escribes Amor con mayúscula. Gracias.

Sefa dijo...

Me sabe mal ser Iconoclasta

Jesús Cotta Lobato dijo...

Sefa, para mí iconoclasta no es quien lo derriba todo porque sí, sino quien derriba los falsos ídolos, entre los cuales está el creer que la palabra del médico es sagrada. Por lo demás, no me parece que seas iconoclasta. Quizá no elegí la palabra adecuada. Un abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Ten cuidado con no hipermuscularte, que ya sabes que también acarrea sus consecuencias. También podrías probar cambiar de gimnasio a uno donde no te obliguen al gorro, pues está claro que en tu caso lo llevas de fábrica.
Ya me contarás a cuál te apuntas.
Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Juan Antonio, me apuntaré en febrero. Ya te contaré con todo detalle. Y tienes razón: probaré donde no me obliguen a engorrarme. Un abrazo.

Sefa dijo...

Gracias Jesús. Cuídate mucho