viernes, 1 de noviembre de 2013

Pido un consejo y doy las gracias

Mi profesora de Body Combat (por cierto, ¿cómo demonios podríamos traducirlo?) nos llama guerreros y nos ordena gritar cuando damos el golpe de gracia. Allí me harto de dar puñetazos y patadas. Es la clase donde más disfruto y donde, para mi sorpresa, soy el único varón.

Para motivarnos, la profe nos dice  cosas como esta: «Venga, guerrero, coge a ese del pelo con un mano y con la otra golpéale la nariz». «Ese» es siempre un enemigo imaginario que yo, para pegarle sin remordimientos, convierto en un violador, un abusón o un demonio viviente devorador de corazones.

Pues bien, la profe quiere que adoptemos todos en clase un nombre de guerrero. Y aquí viene mi consulta, que es, en parte, ética: sabiendo qué es lo que me motiva a mí para golpear (hacer de héroe y cosas de esas), ¿me aconsejáis algún nombre? Yo había pensado algo así como Uriel, Prometeo, Quirón, Caupolicán… porque me va lo mitológico, lo angélico y las causas perdidas. Pero acepto sugerencias.

Y, bueno, tengo que deciros también que estoy que no quepo en mí de alegría y de orgullo por la elogiosísima reseña que Enrique García-Máiquez ha hecho de Menos la luna y yo. Os aseguro que, al leerla, he comprendido de modo definitivo que lo que haya de bello en mi poesía viene de lo alto, que yo solo he puesto el trabajo y que, cuando he creído que este bastaba, el poema se ha quedado sin alas. Gracias, Enrique, por conocer y reconocer mi poesía mejor que yo mismo. Recibe mi gratitud, mi alegría y mi aprecio.

11 comentarios:

Varenka dijo...

Felicidades por Menos la luna y yo!

No pude hacerme con él... Después de muchos intentos y contactar con La Casa del Libro, se ve que es porque no estoy en España. Pero si es e-book!! Habrá que pedirlo a los Reyes que nunca fallan. Gracias Garcia-Maiquez por dejarme leer unos pocos.

El mejor poema que he leído y leeré Última Voluntad.

Felicidades.

José María JURADO dijo...

Sí: Ulysses, de Joyce :-)

Jesus Cotta Lobato dijo...

Varenka, ya somos dos los que damos la gracias a García-Máiquez. En cuanto a quién dar las gracias por Ültima VOluntad, vamos a dársela los dos también a quien me lo ha inspirado. Aun así, me siento tan dichoso al ver que admiras una obra para la que fui intermediario, que no sé bien cómo agradecértelo. Ex corde, Jesús

Jesus Cotta Lobato dijo...

José María, mi gran poeta, un gran consejo. Por cierto, fue muy bien recibido tu poema de la guitarra en las doscientas personas a las que envío el poema semanal.

Juan Andivia dijo...

El comentario de García-Máiquez es justísimo.
Y en cuanto al nombre de guerrero, no te fíes de quién no te dice que la mejor manera de vencer una pelea es evitarla.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Querido Juan, me honra que estés de acuerdo con García-Máiquez. Y en cuanto a tu consejo sobre el nombre del guerrero, a ver si encuentro un héroe cuya hazaña fuera precisamente vencer una pelea evitándola. Empiezo esta noche. Un abrazo.

a dijo...

Aunque no me prodigo mucho porque estoy muy ocupada, te felicito sinceramente por tu nuevo libro de poemas y el elogio que se hace de ellos, merecidísimo si quieres mi humilde opinión. Me encanta eso que dices que eres tu propio enemigo y que no gana el mejor sino el más fuerte. Me hace muchas gracia imaginar a una persona de espíritu sensibñe como tú, dedicado a agarrar a uno de los pelos y liarse a golpes con su nariz, jajajaja. Desde luego, el hombre es un ser lleno de contradicciones. Él único guerrero que conoczco que se metió a guerrear muy a su pesar es Héctor y le costó la vida. Si te sirve... pero a lo mejor prefieres alguien más brillante y sin duda ese es Aquiles. Un beso.

AMPARO dijo...

Yo soy la a. de antes jajajaja.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Querida a, ¡más te reirías si me vieras dar golpes al aire! ¡Ya quisiera ser yo Héctor, pero resulta que la profe se llama Aquiles y un alumno se me adelantó y se puso como nombre Héctor! Así que aquí ando dudando entre Prometeo, Pelayo, Quirón, Caupolicán y Mishima. Y me da mucha alegría comprobar que te encanta un verso cuyo contenido, en realidad, me hace sufrir mucho. Así parece que el dolor adquiere un sentido. Un beso.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
¿Qué tal "Fendetestas", "Fierabrás", Corcel, Pegaso o Petrus?
25 neutonios.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, ¡debería usted dedicarse a bautizar gente! ¡Me quedo con Fierabrás! Me había puesto Mishima, pero mi monitora es incapaz de memorizar el nombre, así que Fierabrás. 25 neutonios quijotescos y agradecidos.