viernes, 19 de septiembre de 2014

Cachorros y bebés

Ahora que se habla de que las perras tienen hijos y no cachorros o crías, pero se habla de fetos humanos y no de bebés, me han llegado tres anécdotas muy significativas de lo que está pasando en el mundo.

Una madre de cuatro niños va por la calle con ellos, uno de ellos en carrito, y su perra, y una mujer se detiene a hacerle carantoñas a la perra y pasa de los niños.

Esa misma madre fue al banco de un parque a sentarse para darle el biberón a su bebé, pero los otros tres niños no se pudieron sentar porque he aquí que otra señora y su perro ocupaban la mitad del banco. ¿Creéis que esta mujer le dijo al chucho que quitara su asqueroso culo de un banco hecho para personas? ¡No, su perro tenía los mismos derechos que los niños!

Y la tercera la presencié yo en misa. Una señora entró con un perro enorme que ocupaba con su panza un banco entero y, cuando llegó el momento de dar la paz, se la dio primero al perro haciéndole todo tipo de fiestas y luego a mí con menos fiestas. Al final de la misa, ella fue a encender una vela, mientras su chucho se bebía el agua de la Virgen.

Mientras los perros y demás animales ganan derechos que no necesitan, el no nacido pierde los que son suyos.

Desde luego, si al final pierde las elecciones este gobierno que había prometido reformar la actual ley del aborto y ahora la mete en un cajón por miedo a perder votantes, no seré yo quien lo lamente.

4 comentarios:

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
Hay gente que vuelca en sus mascotas todo el amor y todos los cuidados que no saben o no quieren o no pueden dedicar a otras personas.
A veces la gente trata tan mal a otras personas, que éstas buscan el cariño en los animales.
A veces se mezcla el respeto a los animales con los derechos de las personas.
En fin, falta en general más sentido cívico.
25 neutonios cívicos.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Don Diego, lo primero que ha dicho usted es lo que creo que le pasaba a la señora que vi en misa. Me pareció que la mujer estaba sola y había volcado ese cariño en su perro.
25 neutonios humanos.

Vicente dijo...

Y la señora no sabía aquello de "tú aquí pintas menos que un perro en Misa". DEbe ser muy triste no tener nadie a quien dar cariño mas que a un perro... A las mascotas hay que darles afecto, pero no son personas. Me parece de memos lo que hacen muchos al gastarse dinerales el accesorios para un animasl. Yo he llegado ver a un perro pasearse en una sillita de niño.
Y que conste, tengo cuatro hijos y desde hace tres semanas un perro y estoy encantado con él.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Vicente, seguro que tu perro es más feliz que el que iba en el carrito. Un abrazo