jueves, 26 de mayo de 2016

De embarazos interrumpidos y ballenas que fallecen

Leo con cierta sorpresa esta noticia donde de una cría de ballena se dice .que "fallece". Seguramente al que redactó la noticia o el titular le pareció más fino decir "fallecer" que "morir", pero, si le parece más fino a pesar de que es un verbo que no se usa para animales sino para personas, es porque está ocurriendo un cambio paulatino en la mentalidad que consiste en humanizar a los animales y animalizar a los hombres.

Compárese el lenguaje de la noticia de la ballena con el tratamiento que se le da al nasciturus en esta otra noticia donde se habla de "fetolisis selectiva" de "un feto inviable" de 20 semanas por una cardiopatía y donde lo que parece lamentarse no es la "interrupción de la vida" mediante "punción" del "feto inviable" a manos del médico a petición de la madre, sino el hecho de que el médico se equivocó de "feto" e "interrumpió" la vida del sano, no de aquel que no tenía derecho a nacer. Eso sí, la noticia da la categoría de "bebé" a aquel de los gemelos que venía sano, porque, al parecer, la valía del nasciturus no depende de ser un ser humano, sino de su salud y del consentimiento paterno.

En la primera noticia la tragedia es que "fallece" un animal; en la segunda, que han matado al ser humano equivocado.

.


3 comentarios:

Daniel Cotta dijo...

El lenguaje, como siempre, es triste reflejo de la sociedad.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Ojalá pudiera ser un feliz reflejo. Todo se andará. Un abrazo.

Dyhego dijo...

Cierto, don Epifanio: utilizamos un lenguaje humano para humanizar a los animales y un lenguaje bruto para embrutecer a los humanos.
¡Paradojas!
25 neutonios humanoides.