sábado, 17 de junio de 2017

El poema de la semana

Desde el homérico “Como las hojas de los árboles, las generaciones de los hombres”, el tempus fugit preside la literatura de todas las épocas y lugares, porque parece que no pasa, pero pasa. Este poema lo hace sacándole todo el jugo a una sola palabra.

CANCIÓN DE LOS ADIOSES
Adiós, amigos, que os marcháis de pronto.
Adiós, amigos, si soy yo quien parte.

Adiós, también, por cada vez que vuelve
-ignoro desde dónde- este lenguaje.

Y adiós, adiós por cada vez que olvido,
de tanta luz, las fechas y aun mi sombra.

 Adiós es la palabra irremediable
en medio de nosotros y las cosas.
(Antonio Moreno)

1 comentario:

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
los adioses son siempre duros.
25 neutonios sin adioses.