domingo, 30 de agosto de 2009

Arquímedes versus Esquilo

Mi buen amigo Lopera in the nest, en un comentario a mis Aforismos verdes, cita a Hardy, autor de La apología del matemático:

"Archimedes will be remembered when Aeschylus is forgotten, because languages die and mathematical ideas do not."

("A Arquímedes se le recordará cuando Esquilo sea olvidado, porque las lenguas mueren y las ideas matemáticas no".)

Como entre Lopera in the nest y yo hay siempre una simpática disputa acerca de la primacía de las matemáticas o de la poesía (a pesar de que, en la cúspide, se tocan y a veces se identifican), quiero aquí rebatir a Hardy con los siguientes argumentos:

1. Aunque las lenguas mueren, las obras de arte no. Por eso, no morirá jamás La Ilíada de Homero por mucho que haya muerto el griego en que él la compuso. La poesía es algo más que la lengua en que se expresa: es la belleza del pensamiento y eso es universal.

2. Mientras que el mérito de Esquilo es el de haber creado una belleza que antes no existía, el de Arquímedes es tan sólo el de haber descubierto la que ya existía. Sin Cristóbal Colón , América seguiría existiendo y, tarde o temprano, la habría descubierto otro. Pero sin Leonardo da Vinci no existiría la Gioconda y el mundo sería así un poco menos bello. Arquímedes y Colón tuvieron el mérito de ser listos, audaces y los primeros en escalar la cumbre, pero Esquilo y Leonardo crearon la cumbre misma.

3. El número pi se impuso a Pitágoras, que se limitó a describirlo, mientras que la Pietá no se impuso a Miguel Ángel, sino que él la creó. Así pues, la Pietá es un producto personal, pero el número pi no. La Pietá es inexplicable sin Miguel Ángel, que la hizo posible. El número pi es explicable sin Pitágoras. Por eso, a Pascal se le recuerda más por sus escritos filosóficos que por sus escritos matemáticos y casi todos saben que la Pietá la esculpió Miguel Ángel, pero muy pocos saben que el número pi lo descubrió Pitágoras. Dentro de mil años seguirá pasando lo mismo.

En fin, eso quería decir respecto a la frase de Hardy.

18 comentarios:

Ladrón_De_Versos dijo...

Buenos días Jesús. Me pillas dejándote un comentario en la entrada anterior y ahora me encuentro esto. Voy a leerlo. Saludos y un fuerte abrazo.

Máster en Nubes dijo...

Yo sólo puedo decir que las matemáticas siempre me han superado, como los libros de instrucciones o manuales de uso, la contabilidad y el irpf o el iva, la física y hasta la química.

Agradezco a Dios que exista gente que se dedica a todo ello y nos dejan a los demás más tranquilos sabiendo que el mundo sigue andando por ellos ... y por los que se dedican a la poesía, pie derecho e izquierdo, tan necesarios el uno como el otro.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Buenos días, Ladrón, qué madrugador. Otro abrazo para ti.

Máster en Nubes, fíjate si son necesarias las matemáticas, que sin número no hay ritmo en la música ni en la poesía. Un beso.

Lopera in the nest dijo...

1. Para Hardy aquella matemática que no sea bella no merece ese nombre.
2. Que no vaya a morir jamás la Iliada no lo tengo tan claro. Como no podemos demostrarlo, la discusión es irrelevante, que no la belleza de la Iliada.
3. Hay algo que no conseguimos ponernos de acuerdo. Arquímedes NO descubrió lo que ya existía al estilo de Colón y América. Arquímedes se dedicó a intentar entender la Naturaleza. Por ejemplo Euclides, consiguió demostrar que el conjunto de número primos es infinito, eso es un ejercicio intelectualmente bello. Como escribir un poema, viene de la mente del hombre. Otro ejemplo, el número pi, es decir un número irracional, es otro invento del hombre, NO está en la Naturaleza. Quizás llegue alguien, un ser humano, y sea capaz de relacionar el área de un cuadrado y de un círculo de forma DISTINTA, y en consecuencia se eviten los número irracionales, pero todo eso son nuestros desarrollos mentales, a la Naturaleza le da igual lo que pensemos nosotros, ella está ahí, y no nos necesita.

Ramiro Rosón dijo...

Tienes mucha razón, Jesús: aunque las lenguas mueran y nazcan otras, la Ilíada seguirá leyéndose, en su versión original o traducida. La frase de Hardy suena pedante y pretenciosa, y, por lo tanto, es ridícula. El pobre matemático no sabía lo que estaba diciendo: se equivocó metiéndose en el huerto ajeno de las humanidades. Cuando escribió esa frase, seguramente ni se dio cuenta de que muchas teorías científicas son desechadas cuando una nueva teoría las refuta; así que la inmortalidad de las ideas matemáticas es muy discutible. Por el contrario, las grandes obras de arte son inmortales, pues, como bien dices, no podrían explicarse sin sus autores; en cada una duerme un fragmento del alma de quien la creó. Ésa es su grandeza y su misterio.

El de hoy ha sido un texto muy afortunado. Un abrazo.

Lopera in the nest dijo...

Las matemáticas NO son ninguna teoría científica.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lopera in the nest, no he dicho que el número pi sea un descubrimiento de algo que estaba en la naturaleza, sino que una vez que encontró la fórmula del número pi para resolver un problema, no pudo definir el número pi a su gusto, sino a gusto del número pi, mientras que Cervantes tuvo que elegir una a una cada una de las palabras del Quijote. Así pues, el número pi es fruto del ingenio humano en el mismo sentido en que lo es la polea o la palanca: podrían no haber sido inventados, pero parece que estaban esperándolo y una vez que se mostraron a sus descubridores, no dejaron mucho margen a la creatividad.

Jesús Cotta Lobato dijo...

En cuanto a si va o no morir la Ilíada, no la veo una discusión irrelevante si nos atenemos a la frase de Hardy que ha motivado esta entrada.

Anónimo dijo...

Buenas noches Jesús, gracias a la mierda de conexión que tengo no he podido dejarte un comentario esta mañana. No sé por dónde empezar, bien veo que a habido un gran debate al respecto de la poesía y las matemáticas.

Según mi opinión la Pi-poetá de Miguel Ángel es explicable sin que el autor exista ya que la pie-poetá la encontramos en la misma naturaleza humana al encontrar a una madre abrazando a su hijo muerto o moribundo en el campo de batalla: nos queda también la imagen que podemos figurarnos de la Virgen María junto al cristo tras su crucifixión... ¿Arquímedes, Esquilo, Homero? ¡Ya están muertos, lo que nos quedan son sus ideas y sus obras! Si en ese sentido queremos pensar que son inmortales, pues de acuerdo, pero no nos olvidemos de que las obras de arte no son inmortales y que el paso del tiempo las corroe, las pulveriza, las destruye y las hace añicos, cosa que es improbable que suceda con el mundo de las ideas, ya que estas permanecen al asalto del tiempo mientrar el hombre y la humanidad exista. ¿La illiada seguirá leyéndose? No lo creo, llegará un día en que todo esto que tenemos desaparezca y la illiada no sea más que un elemento de museo. Además, desprestigio la Illiada, es una mierda completa llena de mitos y leyendas que no son ciertas ni reales, sino producto de la imaginación de los hombres... Llegará un día en el cual al hombre le tenga sin cuidado el autor de la Illiada y lo que esta dice y comenta, porque la vida tendrá otros cauces y otros caminos muy distintos a los que hoy conocemos. Para terminar dejo unas palabras de Jesús el maestro y si no son de él pues me son propias y desvirtuadas mías: "Los cielos y la tierra pasarán, más la palabra no pasará y yo soy la palabra."

Saludos y un fuerte abrazo Jesús. Un ladrón de versos.

Anónimo dijo...

El 21 de mayo de 1972 la imagen sufrió un brutal atentado cuando un individuo aporreó el rostro de la Virgen con un martillo, motivo por el que hubo de ser restaurada y luego protegida con medidas de seguridad. Su cara fue brutalmente desfigurada por un maniaco, que le destrozó el rostro con una maza pegándole 15 martillazos.

La prueba de que las obras de arte no resisten el paso del tiempo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ladrón, entiendo, pues, que estás de acuerdo con la frase de Hardy. Pero quisiera hacer una precisión: la Ilíada no narra mentiras, sino hechos históricos que luego la leyenda ha adornado. Un abrazo.

ReyVindiko dijo...

Excelente argumentación, Jesús.
A mí también me parece un tanto pretenciosa la frase de Hardy, pues puede que el jamón serrano no pase, pero pocos conocen a su inventor. Y creo que esto se debe a que su descubrimiento fue más útil que hermoso.

eres_mi_cruz dijo...

desconfiamos de los rostros asimétricos...
imagina la importancia de las matemáticas...

Veronica Lake tenía un rostro angelical pero su peekaboo le daba un aire malvado... el sueño de todo hombre...

Julio dijo...

Empezamos fuerte, Jesús.
Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, Jolín con Veronika Lake, ¡por Dios! Me acaba de soltar un beso al lado de la boca.

Julio, ya te echaba de menos. Un abrazo.

Ladrón_De_Versos dijo...

Estoy de acuerdo en que las ideas existen muchas veces por si solas... aunque es necesario que un ente pensante como el hombre las descubra e incluso que las invente. Sí, tienes razón Jesús, confundí por instante la Iliada con la odisea o la eneida... No he leído ninguna de las tres, principalmente porque no me interesan, así que no sé cómo me atrevo a decir que es una bazofia o una mierda.

Saludos.

Rosna dijo...

Que maravilloso arte la matemáticas abrazada con la química ... encerradas en una ciencia .... pero somos matemáticamente perfectos y quimicamente exactos ... cada hombre es un laboratorio .......... un mago .
Le regalo un fractal violeta ...por cierto me apasionan los fractales y le dejo también un merkaba azul ...
Feliz semana !!!
Rosna

Jesús Cotta Lobato dijo...

Rosna, muchas gracias. Los fractales curan la fiebre.