martes, 1 de septiembre de 2009

Conceptos fatuos


Estoy recopilando conceptos fatuos. Necesito recolectores. Ejemplos de conceptos fatuos son, por ejemplo, la naturaleza o el equilibrio ecológico. ¿Nunca habéis oído frases de este estilo?:

-"La naturaleza, que es muy sabia, ha hecho las cosas así"
-"El hombre está destrozando el equilibrio ecológico".

Vamos por la primera:
¿Quién es doña Naturaleza? No es más que los seres tal como vienen dados, pero ella en sí no es nadie y, por tanto, no ha hecho nada de nada.

Vamos por la segunda:
¿En qué demonios consiste el equilibrio ecológico? ¿En que los hombres no se carguen a los leones y a las gacelas para que los leones puedan seguir devorando gacelas? ¿Y no es eso más una guerra que un equilibrio? Y si eso es un equilibrio, ¿por qué no iba a ser también un equilibrio acabar con los leones?
Dios me libre de querer que desaparezcan los leones, que me encantan, y las gacelas, que me chiflan. Más bien, con todo esto quiero decir que el equilibrio ecológico es un dios vacío y falso: uno lo pincha y suelga un gran peo. El equilibrio ecológico no es más que el estado actual de la guerra.

Yo no quiero luchar a favor de equilibrios ecológicos endiosados y que no benefician a nadie. Yo quiero luchar a favor de los hombres, de las gacelas y de los leones. En ese orden.

23 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Vaya, en mi regreso bloguero, un pensamiento fatuo que me preocupa mucho: Todas las opiniones son respetables. Yo me pregunto,por ejemplo, si los pensamientos de un terrorista o de un pedófilo son respetables...
Un abrazo, Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ah de Juan Antonio, que estaba perdido. Esa que tan bien traes, amigo, sí que es un peaso tópico que, mira tú por dónde, incluso considera respetable la opinión de que no todas las opiniones son válidas. Un abrazo.

Máster en Nubes dijo...

Mira que no me gusta discutir, pero es que me falta como algo si no discuto ;-)

Totalmente de acuerdo en que la naturaleza es, lo que es, ni buena ni mala, es. No hay responsabilidad en ella porque no hay persona, como en los animales: Olimpia es ... ni buena ni mala, estára adiestrada -en su caso- o no.

Segundo, yo creo que en el fondo de todo esto lo primero que hay que aclarar (es un decir ;-) es si el hombre está en el centro o no de la "creación". Este es el quid. Y si siendo el centro o no siendo el centro, tenemos un estatus especial, somos diferentes. No te rías., Jesús, todo esto hoy se pone en duda... (pryecto Gran Simio) o se desdibuja.

Y si ese estar en el centro y/o ser diferente al resto de todo lo creado nos coloca en otro plano. Un plano que puede significar muchas cosas y hasta extremas a) ser dueño con derecho a todo b) ser administrador o incluso cuidador precisamente porque somos otra cosa.

Yo creo que somos diferentes y porque lo somos somos responsables, o sesa, soy del b (del 3º b de hecho ;-) segun se salen del ascensor)

Otros dicen que con todo no somos diferentes, o somos diferentes para mal, lo cual tampoco se entiende mucho porque si yo al mono no le pido responsabilidad ¿por qué en cambio me la piden a mi? A lo mejor entonces porque soy capaz de lo peor soy capaz de lo mejor...

Antes de la ilustración o más allá, en la E Media, era todo mucho más fácil, era Dios quien estaba en el centro, y todos los demás girábamos, nosotros primero, claro, pero Dios en el centro.

Respecto a lo de fatuo yo diría que más que fatuo es difuso y complejo. Y hoy lo complejo viaja mal, sólo lo que es eslogan viaja bien. Y lo primero que aprendes al observar la naturaleza o lo que sea es que las cosas son complejas, no complicadas, complejas...

Pero yo sí creo en el equilibrio ecológico entendido no como un estado de paz -inexistente- sino como un estado cambiable, mutable, no inamovible, al que de hecho la naturaleza vuelve una y otra vez (si hay más moscas de repente hay más pájaros que pueden acabar con las moscas) y al que nosotros, es cierto, contribuimos para mal ... y para bien, pero donde nosotros no somos un puro peón (teoría de Gaia) sino un actor unas veces más responsable y otras menos, un impacto más real y otras realmente no lo sabemos.

Por cierto, si a alguien le interesa lo del cambio climático la BBC tiene en youtube the big swindle donde se pone en duda precisamente todo ello, no en si, sino nuestra responsabilidad. Es para debatir, al menos. Muy interesante.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Es muy fuerte un primer día de mes, pensar con esta fuerza, y con este poder que planteas.

Lo dejo para los "sabios".

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Aurora, creemos una ONG: salvemos al hombre. La naturaleza, o sea, el universo, es nuestra hermana, no nuestra madre. Hemos llegado a un punto de encuentro: el equilibrio ecológico consiste en eso, en que el hombre, precisamente porque puede cuidar de la naturaleza, es el centro y el responsable de cuidarla.

Javier, la próxima entrada será más suave. Un abrazo.

Ranzzionger dijo...

Muy interesante. Las palabras a fuerza de utilizarlas y convertirlas en tópicos, las desarmamos de significado. Es lo que pasa con el lenguaje actual, tan dado a los eufemismos, para enmascarar lo que quieren decir de verdad los conceptos. Al respecto me voy a permitir ponerte un enlace, a ver qué te parece.
Ah, lo del esquilibrio ecológico, daría pie a un debate más sesudo.
Un abrazo.

http://rosamariaartal.wordpress.com/2009/08/19/eufemismos-para-controlarnos/

Rosna dijo...

Que mensaje Cotta san ... el hombre es el eje fundamental de este maravilloso mundo ..... pero un pequeño detalle no sabemos usar los recursos que la naturaleza nos dona y se produce el desequilibrio , dejamos de ser naturales ...
Gaia llora !!!

Me encanto esta entrada con fuerza de Tsunami ... le dejo un abrazo naturallllll isleño
Rosna

Julio dijo...

Al final, sálvese quien pueda...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ranzzionger, buscaré ese enlace. Y sí, es cierto que lo del equilibrio ecológico da para muchos libros, no para una entrada.

Rosna, casi me he arrepentido de empezar como un tsunami. Mañana habrá calma chicha. Gracias por el abrazo isleño.

Julio, espero que no sea para tanto.

José Miguel Ridao dijo...

No puedo menos que discrepar, Jesús. Ni veo que sea fatua la naturaleza ni mucho menos el equilibrio ecológico. Es cierto que la naturaleza no es "nadie", pero es "algo", yo diría que sagrado. De hecho, si desaparece desaparecerá el hombre, y por otro lado el hombre (algunos hombres) no están precisamente respetándola, sino más bien cargándosela. Esto es un hecho contrastable, y ahí es donde entra el segundo concepto, el de equilibrio ecológico. Se puede mirar como se mire, pero si el desequilibrio conduce a la destrucción, y estamos viendo que es así, habrá que buscar el equilibrio. Y si, como me decías el otro día, éste no existe, te digo lo mismo: "que Dios nos coja confesados". Así al menos viviremos felices en la vida eterna, donde a lo mejor la naturaleza ya no es necesaria.

Toda mi anterior argumentación no implica para nada que el hombre sea malo, o que no deba ser lo más importante, aspectos en los que coincido contigo. Es sólo que el hombre está alterando un equilibrio natural que puede tener consecuencias funestas. Desde luego, no creo que lo más inteligente y lo más ético sea esperar de brazos cruzados a ver qué pasa con la naturaleza y con el planeta.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

José Miguel, no he dicho que la naturaleza sea fatua, sino que el concepto de naturaleza, cuando se la hace autora de las cosas como si fuese alguien, está tontamente hinchado. Donde antes se decía Dios, ahora se dice naturaleza y la gente se queda tan pancha.
Por supuesto que la naturaleza es algo. Lo que pongo en cuestión es que haga cosas y que la divinicemos, como si fuera una diosa o una madre muy buena. Yo prefiero considerar el universo como un maravilloso regalo, y a los animales como mis hermanos, como hacía san Francisco. Pero nada de considerarla sagrada. No veo nada de sagrado en los piojos.
Por otra parte, el supuesto equilibrio ecológico no era el mismo hace diez mil años, pero por entonces también lo habríamos llamado equilibrio ecológico. La palabra equilibrio alude a un estado armonioso y sin violencia de las cosas, pero eso en la naturaleza no existe: hay una lucha constante por la supervivencia y todo se hace a costa de todo. Hay una guerra, no un equilibrio. Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Decir que no consideras sagrada a la naturaleza porque no ves que lo sean los piojos es tanto como decir que el cuerpo humano no es sagrado porque no ves que lo sea... se me ocurre... bueno, la nariz.

Por otro lado, yo no me refiero a ese concepto de equilibrio como ausencia de violencia, sino a un estado que permita perdurar en el futuro. Llámese X, pero es necesario que la naturaleza sobreviva al hombre, que seamos capaces de conservarla, por nuestro bien... digo yo.

Oye, si te molesta tanta dialéctica lo dejamos, a mí es que me gusta.

Abrazos.

Ladrón_De_Versos dijo...

No comprendo esta entrada, principalmente porque es la primera vez que escucho algo sobre un "pensamiento fatuo". Saludos Jesús y buenos días!

Jesús Cotta Lobato dijo...

José Miguel, a mí, como a ti, me gusta también la dialéctica. Así que no te preocupes. Respecto a lo que dices de la nariz, has ganado. Es cierto que los piojos no me gustan, pero sí las gacelas. Pero eso no me lleva a considerarlas sagradas, sino valiosas. En el fondo, creo que estamos diciendo lo mismo. Donde tú dices sagrado, yo digo valioso. Y donde tú dices equilibrio, yo digo el estado actual de las cosas. Un abrazo.

Ladrón, con eso del concepto fatuo estoy diciendo que hay palabras altisonantes que soltamos como si fueran importantísimas, pero que cuando uno se para a analizarlas, ve que están vacías. Un abrazo.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
Lo bueno y malo del hombre es que pertenecemos a la Naturaleza (perogrullo) pero a la vez estamos fuera de ella (no sé si me explico).
Por otro lado, tiendo a pensar que la naturaleza es más importante que nosotros porque ella no nos necesita para nada(en realidad somos un incordio) pero nosotros no podríamos vivir sin ella.
Es más, estoy (casi) convencido de que hay árboles o animales más importantes que las personas.
¿Acaso una humilde mata de romero que nos proporciona olor durante el paseo y sabor durante la degustación de un buen arroz no es más importante que cualquier cabrón que quema los bosques?
En cuanto al famoso "equilibrio" creo que es algo tan simple como la cadena trófica: si no hay hierba no hay borregos si no hay borregos no hay lobos, etc. Si falla algo, la Naturaleza recurrirá a otro mecanismo que supla la hierba, que supla al borreguito o que supla al hermano lobo.
Reciba usted cordiales saludos.

eres_mi_cruz dijo...

la soberbia de los hombres siempre acabará en
"no mandé mis naves a luchar contra los elementos"...

yo prefiero la teoría de Gaia de James Lovelock...
tan arrogantes somos que pensamos que podemos acabar con la Naturaleza... cuando será Gaia la que nos elimine en un esputo cuando empecemos a molestarle más de la cuenta...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, cuánto tiempo. Bueno, me remito al comentario de Máster en Nubes: el hombre es capaz de quemar un bosque y matar un niño, pero también de salvarlos. Es capaz de lo mejor y de lo peor. Decir que un árbol es más importante que una persona me parece una barbaridad: nuestros hijos, aun cuando se convirtieran en asesinos, valen más que los árboles, por muy hermosos que sean. Si no pensamos así, adiós a los derechos humanos y a la ética.
En cuanto a que la naturaleza es más importante porque no nos necesita, no estoy de acuerdo. Tampoco necesita la piedra a Miguel Ángel y, sin embargo, la Pietá es más importante y hermosa y valiosa que las demás piedras. Me alegro de verlo por aquí.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, tendría yo que estudiarme esa teoría, pero, en principio, por lo poco que sé de ella, la veo al borde de la superstición. Si de pronto una plaga acaba con la especie humana y así la tierra vuelve a poblarse de bosques, no creo que haya sido Gaia la autora de la plaga. Creo que a Gaia le salieron, si comerlo ni beberlo, unos bichillos que somos nosotros y después le salieron unos microbios que nos mataron. Es fácil un millón de años después afirmar que todo ese proceso obedece a una lógica natural de Gaia. Pero, en fin, no me hagas mucho caso.

eres_mi_cruz dijo...

creo que es como lo de la asimetría del rostro... tu voluntad no domina su rechazo... si no piensas que nuestro comportamiento se rige inmerso en ciertos equilibrios sólo podrías entender este rechazo como un simple capricho...

has quedado con un amorcito en ciernes...
a ese inoportuno grano de tu frente no lo creas tú ni Dios... lo crea las secreciones que te produce el jiñe de tu organismo (que es parte de Gaia) que reacciona ajeno a tu voluntad...

para ti y para máster en nubes...

programa redes-315 "La senectud del planeta"
entrevista de Punset a James Lovelock

ya sé que es difícil tragarse un programa por el ordenador pero si algún día tenéis tiempo y estáis aburridos estoy seguro que os interesará...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, estoy seguro de que tú me puedes convencer mejor que Punset, a quien no soporto, y Lovelock, a quien no conozco. Sólo porque tú sostienes esa teoría, prometo leerla. Por ahora me resulta más fácil creer en Dios que en Gaia.

eres_mi_cruz dijo...

Gaia no prohíbe, jesús...
sólo desordena tu habitación y descuelga las contraventanas de las casas abandonadas...

elpiyayo dijo...

Todo es más sencillo de lo que os creeis. La naturaleza es un parquecito que Dios puso para que comiesemos con el sudor de nuestra frente. Lo que ocurre es que hay muchas personas que oyeron lo del Paraiso y todo el mundo tiene su particular versión que quiere imponer a su antojo.
Yo prefiero comerme a una gacela a que un león se coma a la gacela, yo prefiero que le explote una bomba al que la hizo antes que al inocente o no inocente que le explota.
Prefiero que las gallinas estén estabuladas y pueda comerme un huevo cuando quiera a que campen a sus anchas y me lo coma cuando ellas estén desprevenidas o cueste más que una cigala.
Lo que ocurre al final de todo, es que muchos comen con el sudor de el de enfrente, se comen los mejores cerdos que quien los cria, nos ponen una zanahoria delante de los ojos y nos quieren hacer pagar el plastico que contamina y multinacionales nos venden.
Si hay negocio o votos hay equilibrio, sino lo que hay es lo que nos merecemos.
Todas las opiniones son dignas de respeto siempre que no atenten contra la vida y la moral de las personas las que se les da.
Un pedófilo si está con una menor mayor de 16 años y su consentimiento no es pedófilo y si el que está con una menor es menor de edad no es pedófilo, ino un sálido.
Toda norma que sea artificial y se pueda dar la vuelta del revés es una mierda.
Yo quiero ser un león que parezca una gacela y que luche a favor de las mujeres, es tocar la perfección, pues las mujeres tienen la posesión de la verdad o la ultima palabra en todo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, hago mía tu expresión de las contraventanas de las casas abandonadas. Da mucho de sí.

Piyayo, de todo lo que has dicho me quedo con eso de ser un león que voluntariamente quiere ser una gacela. Es un hallazgo.