jueves, 2 de febrero de 2012

La poesía embellece

Pero no sólo espiritualmente. Físicamente también. Me he dado cuenta. No conozco poetas feos. Y si alguno lo fuera, sería muchísimo más feo si no fuera poeta. Igual que la luz alumbra la cara nada más que por acercarnos a ella, la poesía y la belleza embellecen el cuerpo y el rostro sólo porque sabemos apreciarlas. Tiene belleza no solo quien nace con ella, sino quien sabe apreciarla y la admira: a este la belleza lo contamina especialmente.

No estoy haciendo propaganda de la poesía como un embellecedor más económico que las clínicas de cirugía. La poesía es más que eso. La belleza de quien la admira es una consecuencia, no su objetivo. Pero no está mal decirlo en voz alta, para que todo el mundo lo sepa.

La Bestia, cuando se rodea de belleza, atrae a Bella.

En el rostro de los amigos de la belleza advierto una belleza real que hace más agradable el mundo.

Gracias a vosotros, amigos de la belleza.

17 comentarios:

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
No estoy de acuerdo. Hay poetas feísimos (alguna poetisa también es poco agraciada de cara).
No diré nombres por no ofender.
En cambio yo, que de poeta sólo tengo el "súbete la bragueta", soy más guapo que las pesetas.
25 neutonios de beldad hercúlea.

José Miguel Ridao dijo...

Hombre, Jesús, así a bote pronto tenemos a Whitman, o a la Dickinson, o Baudelaire, o el Dante... y no sigo. Vale que tú seas guapo, pero la poesía no es lo que se dice un embellecedor.

lolo dijo...

Creo que tienes razón. De los enunciados supra todos son guapos excepto Dante a quien han retratado su peor perfil.

Si la belleza puede hacer mejor el mundo voy a tratarte con más devoción.

Sefa Cusí dijo...

Gracias a tí, que nos ayudas a embellecernos.

Menalcas dijo...

La verdad es que después de leer tu entrada, me miré en el espejo y me ví mas guapo. Pero no mucho que a mi la poesía me sacas de algunos y me aburro.
un saludo

Mery dijo...

Me parece una reflexión bella y poética.
Y estoy convencida de que cualquier poeta sería mas feo si no le diera a los versos.
Amén

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, más feos serían si no fueran poetas. Gracias por neutonios tan hercúleos. Ahí van los míos, más bien adónicos.

José Miguel, me has pillao a Whitman ya muy viejete, pero he visto de él fotos cuando era más joven y no estaba nada mal. Emily, bueno, no ha salido muy favorecida. Le hicieron la foto en su peor día. Beaudelaire, más que feo, parece mal encarado y a Dante se lo perdono todo. Seguro que era más guapo que lo que ahí sale. Pero no me atrevo a competir contigo en esto de la guapura de los poetas, porque estoy seguro de que vas a encontrar mil ejemplos que corroboren tu tesis. Un abrazo, mio caro amico.

Lolo, al menos yo lo veo así. La belleza es la cara más amable del bien.

Menalcas, la poesía es valiosa por lo que tiene de belleza, que es más grande que la poesía. Un abrazo.

Mery, ¡tú sí que me has entendido!

Rosna dijo...

Que bella entrada Sr. Cotta ,en sus escritos , poemas , aforismos hasta en sus confesiones encontramos belleza , usted nos hace descubrir la belleza verdadera en nuestra vida diaria . Creo que todos llevamos poesía en el corazón y otros tienen el don de crear belleza .

Jesús Cotta Lobato dijo...

Rosna, vivir para lo bueno y para lo bello. Esa es nuestra máxima.

Anónimo dijo...

De los poetas (de los buenos) la foto no es la foto, la foto son los versos. Y ahí salen guapos (y guapas), vaya si no.

Blimunda dijo...

Creo que llevas razón.
Creo que es la mirada y la actitud lo que ennoblece el gesto del poeta.

Y para guapo y amigo total de la belleza el señor Jesús Cotta Lobato.

Buen fin de semana.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anónimo, has dado en la clave. Yo, de hecho, colecciono fotos de poetas y casi casi las venero, por el regalo de sus versos.

Blimunda, ¡menudo piropazo! Has dado en la clave con lo de la actitud: es esa una belleza que irradia de dentro hacia fuera. ¡Un beso!

Varenka dijo...

Totalmente de acuerdo.

Está la belleza objetiva, la que se juzga a primera vista; y la subjetiva, que es mucho mas hermosa. La que sale de los ojos y es preciosa. No solo exclusiva de poetas, pero también.

Me has recordado una conversación - de hace mil años- con las amigas sobre el tema: había chicos que no seguían ningún canon de belleza, pero que eran tan ocurrentes, divertidos, sanos, desinteresados, despistados... que se miraban guapísimos.

Saludos

Jesús Cotta Lobato dijo...

Varenka, deberías haber grabado esa preciosa conversación con tus amigas y pasármela porque me sé de varios chicos a los que les vendría de perlas. Gracias por tus amables palabras y por tu sensibilidad hacia la belleza.

Olga Bernad dijo...

Guapo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Olga, nunca fue caballero de damas tan bien servido. Gracias a tu poesía.

Roberto dijo...

interesantes reflexiones
Roberto Pac