domingo, 20 de mayo de 2012

Fantasías gimnásticas


He dudado si escribir sobre esto, porque me parecía una frivolidad  hablar de gimnasia mientras la gente lo pasa tan mal por la crisis. Pero no solo de pan vive el hombre y yo necesito hablar de estas cosas para no desesperarme.

El caso es que he descubierto una buena manera de sobrellevar con dignidad los 45 minutos de cycling en el gimnasio. Cuando se me hace cuesta arriba pedalear al ritmo de la música y del monitor que nos arenga infatigable y sonriente, me imagino que me he lanzado al proceloso mar para salvar a un hombre que se estaba ahogando; o que estoy golpeando con el martillo de Thor o la maza de Hércules una bola de hierro negro hasta que la voy convirtiendo en fuego vivo y luego en estrella que arrojo hasta el cielo. Y luego, hala, a cincelar otra estrella. Pero mi fantasía más elaborada y la que más me motiva a seguir pedaleando consiste en que mi bici arrastra un carro con niños que, por causas que se me escapan, se han quedado sin ángel. Un artefacto mecánico y espantoso tripulado por demonios nos persigue para apoderarse de ellos. Yo soy el ángel humano de esos niños y de mí depende su salvación. Y entonces me pongo a correr colina arriba, colina abajo, hasta que llego al castillo que me tiende un puente para que pueda pasar por el foso de cocodrilos. Si corro y llego a tiempo, los diablos caerán al foso de los cocodrilos y yo entregaré los niños sanos y salvos a las princesas de ojos grandes que habitan el castillo.

Y después de tanta épica, salgo de allí renovado y agradecido al mundo y con la ilusión de que soy un caballero entrenándome para altas misiones y, sobre todo, con toda la primavera y los jacarandás de Sevilla corriéndome al galope por las venas.

Si os animáis, os incluyo en mis fantasías gimnásticas.

Un abrazo a todos.

11 comentarios:

RETABLO dijo...

Eso es poetizar el deporte. Algo muy clásico y olímpico.No podía ser de otra manera en su caso

Mis saludos.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
Algo así debería yo hacer para quitarme los michelines y lorzas que me están saliendo por "curpita" de birras y demás inventos demoníacos (pero qué buenos, coño).
25 neutonios cíclicos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Retablo, de eso se trata, sí. Usted hace lo mismo con nuestra historia. Gracias.

Dyhego, no se atormente usted por las lorzas. Es mejor palmarla con lorzas de buena vida que con abdominales de cartujo posmoderno. 25 neutonios cíclicos.

Alea dijo...

Bonitas fantasías,Jesús. Ser "salvador" de esos niños es lo que te da fuerzas para seguir y eso es bonito.Un abrazo.

lolo dijo...

Ya me empieza a gustar que hagas bicicleta y las jacarandás.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alea, te invito a intentarlo.

Lolo, es un árbol realmente precioso. En Sevilla la floración es prolífica e intensa y hay calles que en un cuadro tendrían colores inverosímiles. Un beso.

Naranjito dijo...

D. Jesús, ¿pesas no haras?, ¿verdad? No me quiero imaginar la motivación que tendrías.
Un saludo sin jacarandas que no veas como dejan las aceras.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Naranjito, el médico me dijo que hiciera sobre todo ejercicios para piernas, pero ya que estoy, también uso alguna máquina para el tren superior, como dicen los monitores. Pero pesas, lo que se dice pesas, no. Por ahora. Un abrazo, amigo.

Rosna dijo...

Dicen que la actividad física constante promueve el deseo, y con su relato de fantasías dan ganas de ser salvada , bueno pero no tanto músculo , digamos normalito .
Además de quemar calorías, modelar y tonificar (o lo que se pueda, peor es nada :D ), el ejercicio físico facilita la circulación, mejora el ánimo y eleva la autoestima , promueve la flexibilidad, la destreza, la fortaleza corporal , ah y algo fundamental: activa todos los sentidos y dispara la producción de un importante número de fantasías.
Es importante, por sobre todas las cosas, tomar contacto con nuestro cuerpo y la necesidad vital de tener ciertas rutinas de gimn y vida sana.Un cuerpo agradable a la vista y a las caricias, un cuerpo saludable, la buena predisposición y energía siempre son un buen afrodisíaco. Mmmmm wooo ahora descubrí unas de mis fantasías :D
Le dejo saludos felices debajo de los jacarandás .

Jesús Cotta Lobato dijo...

Rosna, releeré este comentario suyo cada vez que no tenga ganas de ir al gimnasio. Está escrito con gracia y belleza. Gracias de corazón.

Rosna dijo...

Nooooooo Sr .Cotta en cualquier revista de salud lo encuentra , lo jugoso de su relato son las fantasías increíbles que despierta .
Mi deporte es mi Bici y el recorrido por el río .
Saludos ciclista , con usted incluido en el paseo , vamosssssssss