miércoles, 8 de enero de 2014

Contienda poética

Noticia proporcionada por nuestro corresponsal en Canora.

El Conde de Liras de San Juan, comendador de la Orden Literaria de Cernuda, y el Marqués de Casidas y Zéjeles, comendador de la Orden Literaria de García Lorca, se han batido en duelo en la Palestra la Redondilla, sita en Eglógica, capital de Canora. Al parecer el marqués de Casida se había negado a retirar públicamente la siguiente afirmación realizada ante una tertulia poética de vates de rosa y espada: «Cernuda iba de inglés, pero solo lo leen en España, mientras que Lorca iba de español y lo leen en todo el mundo».

El combate ha sido cuerpo a cuerpo y, ante la sospecha de que había tongo, el público, compuesto en su mayoría por poetas de una y otra orden, los ha jaleado y les ha arrojado versos sueltos, impares o mal medidos, además de algunas inmundicias, lo que ha provocado una batalla campal que se ha saldado con cien heridos entre cernudianos y lorquianos.

La tragedia no ha sido mayor porque Calíope de Altos Lirios, presidenta de la República de Poetas de Canora, ha intervenido postrándose de hinojos en medio de la trifulca y, mostrando su inmaculado seno y alzando sus brazos al cielo, ha declamado hexámetros del libro segundo de la Eneida, tras lo cual los contendientes han acordado posponer las divergencias y resolverlas en el campo de batalla el próximo día uno de febrero, de lo que los mantendremos informados.

Desde Canora, Germinal Montesinos.

4 comentarios:

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
¡Manténganos usted informados, que estas trifulcas literarias son muy entretenidas! Mucho mejor que los debates de la tele, dónde va a parar.
25 neutonios canorianos.

Anónimo dijo...

Hombre, no es verdad que a Cernuda sólo lo lean en España. Por poner un ejemplo, en el libro de Harold Bloom titulado "Genios-Un mosaico de cien mentes creativas y ejemplares", uno de los tales "genios" es Cernuda (y Lorca otro). Yo los creo dos grandes poetas, y lo mejor del 27. Y tampoco es verdad que "fuera de inglés"; en muchas ocasiones se despachó a gusto contando los defectos, que no eran pocos ni pequeños, que encontraba en el carácter de los ingleses. Para gustar del uno, sea el que sea, no hace ninguna falta excluir al otro, como ellos no se excluyeron entre sí.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, usted será el primero en enterarse. 25 neutonioss

Jesus Cotta Lobato dijo...

Anónimo, tiene usted toda la razón. A veces me ocurre que se me ocurre una frase que me parece ingeniosa y no me resisto a callármela, sin pensar en que es más ingeniosa que cierta. Gracias por la visita y el consejo.