jueves, 12 de febrero de 2015

Rosas de plomo

Descabezar hidras ideológicas es la mejor manera de salvar póstumamente de la muerte a Federico García Lorca y a José Antonio Primo de Rivera (es decir, a nosotros todos) y, sobre todo, de esa segunda muerte que, manipulando sus figuras, les está infligiendo la actual ortodoxia ideológica. Esta, justo lo contrario de lo que hizo el régimen franquista, ha beatificado a Federico para hacerlo suyo y ha lanzado un tabú sobre José Antonio para negar su condición de víctima, y es la responsable de que la simple y natural amistad del Poeta cause escándalo o incluso sea negada u ocultada hasta el final por quienes, como Luis Rosales, lo quisieron bien.

Para percibir, pues, las afinidades entre los dos, muchas y asombrosas, hay que arremeter antes contra las ideologías que los mataron y que hoy, con otros nombres y ropas, nos los presentan, por intereses espurios, como antagónicos, cuando en realidad las antagónicas son ellas.

Por eso, Rosas de plomo, además de demostrar la existencia de esa amistad, lo que no deja de ser algo anecdótico, pretende también descabezar al dragón ideológico que nos impide contemplarla como algo natural y bueno para poder descubrir así sin miedos ni prejuicios qué afinidades y diferencias de contenido y forma explicaban el interés que, de lejos al principio y de cerca después, mostró el uno por el otro, a pesar de las ideologías que, primero, dificultaron todo lo posible un encuentro entre ambos, luego los mataron y, por último, los convirtieron en antitéticos.

16 comentarios:

Daniel Cotta dijo...

Espero que todo el estiércol que ha echado sobre ellos la Historia empiece ya a echar sus rosas, como merece la memoria de dos españoles como la copa de un pino.

Dyhego dijo...

Lo leeremos, don Epifanio.
25 neutones rosáceos (que plúmbeos y plomizos queda muy feo...)

Antónimo dijo...

Jesús,de verdad que me encanta la idea de imaginar a Federico y Jose Antonio Primo de Rivera tomando café en una mesa camilla.¡Qué impresión! Es como si encuentras a tu pareja en actitud cariñosa con tu enemigo. Las cosas cambian de repente. Un abrazo

Jesus Cotta Lobato dijo...

Daniel, utilizaré esa expresión tuya, que me gusta, la de la copa de un pino.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Dyhego, reciba usted mis neutonios más explosivos.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Antónimo,¡qué buen imagen la tuya! De repente, el enemigo ya no lo es tanto. Yo siempre he sido un admirador de Federico y ha sido a través de él como he conocido a José Antonio, y me pasó como a ti.

Varenka dijo...

Que ganas de leerlo!
Hace un par de semanas que llevo "Menos la luna y yo" en el bolso para-cuando-tenga-un-rato. Cada vez me gusta más, si esto es posible. He tenido que ir regalando varios.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Varenka, Menos la luna y yo es mi debilidad. Que usted la lleve en el bolso es el mejor regalo que me pueden hacer. Lo digo con el corazón en la mano. Desde aquí, mi pleitesía.

LFU dijo...

Gracias por escribirlo. Ya lo tenemos mi padre y yo. Y me está gustando montañas. Enhorabuena

xafergarbas dijo...

Empecé ayer a leer su libro, del que llevo ya un buen tramo devorado, y está resultando una lectura muy intensa a varios niveles.
Sólo decirle que me siento muy cercano a usted y que sería un placer tener la oportunidad algún día de conocerle en persona.
Sin más, que Deus lle teña no seu colo.

Jesus Cotta Lobato dijo...

LFU, transmita usted a su padre mis respetos y a usted mi más cálido abrazo. Espero que por esas montañas nos encontremos.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Xafergarbas, España no es tan grande y facilitará nuestro encuentro. Yo lo reconoceré a usted por su simpatía y usted a mí por mi calva. Que siga Dios contigo.

Hilario Jimenez dijo...

Estimado Jesús: tengo mucho interés en leer su libro, que ya tengo aquí conmigo. No he empezado aún y mi decepción ha sido grande cuando he repasado el cuadernillo de fotografías y me he encontrado con anotaciones erróneas y con imágenes falsas y manipuladas.
Le invito (si no le importa) a que lea la entrada de mi blog donde lo redacto con detalle:

http://hilariojg.blogspot.com.es/2015/02/fotos-mentirosas.html?m=0

Gracias y un saludo. Profesor Hilario Jiménez (Universidad de Extremadura)

Jesus Cotta Lobato dijo...

Estimado Hilario, la dichosa foto ha sido un error que será felizmente subsanado en la segunda edición. Le pido mis disculpas y confío en que el contenido del libro sea de su agrado.

José Ignacio Moreno Gómez dijo...

Estimado amigo. Estoy leyendo su libro y, por si le interesa, le transcribo lo que se decía en la revista Haz de FE de las JONS en Noviembre de 1935. Es fácil conseguir copia del original. El título del artículo era Misiones Pedagógicas. Entre otras cosas se dice:
:“ Han llegado unos camiones. Han saltado a tierra muchachos y muchachas. Sus trajes son símbolo de trabajo. Sus ojos tienen la luz de la ciudad, esa luz de que carecen los de los campesinos, que pasan sus años mozos y viejos pegados a su pedazo de tierra”
“Mañana a otro pueblo, a un nuevo lugar: las mismas caras, los mismos tipos; un rincón de España más que recibe una, dos, tres horas de alegría.
¿ Merece o no la pena?
Nuestras cerriles derechas dicen que no.
Nosotros decimos claramente que sí.” (HAZ nº10. Noviembre de 1935)

LFU dijo...

En la página 100 hay varias referencias a Antonio Lucena, al que por error se cita como Antonio Lucero. Se lo digo para que lo corrijan en ulteriores ediciones, que espero sean muchas. Abrazos