sábado, 5 de diciembre de 2015

El poema de la semana

Ahora que vienen los fríos, nos llega también esta golondrina. ¿Qué tendrán los pájaros que tanto han inspirado a los poetas? Lo que no sé si en este poema lo que llega al poeta es una golondrina u otra cosa tan bonita como ella.

Feliz Puente de la Inmaculada.

Súbita golondrina
Llegó una esperanza,
como una golondrina adelantada,
antes de cesar el hielo,
y era un prodigio.
Mas sólo voló un instante,
cual un relámpago en la nieve,
y cayó muerta. ¿Cómo entierro
yo, ahora, una esperanza,
tan pequeña y con corbata roja?

(José Jiménez Lozano)

2 comentarios:

Dyhego dijo...

Este tiempo es engañoso para las golondrinas. Deben huir a sitios más cálidos. Así las recibiremos con más alegría en verano.
Saludos voladores, don Epifanio.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Me ha recordado usted el cuento de El príncipe feliz, que habla con una golondrina que se muere de frío.
Neutonios alados