miércoles, 12 de noviembre de 2008

Más instrucción y menos cultura

Desde que tengo memoria he oído decir que en España se lee poco, pero no creo que sea ése el problema. El problema no es la falta de lectura, sino la falta de instrucción. Que la gente no lea novelas o ensayos o no vaya a la ópera y al teatro sólo afecta a novelistas, ensayistas, tenores y actores. Pero la falta de instrucción es la destrucción del país.
Para llegar a la cultura hay que pasar primero por la instrucción, pero a la cultura sólo se acercan algunos de los instruidos. Los instruidos, después del trabajo, prefieren el fútbol, la cacería o el porno. El instruido culto, después de un poco de todo eso, además lee un poco.
Todas estas campañas que se hacen para que se lea más son disuasorias. Cuando un bien tiene que promocionarse desde el Estado mal va la cosa, mala prensa tiene. Mejor es prohibir la lectura que exhortarnos a ella. Mejor es invertir dinero en la escuela primaria y secundaria, para que haya pocos alumnos por aula y para crear una educación de calidad y de esfuerzo. De ahí saldrán españoles instruidos, algunos de los cuales se harán cultos. Los demás podrán llegar a ingenieros, aunque no lean una novela ni aunque los linchen.
Es cierto también que entre los cultos abundan las personas bien educadas, pero también hay muchos cultos insoportables y muchos analfabetos exquisitos.

7 comentarios:

Juan Antonio, el.profe dijo...

Aunque peque de redundante, totalmente de acuerdo.

Alberto Ruiz dijo...

Hey!
Jesus me apasiono tu libro Topicario,
y ahora me ecuentro tu Blog,
no se, si eres un humorista fantastiko o un pequeño pedante, pero me gusta bastante leer tus cosillas un saludo! y sige asi, tus alumnos tienen un tesorillo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querido Juan Antonio, quizá sea la experiencia del oficio la que nos hace estar de acuerdo en tantas cosas. Un abrazo
Querido Alberto: te he visto en la foto y tienes cara de malo, de arponero, de cazatópicos. Te seguiré en tus aventuras por tu blog. Siempre me viene bien un soplo de aire fresco. Ex corde, Jesús Cotta

Lopera in the nest dijo...

El trabajo me ha ocupado estos días y no he podido escribir sobre tus comentarios. Lo hago con retraso.
Debo estar un poco obtuso porque la parte del post:

"De ahí saldrán españoles instruidos, algunos de los cuales se harán cultos. Los demás podrán llegar a ingenieros, aunque no lean una novela ni aunque los linchen."

Al menos a mi me induce a pensar que quieres decir que en ninguna circunstancia los ingenieros podrán ser cultos. Ya te digo quizá ande espeso, pero he conocido, seguro que tu también, ingenieros cultos. Incluso he conocido filósofos cultos!.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querido Lopera in the nest: quizá me ha engañado el subconsciente y mis prejuicios, pero si puse el ejemplo de ingeniero y no el de filósofo, no es porque piense que el primero no puede ser culto y el segundo sí, sino porque considero que estudiar ingeniería requiere más esfuerzo e instrucción que estudiar filosofía, que es una carrera mucho más fácil, y se puede hacer perfectamente sin haber leído jamás La cartuja de Parma. Donde dije ingeniero, tú puedes decir pintor o abogado o cualquier otra carrera más o menos humanística. Y en cuanto a los filósofos cultos, coincido contigo: no son palabras sinónimas. Un abrazo

Lopera in the nest dijo...

Queriso Jesús, derivemos la conversación hacia otra dirección.

Leí hace ya un tiempo un libro que me encantó: "Monk, Ray. Ludwig Wittgenstein. El deber de un genio. Barcelona, Anagrama, 2002". Y que me quedé entusiasmado con la figura de Wittgenstein. Estudió ingeniería, matemáticas, etc., y hasta donde mi escasa formación en Filosofía me permite afirmar, deduzco que fue uno de los principales pensadores del siglo XX.

En otro libro que creo que te he mencionado alguna vez: "Xavier Zubiri. La soledad sonora, de Jordi Corominas y Joan Albert Vicens", encontré más información acerca de lo que hablamos. En ella se describe la profunda admiración, e incluso amistad, que mantuvo este filósofo con los "grandes" del desarrollo del Física del sigo XX: Heisenberg, Pauli, Sommerfeld, Einstein, Schrodinger, etc.

Mi conclusión: El Conocimiento no está exclusivamente ni en la Filosofía, ni en la Física, ni en la Ingeniería, quizá ni en las Matemáticas. Está en el Hombre, en la Libertad, en el estudio. Además de esto existen las miradas entre los hombre, la comunicación, el Lenguaje, puede que incluso la Poesía. Por eso lo fundamental no es la instrucción ni la cultura, sino el Conocimiento.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querido lopera in the nest: en eso coincides con Aristóteles, que privilegiaba el conocimiento como lo más adecuado para la naturaleza humana y por tanto para su felicidad.
En realidad, con lo de más instrucción y menos cultura, quiero decir que, más que extender la cultura, hay que extender la instrucción que es lo que al fin y al cabo da trabajo a la gente. Quien quiera cultura, que se la busque. Eso en el ámbito público.
En la vida privada, por supuesto, el conocimiento. Un abrazo