domingo, 30 de noviembre de 2008

Miguel Hernández


Por los poetas siento admiración, asombro, gratitud, simpatía, pero sólo por Miguel Hernández siento todo eso y, además y sobre todo, una camaradería viril, un recio estrechamiento de antebrazos, una hermandad profunda y primitiva. Él escribe con sangre lo que yo, como poeta, como padre, como amante, como sufriente, soy y siento.
Entre tantos poetas falsamente pastoriles, sólo él fue realmente poeta y pastor, como lo fue mi padre, no en un locus amoenus, sino entre peñas y ortigas.
No he encontrado ningún poeta donde haya tanta viril reciedumbre y, a la vez, tanta delicadeza. Es además uno de los pocos poetas contemporáneos, junto con Bécquer y Lorca, que le gustan a todo tipo de gente. Y eso es mérito suyo.
Por otra senda yo, por otra senda
que no conduce al beso aunque es la hora...

4 comentarios:

Juanma dijo...

Bécquer, Lorca y Machado (añadiría). No creo que Miguel Hernández mintiera en ninguno de sus versos (a lo mejor no lo hace ningún poeta, a lo mejor ése es el rasgo distintivo del poeta, no lo sé, pero en el caso de Miguel Hernández lo veo con claridad), sólo se puede escribir las "Nanas de la cebolla" sabiendo qué cosa es pasar hambre.
Un abrazo, querido Jesús.

Juan Antonio, el.profe dijo...

Sin duda, uno de los grandes. Por un tiempo, admiré profundamente sus sonetos de El rayo que no cesa, con aquellos veros tan intensos: "Como el toro, he nacido para el luto / y el dolor..."; ahora me decanto más por su Cancionero y romanceero de ausencias.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ya somos tres. Con vuestros elogios me han dado ganas de releerlo. Un abrazo

espe-laveletavarada dijo...

Querido Jesús: hoy me han traído el ruter, así que ya tengo internet,por eso asta hoy,no he podido entrar en tu blog,¡y que casualidad! los dos,hemos ensalzado al "gran poeta" Miguel Hernandez.Como tu bien dices,sus poemas llegan al corazón de todos,(entendidos o no).Besos..Esperanza.