lunes, 16 de noviembre de 2009

Aforismos XXII

1. En el piano del vecino, Beethoven siempre es un tormento.

2. Es una pena que se pierdan las tradiciones, pero tampoco es para tirarse de los pelos.

3. Los machos, si están sanos, no tienen cura.

4. La vida es demasiado hermosa como para que la disfrutemos siempre los mismos. Que nazcan otros.

5. Puede que el infinito no exista, pero es lo único que me colma.

6. Los hombres sólo se parecen entre sí en que son hombres y eso es mucho y a la vez es poco.

7. No hagas reales tus fantasías. Haz fantástica la realidad.

8. Argumentum nihilogicum (supongo que formulado ya por algún filósofo): Si el universo no existiera, existiría al menos Dios, porque la nada es imposible.

9. Si no queremos trastos, ¿para qué queremos el trastero? Y si lo tenemos para trastos, ¿a qué ese afán por ordenarlo algún día? Y si somos desordenados, ¿por qué acabamos encontrándolo todo? Y si lo encontramos todo, ¿qué andamos siempre buscando?

10. Aquí, que cada uno ponga lo que quiera, si quiere:

28 comentarios:

Capitán dijo...

El uno es verdad absoluta, el cuatro tristemente necesario.

Héctor Meda dijo...

Muy buenos todos.


Por cierto, el primero vale también para el tren no sólo para el vecino, ¡Qué coñazo cuando ponen música que con el ruido ambiental no se puede disfrutar! :-P

Saludos

Ángeles dijo...

Buenos días Jesús, a mi me gusta mucho el 6, nos creemos tan diferentes, nuestras ideas nos separan tanto y luego a la hora de sentir cuanto nos parecemos.
Un saludo

José Miguel Ridao dijo...

El del trastero, un acierto. Y respecto al uno, tú tenías que ver lo que pensaban mis vecinos cuando me dedicaba a ensayar arias de ópera.

Un abrazo.

eres_mi_cruz dijo...

10. El orden femenino es un caos a lo bestia cuidadosamente pulcro. Nada se encuentra, nada mancha...

El orden masculino es natural y entrópico, un caos a lo bestia sistemática y cronológicamente estructurado. Todo se encuentra, todo mancha...

el 3 es fantástico...

Rocío Márquez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rocío Márquez dijo...

Aquí tienes algo que me contaron hace tiempo:
10. Si los gatos siempre caen de pie y la tostada siempre cae del lado donde tiene mermelada, ¿qué ocurre si atamos una tostada a la espalda de un gato?
No es exactamente un aforismo pero te dejo pensando, un abrazo Jesús.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Con el 2 se me ocurre una maldad, pero es lunes y temprano, valga la redundancia. EL 3 se lo cedo a Octavio. El 9 lo memorizaré para recitárselo a mi señora cuando se empeñe en que arregle el trastero.
Y añado mi aforismo particular: Si no existiese Ikea, ni los armarios desmontados, ni los trasteros, los cuñados serían aún más prescindibles.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Capitán, el uno lo he sufrido en mis carnes.

Héctor, en el tren y en el autobús también es un tormento.

Ángeles, sí, todos deseamos y sentimos lo mismo, pero cada uno con su toque.

José Miguel, lo de ordenar el trastero es siempre una de esas tareas que pesan sobre mi conciencia y lo he escrito a ver si así deja de pesar. Feliicades por tu año bitacorero. Habría que darte el premio a la simpatía.

Eresmicruz, estos dos aforismos retratan muy bien algo que yo siempe he sospechado pero que no sabía cómo expresar. Me encanta ese concepto de mancha. Es tan expresivo...

Rocío, creo que la tostada no se caerá al suelo, pero la mermelada se caerá de la tostada al lomo del gato. Pero no estoy seguro. Lo seguiré pensando.

Juan Antonio, la maldad me figuro cuál es. En cuanto a los cuñados, debo decir que con o sin Ikea yo ya soy totalmente prescindible como cuñado, porque no sé ni cómo utilizar el destornillador.

Un abrazo a todos.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

De eso se trata Jesús: los manazas somos prescindibles como cuñados, y por eso, cada vez que hay que dedicarse al bricolaje casero, alguien sugiere que llamemos al otro, al cuñado que ejerce como tal, y que pone dos tornillos y arrampla con la nevera, de paso.
Nuevo abrazo.

lolo dijo...

10. Lo único que no puede estar en el trastero son las ganas de ordenarlo algún día.

Jesús Cotta Lobato dijo...

JUan Antonio, a mí me encantaría tener esos cuñados aunque arramblen con la nevera. Soy tan manazas, que pago cualquier cosa con tal de que me monten una estantería.

Lolo, lo bueno de tu aforismo es que se puede interpretar de dos maneras: o bien significa que no debemos tener jamás el objetivo de ordenarlo o bien significa que no nos podemos quedar con la sensación de que está desordenado y por tanto lo mejor es ordenarlo ya.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Está claro, Jesús, ahora que nadie nos oye, que no conoces a mi cuñado...
Un abrazo.

Miradme al menos dijo...

Lo has puesto difícil esta vez. El 3, el 5, el 6, el 7 y el 8. Hasta la media verónica del 10 me ha gustado.
Un abrazo

Juanma dijo...

10. Los trasteros deberían ser llamados cuñaderos...y encerrar allí a todos los cuñados.

Por lo demás, déjeme usted que me quede con el aforismo 7, por favor. Voy a ver qué tal me sale ponerlo en práctica.

Un fuerte abrazo.

elpiyayo dijo...

A mi me atrae el 10, asi que yo pondria:
Los curas machos si son sanos tendrán que hacer que nazcan los niños, porque por lo que veo ...........ni que los niños nacieran como las setas.

José Miguel Ridao dijo...

Muchas gracias, Jesús. Y no sigáis hablando de cuñados que yo tenía uno que es el tío más cabrón del mundo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Juan Antonio, se ve que yo he tenido más suerte con los cuñados.

Juanma, ya me dirás si lo has conseguido, porque yo no. Un abrazo.

Miradmealmenos, te gustan precisamente los que me gustan más a mí.

Piyayo, pues esa alegría que se llevarán los curas.

José Miguel, ponte de acuerdo con Juan Antonio y podéis formar el club de los sufridores de cuñados. Menos mal que te has librado de él.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Me quedo con el piano del vecino. ¿Y seguro que no es vecina?

Jesús Cotta Lobato dijo...

Javier, en cualquier caso Beethoven sigue siendo un tormento, a no ser que la vecina te guste más que Beethoven.

Olga dijo...

Yo me quedo con el cuarto y el quinto.
Buen día, Jesús.

Lopera in the nest dijo...

Jesús, ¿cual es la diferencia entre el 6 y el 8?. A mi me da pánico la palabra "entropía", ¿que significa?.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Gracias, Olga. El cuarto es el que más me gusta a mí de todos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lopera, el seis se refiere al hombre y el ocho a Dios. Pero la verdad no tengo yo muy claro que la nada sea imposible. En realidad la fuerza del argumento se derrumba si la nada absoluta (y la máxima entropía no es la nada absoluta, por lo que yo sé)es posible. Respecto a la entropía, pco sé, aparte de lo que mi hermano el químico me ha explicado. ¿Una especie de tendencia al caos? Un abrazo.

Lopera in the nest dijo...

Perdona Jesús, me he equivocado. Pretendía hacer iguales el 5 y el 8. El cero y el infinito. Son exactamente el mismo concepto. Podrías haber dicho: Puede que la nada no exista, pero es lo único que NO me colma.
Respecto a la Entropía es un maldito concepto que se suele escurrir entre las neuronas. Ahí va un ejemplo para acercarse a su entendimiento. Imagina la presión y el volumen, aumenta la presión de un sistema y consecuentemente disminuye el volumen, y si disminuyes la presión aumentaría el volumen. ¿Sabes que un globo explotaría fuera de la atmósfera terrestre?.
Ahora imagina que la temperatura juega el papel de la presión, entonces la entropía jugaría el papel del volumen. ¿Explotaría entropicamente el globo en ausencia de temperatura?.
Nos vemos, un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lopera, tu aforismo de la nada es magnífico. Y tu explicación de la entropía muy pedagógica. No sé responder a la pregunta que me haces, pero supongo que, sin temperatura, ese universo explotado sería algo muy parecido a la nada, donde nada nuevo puede ocurrir. Un abrazo.

Máster en Nubes dijo...

1. Desde luego, salvo que seas Karajan, aunque quizás ni con esas.
2. Me encanta... crear tradiciones nuevas ¿es un oximorón? costumbres con la idea de que lleguen a ser tradiciones familiares, por ejemplo.
3. afortunadamente, acuérdate de lo de la afición, mi abuelo lo decía: no se puede matar la afición.
4. eso que nazcan (Mirna y David son dos padres que nunca se enfadan, ¿estás seguro de que son humanos?)
5. en este momento me colma un bocata de hamón con tomate.
6. no hay algo más falso eso de que todos los hombres sois iguales.
7. me encanta ést.
8. me pierdo Jesús con esto. Necesito comer un poco más antes.
9. ejem, ¿eres desordenado tú también? admiro a los ordenados... porque lo cierto es que perdemos mucho tiempo buscando cosas... o en general algo, lo que sea.
10. insisto: necesito más calorías para pensar o escribir algo coherente.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Máster, esto de crear tradiciones nuevas es encantador, una buena manera de aunar la tradición y la renovación. El jamón con tomate se acerca mucho al infinito. Los desordenados lo metemos todo en el trastero y sólo la muerte lo acaba ordenando. El de las fantasías no lo he conseguido llevar a la práctica.