jueves, 5 de noviembre de 2009

Gracias por la sonrisa

A mí me gusta la gente con una chispa de simpatía en la mirada, de esas que, antes de que yo les guiñe un ojo, te sonríen y te ofrecen así lo mejor que tienen en la cara.

Esa gente me da ganas de vivir. Su actitud ante la vida no es un ceño fruncido ni un rictus grave, sino una sonrisa, una simpatía hacia el género humano, un instintivo amor al prójimo.

A todos vosotros, los alumnos que me sonríen al verme, el quiosquero sordo de mi barrio, las enfermeras y médicos que me atendieron en el hospital, los abueletes y las abuelitas que me paran en la calle para decirme que tengo unas niñas muy guapas, los padres del cole de mis hijas que me saludan, la limpiadora de mi portal, el carnicero y el frutero y el droguero falangista del mercado y el de ultramarinos que es comunista, los profes que me buscan en la sala de profesores por el gusto de charlar conmigo, los visitantes de este blog cuyos comentarios me alegran la jornada y que soportan las impropiedades que digo a veces y en las que prometo no incurrir más; a todos vosotros, en fin, gracias. No os imagináis lo llevadera que me resulta con vosotros la vida.

Pero quiero agradecer especialmente el vídeo que me ha regalado Rosna san, siempre incondicional. Ella no espera que yo la visite con la misma asiduidad que ella me regala, me pone brazadas de flores en los brazos, me envía cometas de buena suerte y fórmulas elegantes de buenos augurios. Felicidades, Rosna, por tu sobrino. Desde aquí le envío un beso en la frente.

20 comentarios:

Capitán dijo...

Las sonrisas generan sonrisas, no te conozco en persona, pero ¿te has mirado al espejo? quizá lleves esa misma sonrisa como equipaje.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Sonrisas las que tú nos regalas a diario, en tu blog y en persona, Jesús. Un abrazo agradecido.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues vamos a sonreir.

Paloma dijo...

Me parece que sólo cabe una sonrisa ;-). ¡¡Feliz día!!

Benjamín Gomollón dijo...

Pues qué me queda, Jesús, sino enviarte
un abrazo trenzado de sonrisas,
una marea dulce de deseos...
Que Afrodita dibuje por tu rostro
esa sombra feliz de los Divinos,
ese trazo de rosas y de perlas
blandamente nevadas en los sueños

Jesús Cotta Lobato dijo...

Capitán, no siempre sonrío, pero la gente sí que me sonríe y eso es lo que agradezco. En esa foto salgo riéndome porque no sabía que me estaban fotografiando. Si llego a saberlo, tendría una sonrida muy forzada. Un abrazo y seguro que nos conoceremos algún día.

Juan Antonio, lo mismo digo del tuyo, otro blog alegre.

Javier, hala, a ejercitar el rictus. A ver todos, uno, dos, uno, dos. Un abrazo.

Paloma, gracias, otra que me sonríe.

Benajamín, te vamos a nombrar bardo oficial de la Corte. Gracias por ese abrazo trenzado de sonrisas. Me lo ceñiré cada vez que me ponga triste. Y para ti, hala, una corona de laurel, por poeta.

lolo dijo...

..."si por cada sonrisa con que hemos animado la vida de cualquier persona recuperáramos un día de vida"

Te dije que la imprimiría ¿No será una sorpresa?

Rocío dijo...

:-)

Antónimo dijo...

Si tanta gente te regala sonrisas será porque tú te lo curras

JESUS FIDELIS dijo...

Hoy has puesto una sonrisa en tu blog (de nuevo), así que otra para tí y los que te leen. :-)

Rosna dijo...

Cotta san ,gracias por su Bondad . Su sonrisa nos ilumina el día y no deje de incendiar nuestras almas ,Onegai shimasu .....
Para tod@s mi mejor sonrisa dede la isla .
Rosna

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, ¡sí que lo has imprimido! Ojalá tengamos diez años más de vida, como mínimo!

Rocío, hala, yo también.

Antónimo, tú también te lo curras. Espero verte pronto.

Jesús, nos va a entrar agujetas a todos de tanto reír. Un abrazo.

Rosna, gracias a ti por tu regalo.

Juanma dijo...

Tu risa, por ejemplo, es felizmente contagiosa. Me ha gustado esta entrada: sonreir, sí, es muy importante y necesario.

Un fuerte abrazo.

Julio dijo...

La vida es una sonrisa, y la sonrisa, una vida.
Un abrazo con sonrisa, Jesús.

elpiyayo dijo...

Me alegro que te haya hecho ese homenaje Rosna, además hecho con cariño y delicadeza.
Aparece Málaga, Cártama, España y porque no, donde paces.
Yo se que todos los que mencionas te sonrien y yo tambien, pero yo creo que soy el único que se como sacarte facilmente de tus casillas jaja.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Juanma, tú eres de los que sonríes con facilidad. Gracias.

Julio, al menos, si la vida no es una sonrisa, habrá que sonreír para que lo sea.

Piyayo, Rosna es toda una dama. Es cierto que sabes cómo sacarme de mis casillas. Lo que no sabes es que yo también puedo sacarte de las tuyas si me diera la gana, pero no me gusta joder innecesariamente a la gente.

Alejandro Muñoz dijo...

Es preciosa tu entrada, además de bella y merecida la dedicatoria a nuestra común amiga.

Un abrazo. Me ha encantado leerla antes de acabar el día.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alejandro, entonces doy la entrada por buena. Un abrazo, amigo.

Gerardo dijo...

Gracias por tantas veces como sonries el primero porque estoy de acuerdo contigo, primera sonrisa acaricia al recien llegado, invita a la concordia, es un agradecimiento gratuito por el encuentro, por la luz, un reconocimiento sincero de persona a persona. En fin toda una suerte quien se encuentra con este regalo, un regalo que debemos aprender para también regalar.
Gracias por esta manera tan tuya de sonreirnos cada mañana.
Gerardo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Gerardo, ¡pero si tú eres más sonriente que yo! Un abrazo.