viernes, 20 de noviembre de 2009

Los virus son unos caballeros

Yo pasé el sarampión (el colorín lo llamábamos en mi pueblo) con tres o cuatro años. Y a la vez (a la misma vez, como dicen ahora) mi hermano Alfonso pasó las paperas. Y aunque compartíamos cama, ni yo le pegué a él el sarampión ni él a mí las paperas. Nuestros respectivos virus firmaron un pacto de no agresión.

Ni él ha pasado todavía el sarampión ni yo todavía las paperas.

Ignoro si ambas enfermedades están provocadas o no por virus y si es posible que, cuando un cuerpo está ocupado por una enfermedad vírica, los virus prefieran colonizar uno que esté libre. Pero así fue.

Ojalá un médico me diga que, en efecto, eso ocurre. Si eso es así, ¡qué bien hechas están las cosas, dentro de lo malas que a veces pueden llegar a ser!

El viernes 27 de noviembre, a las 19:30, presenta Jabo H. Pizarroso mi libro Ulises y las sirenas. El dilema de la infidelidad. Estáis invitados a venir, en la Casa del Libro.

14 comentarios:

Juanma dijo...

Fíjate que yo creo que no he pasado ninguna de las dos: ni sarampión ni paperas. Al menos dice mi madre que no lo recuerda. Y una madre siempre recuerda esas cosas, ¿no?

Si es que uno es un tío fuerte...

Un fuerte abrazo, querido Jesús.

Lopera in the nest dijo...

Jesús, ¿porqué no le echas un vistazo a lo que dice de virus la wikipedia y quizás encuentres respuetas a algunas de las preguntas que fomrulas en tu post?.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Suerte en la presentación. Desde Zaragoza te enviaremos un cálido abrazo.

Y sobre los virus..., mejor preguntarle a Ridao.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Juanma, eso sí que es fortaleza. Afortunado tú.

Lopera, es lo que tenía que haber hecho desde el principio, pero tenía miedo de que las enciclopedias me estropearan el optimismo de la entrada. Voy para allá.

Gracias, Javier. Eso haré.

Olga B. dijo...

Yo pasé las dos, y ninguna me afectó gran cosa, es curioso. Me las pegaron mis hermanos, que lo cogían todo, y yo pasaba una versión light, fíjate. Me vacunaban nada más.
Por cierto, no estéis tan ufanos, Juanma y Jesús, de no haber pasado las paperas de pequeños; eso significa que no estáis protegidos contra el virus, y en los hombres son peligrosísimas, afectan a cuestiones importantes (no es por fastidiar la alegre entrada:-))))
Bueno, Jesús, si no tuviese que estar en mi propia presentación el mismo día, me iba a la tuya.
Muchísima suerte y disfruta. Un beso.

lolo dijo...

En mi casa, en cambio, los virus eran muy socializantes. Y se repartían como el pan, para todos o para ninguno.

Me gusta el colorín como nombre del sarampión. A la gripe de este año la llamaré...la colorá.

Gloria dijo...

Yo creo que los virus, si es que lo son, no querían compartir uno con el otro, el territorio invadido. Podría considerarse como una "conducta posesiva", dicho todo con humor.
Un saludo

elpiyayo dijo...

¡Al fin! Mi hermano me da la razón y se que lo haces no por mi comentario, sino por lo de mi entrada en mi blog "Algunos blogeros"
Nunca reconozcas haber metido la pata, haber pecado de polémico, tu "se fiel a ti mismo jaja"
Eres tan buena persona, que si te llega un.....a tu presentación, tu no sabrás que hacer. Fijate bien, todos los escritores que tienen exito en el mundo, sobre todo en España, Pais Vasco y Cataluña, son polémicos y contrarios a la decencia.
Tiene más exito un soez como Sabina( que me encanta), un Estopa,un Umbral, un Cela, un Oleguér, que una voz como Diana Navarro, Pasión Vega.
Ya te lo dije, quien escriba como anónimo, es una persona muy decente y humilde o un ......cabe cualquier palabra.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Olga, qué envidia me dais, allí en Zaragoza y con tu poesía. Nos desearemos suerte mutuamente. En cuanto al peligro paperil, lo sabía, pero espero que no me llegue a estas edades. Y qué suerte la tuya de tener tan leves las enfermedades. Un beso.

Lolo, la colorá es un buen nombre. Suena un poco más temible que el colorín.

Gloria, tenían una solidaridad de conquistadores.

Piyayo, claro, no voy a estar siempre llevándote la contraria. Y, en fin, no sé si pensarme eso de ser soez para tener éxito. Pero no me sale.

Alejandro dijo...

¿Siguen existiendo las paperas?

Rosna dijo...

Creo que los virus son misericordiosos ...a mi me ha dao paperas de un solo lao ... eso quiere decir que se puede repetir pero del otro lao :-)
También sarampión quede como tomate y para completar la serie de estas benditas enfermedades de la infancia : varicela .... me llene de granitos y cascaritas hastaaaaaaaa la oreja ... tener varios hermanos es bueno traen todos esos virus del cole y asi nos enfermamos en cadena ... santa son nuestras madres para soportar nuestras nanas .
Un saludo sapotero , jajaja no tengo virus pero casi me quiebro la pierna izquierda jajaja ... en fin a mal tiempo buena disposición ... a seguir pa lante
Omedetooooooooo Cotta san en la presentación de su libro !!!!

Feliz fin de semana

Rosna

Jesús Cotta Lobato dijo...

La verdad, Alejandro, es que hace mucho que no oigo hablar de nadie que las tenga. Ojalá se hayan extinguido.

Rosna, yo he pasado por todas esas enfermedades menos las paperas.

Ruben M. M. dijo...

Jesús, de virus no entiendo mucho, aunque como nos pasa a todos, tengo experiencia de ellos. Me pasa algo así, como le pasaba a Kant con las temas de la metafísica... se puede tener experiencia de ellos, pero no se pueden conocer.
En cualquier caso, intentaré acudir el viernes a la Casa del Libro, y si voy, me comprometo a ofrecerte un ejemplar de mi libro "Tratamiento ontológico del silencio en Heidegger".

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Rubén, será un placer conocerte y leerte. Un abrazo.