miércoles, 11 de noviembre de 2009

Los niños

Hay niños que son de tan buena índole, que ni educados por un tándem de Sade y Jack el Destripador se malean. Es como si Adán y Eva los hubieran engendrado antes de probar la manzana.

Nacen con tal capacidad de empatía, con un corazón tan compasivo y sensible, con tal asombro optimista ante las maravillas del mundo, con tal facilidad para la sonrisa y el afecto, que por instinto y sin esfuerzo van sustituyendo los malos hábitos que les inculcaron por otros mejores, que son los suyos.

Algunos tardan en florecer, pero, como muy tarde, el amor de la juventud les descubre las joyas que esconden dentro.

Si de pronto toda la sociedad se volviera loca y nos educasen en el odio y en la zancadilla, siempre habrá corazones de poeta, místicos, alas de ángel entre nosotros y se rebelarían y organizarían una revolución.


Por cierto, en Estado Crítico han colgado una elogiosa reseña de mis pájaros. Y estoy la mar de contento. Aquí.

30 comentarios:

Máster en Nubes dijo...

He soñado que tu entrada era otra, demasiado madrugar se paga... pero ésta me gusta mucho porque es tan cierta, casi más: hay niños, personas, con algo dentro que acaba por salir fuera pese al ambiente y la (mala) educación. Aunque se empeñen, hay individuos que no se llegan a malear, vuelven a ser lo que eran. Un abrazo soleado

Jesús Cotta Lobato dijo...

Máster, los madrugadores se enteran de muchas más cosas que los que no madrugan tanto. Yo he conocido algunos de esos niños y de esas personas que nacieron para no envidiar, sino para celebrar. Un beso.

Olga B. dijo...

Es que el bien existe, y es difícil de estropear. Existe, sí.
Menos mal.

(Y enhorabuena por la reseña, Jesús;-)
Abrazos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Olga, ese tu "Menos mal" es un magnífico juego de palabras con dos sentidos: a más bien, menos mal. Un beso.

Capitán dijo...

No todos somos buenos, no todos somos malos, sin duda alguna.

lolo dijo...

Hoy me dedicaré a contemplarlos.

Ladrón_De_Versos dijo...

Excelente. Me ha encantado. Como casi siempre. Un saludo poético jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Capitán, menos mal, ni absolutamente bestias ni absolutamente ángeles.

Lolo, qué bien. Eso significa que los tienes cerca.

Gracias, Ladrón.

Montse Viver dijo...

Me alegra ver que el crítico Rafael Roblas, hace una valoración tan positiva de tu libro de poemas " A merced de los pájaros".
Muy interesante la observación sobre la "amalgama rítmica", que da variedad al conjunto.
Tengo curiosidad por ver cómo haces para dejar en suspenso la conclusión de algunos poemas, y inducir al lector a encontrar la "piedra filosofal" que ha de buscar como consecuencia de la lectura atenta de los mismos.
Una sorpresa para mí que te conocia sólo por algunas "boutades" y otras libertades que te permites a menudo en el blog.
Otro dia ya comentaré la entrada sobre "Los niños".

Una cordial enhorabuena.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Enhorabuena por la reseña y gracias porque, al habñar de niños y bondades, me has inspirado mi entrada de mañana. Bendita inocencia.
Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Montse, gracias y espero que te guste mi poesía. Sí, la verdad es que a veces meto la pata hasta el fondo en la bitácora. Intento enmendarme, pero la cabra siempre tira para el monte. Un beso.

Juan Antonio, me alegro de inspirarte. Te leeré mañana con doble interés.

Paloma dijo...

Antes vine a leerte y me enredé leyendo la reseña (no me extraña que estés la mar de contento). ¡Enhorabuena!

Me gusta pensar que siempre habrá almas buenas dispuestas a una revolución.

Besos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Paloma, gracias. ¡Y viva esa revolución!

Julio dijo...

Roussoniano te veo, Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Julio, casi casi. Me salva de ser rousseauniano el saber que eso sólo pasa en algunas personas. A los demás no nos pasa. Un abrazo.

José Ignacio dijo...

Afortunados son aquellos que optaron dedicar su vida a rodearse de niños, porque ellos tendrán la oportunidad de evocar, que no hace tanto, también lo fueron ellos; y sobre todo, porque sabrán encontrar en sí mismos y en el otro: la sencillez, la armonía y la paz; pudiéndosen así sobreponer, a las tan "contaminadas" estructuras personales y sociales de la adultez.

Mi más sincera enhorabuena por lo de tu libro. ¡Te mereces lo mejor!. No te imaginas lo que aprendo con tus reflexiones y la de tus seguidores y amigos. Un fuerte abrazo.

elpiyayo dijo...

Por esos el mundo aún no se ha destruido, asi que prestad atención a esas perlas PROFESORES y a los maleaos, pues endererazlos y sino podeis pues para casita, vaya joyitas.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querido José Ignacio, sé siempre bienvenido. Has dado en el clavo: con los niños uno recupera la ingenuidad y el optimismo vital.

Piyayo, no te metas con los profesores: como tú, hacemos lo que podemos. Tú tampoco eres perfecto en tu trabajo y nadie te ha pedido que te vayas a casita.

Anónimo dijo...

Vaya, con los idiomas, los andaluces no podemos leerla a ella. "Chungo, mu chungo" "señorita de monte escarpado"

elpiyayo dijo...

Pues tenia que haber dejado los estudios dos años antes, ahora seria inculto pero rico, cosa que los buenos poetas nunca han sido. !Coño! que he hecho, que ni soy poeta malo ni bueno y tampoco rico, pero bueno, tengo mis nietecillos, y seis hijos, "por chulito" que vas hacer con elpiyayo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anónimo, no sé a qué te refieres. Espero que no te estés metiendo con nadie.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buena reseña en la poesía y la humanidad de los niños que somos.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Sí, Javier, ha sido una reseña estupenda. Ojalá todo lo que dice fuera cierto.

Alicia María Abatilli dijo...

Los que nacen con corazón de poeta, los incorruptibles, los que no se "malean" como dices están buscando la unidad y comenzar ya mismo esa revolución de la que hablas.
Primera vez que te visito y puedo descubrir.
Me gustó hacerlo.
Alicia

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alicia María, eres la primera que nos trae la buena noticia de esa revolución. Sé bienvenida.

Gloria dijo...

El hecho que existan estos niños y personas de tan buena esencia, nos hace mantener la esperanza en días más luminosos.
Gracias por recordárnoslo.
Un saludo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Gloria, la esperanza está en todos, no sólo en los niños, pero en los niños hay más, porque tienen más fuerza y pueden darnos más sopresas. Saludos.

Anónimo dijo...

Anónimo no se mete con nadie, solo ha hecho publico un dato, la señorita "Montse "monte escarpado tiene un blog, pero entrar en él es para la humanidad entera que sepa catalán o "catalá". Ella parece docta, es precavida, pero..hay que saber catalán y como yo no soy charnego, soy andaluz y español, pues no puedo leerla y si fuese charnego, creo que tampoco la leeria.
Montilla si es charnego.
Por cierto, charnego es todo inmigrante que va a Cataluña y no sabe catalán, pero para un catalán tiene otro significado.
Pero si no puedo decir estas cosillas, pues me regañas cuando me veas, claro que tendrás que reconocerme antes.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anónimo, pero ¿por qué mezclas la política con esas cuestiones? Para empezar, cada uno escribe en el idioma que domina mejor y que más le gusta. Si ella sabe dos, suerte que tiene. Los demás, que somos unos pringaos, sólo sabemos uno.

Anónimo dijo...

Pues si quieres leer a Montse, aprende catalán "sopringao", eso que pierdes o eso que ganas.
Y ya está bien de ser politicamente correcto, asi nos va.
Ni yo he hablado de politica ni la Montse tampoco, solo he dicho, que he entrado en su blog y está en catalán y yo por leer a una señorita que no se quien es, no voy a aprender catalán.
Pero si sabes un poquito de frances, latin u español, puede que puedas entenderla.
Asi que si hay un "pringao" que quiera adquirir cultura para leer cuatro libritos en catalan, pues me alegro por ellos, asi que aplicate el parche.