lunes, 30 de noviembre de 2009

Oh referéndum

¡Qué envidia me dan los suizos! Allí por lo visto celebran un referéndum por cualquier cosa. Por ejemplo, acaban de votar en referéndum que no se permitan minaretes de mezquitas. Aquí, en cambio, los partidos tienen miedo de preguntarle al pueblo. Desconfían de él y prefieren arrebatarle el poder durante cuatro años y hacer de él lo que les venga en gana. Las Iniciativas Legislativas Populares se las suelen pasar por el arco del Triunfo y, para colmo, en vez de castigar delitos, las leyes empiezan cada vez a regular nuestra vida: si tienes al hijo obeso, en Galicia te lo quitan y aquí ya mismo no podré fumarme un cigarrillo en mi bareto de cada mañana y EMASESA se pone a contar cuántos viven en tu casa para cobrarte más o menos. También van a arremeter con los huevos Kinder y los juguetitos que regalan en los Mac Donalds para los cumpleaños de los niños.

¡Oh cuánta salud y qué poca libertad!

El Telón de Acero no ha caído. Sólo se ha cambiado de sitio.

Pero no me hagáis mucho caso, porque escribo esta entrada mientras frío pimientos del padrón. Aún no los han prohibido.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

deve de ser guay suiza

Ranzzionger dijo...

No me fío yo mucho de un país cuyo gentilicio es el nombre del bollito de leche. Ahora en serio, cuidado con eso de los referenda, que después prohibiremos aquellos que quieran celebrar en algunas zonas de España.

Reyes Uve dijo...

Ten cuidao , no dés ideas.
...
Prohibirlos no sé, pero a los blogs seguro que los rastrean .
Saludos.

Las hojas del roble dijo...

UNos pican y otros non... Un abrazo, Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Sí, anónimo, vámonos para Suiza y así la alegramos un poco.

Ranzzionger, he dicho Suiza, pero me habría dado igual Nepal. Y, bueno, en cuanto a eso de los referenda de algunas zonas de España, prefiero correr el riesgo.

Reyes Uve, sería horrible que también rastrearan uno de los pocos sitios que quedan con libertad. Un abrazo.

Hojas de Roble, otro abrazo para ti. Espero ser de los del non.

Anónimo dijo...

El referéndum no creas que es cosa buena, solo lo hacen los politicos cuando se sugestiona a la población y saben que lo van a ganar, jamás lo hacen cuando el pueblo lo pide.
Ejemplo Franco hizo uno, lo ganó, toma rey para figurar en las monedas.
UCD hizo otro y lo perdió en Andalucia, así que se hizo un poco más de propaganda y se hizo otro, lo ganó.
Felipe Gonzalez Marquez, sevillano él, dijo OTAN no, asi que cuando gobernó, hizo su propaganda, su referéndum y OTAN si.
¿Que ocurriria si el pueblo propusiera un referendún para que gobernase Zapatero durante toda su.....vida? Pues que lo ganaria y nosotros veriamos las cenizas.
Así que a veces es mejor de dejarnos de preguntitas al pueblo, que el pueblo no es sabio, mejor es aplicar la constitución y hacerla realidad, que está llena de polvo y cagadas de cucarachas.

Jose dijo...

Tú dale tiempo al tiempo...

Hace mucho de éste que yo vengo diciéndome..., vamos..., desde que por decreto las calles se convirtieron en el único fumadero posible -de momento-, que pronto nos pondrán hora hasta para ir al servicio... ¿Qué, que no...?

Por otro lado, no creo, humildemente, que el problema sea visitar mucho o no el colegio electoral, sino el hecho de que haya tanto Torrijo, o torrija, siendo políticamente correcto, Rodríguez, o Maritere, suelto, o suelta, por ahí...

¡Hummm, qué ricos los pimientos...! ¡Menos mal que aún podemos encontrar alguna clase de consuelo...! O consuela...

Que aproveche y buenas noches...

Yé dijo...

Es cierto Jesús, cada vez más regulados, más engañados y todo medido y bien medido. El tabaco es cancerígeno pero los coches no (eso no interesa porque se nos hunde el paisito y los paisitos con una riqueza forzada a base de explotaciones). En la escuela ponen en marcha programas de consumo responsable y luego nos dicen los medio que consumir es solidario. Votamos y hacen lo que los lobby dicen que hay que hacer. y también es cierto que hubo un tiempo en que había que callar obligatoriamente bajo peligro de carcel y todo, todo absolutamente estaba regulado por el estado y publicitado. Se publicitaba sometimiento de la hembra al varón y bajo la amenaza de pecado diseñaban como habia que amar al prójimo. No decian lo que podiamos y no podiamos ver o leer, lo que se podía decir y lo que no. Y ahora Berlusconi legisla en función de sus privados intereses personales. Tampoco creo que a golpe de referendum marchen las cosas, al final de manejan los porcentajes de legitimación en función de los votantes y se publicita, que no se informa, muy eficazmente aquello que interesa aunque lo que interesa solo interese a las grandes empresas.
Corderitos al matadero pero... ¿nos atrevemos a pensar? ¿Queremos estar informados realmente o que nos dejen en paz y que nos legislen según conviene a nuestra burbuja intima?.
Sentí mucho no habe podido ir a la presentación de tu libro. Pero vendrán más. Ah, espero que los riquisimos pimientos de padrón les hayan aprovechado y picaran solo los justos y necesarios.
Un abrazo. Yé

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anónimo, me gustaría que al pueblo nos preguntasen más cosas. Pero hay sencillamente cosas que no se pueden preguntar, porque atentan contra la democracia misma o contra los derechos humanos. No se puede celebrar un referéndum para dar el poder eterno a Zapatero por la sencilla razón de que entonces moriría la democracia, que, por esencia, debe dar la oportunidad al contrario de gobernar.

Jose, si hubiera más referéndum, tendrían menos poder todos esos que tú dices. Los pimientos estaban muy ricos. Un abrazo.

Yé, ya me ponéis todos en duda. Quizá el referéndum no sea la panacea. Los pimientos no picaron, menos mal. A ver si nos vemos. Hala, un abrazo.

Alejandro dijo...

Estaría muy bien un referémdum aquí, Jesús. Así podríamos elegir si deseamos gastarnos nuestro dinero en mandar a nuestros brigadistas de vacaciones a congresos en Cuba o en Venezuela... que como sabes es una difícil elección.

Si no es indiscreta la pregunta, ¿te llevas el portátil a la cocina o la hornilla al despacho?

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alejandro, sí, es una difícil elección. En cuanto a tu pregunta, me llevé el portátil a la cocina. Nunca he tenido despacho. Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Yo también me fio poco, la verdad.

Mañana te llamo, deseo hablar con usted.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Aquí estaré.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ay, José Miguel, afróntalo con humor. Si no, uno revienta. Un abrazo, amigo.