martes, 1 de diciembre de 2009

Qué descansada vida

Esta mañana, cuando ha sonado el despertador, he sentido la necesidad urgente de huir con los míos a otro lugar, donde no  haya que bregar con el mundo, sino sólo con los elementos.

Ese lugar podría ser Canora o el campo donde nació mi madre. Lo importante es que allí no haya semáforos, ni prisas, ni cartas del banco, ni horarios. Me levantaría al alba porque me da la gana. No necesitaría matar mis pulmones y mi frustración con cigarrillos, porque el cuidado que requiere de mí la naturaleza me lo impediría. Llevaría niños al hombro y pájaros en la cabeza. Y por san Martín mataría un cerdo para invitar a mis amigos a mi locus amoenus y se volverían a la ciudad cargados de morcillas.

Y por la noche, si es verano, tendríamos tertulia bajo las estrellas y, si es invierno, al amor de la lumbre, leería el Quijote o la Biblia o Las mil y una noches.

Pero, en fin, me voy corriendo, que llego tarde al curro.

Antes de dormir, me asomaría con mis hijas a mirar las estrellas.

19 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Me pasa lo mismo, tengo deseos de salir solo de aquí, de todo esto.

Todo me supera.

No sirvo para esta vida.

Un fuerte abrazo.

Reyes Uve dijo...

Pues hay demasiada gente así como para que no signifique nada .
Será la profecía ??
Ya mismo, tós pal campo , a las comunas .
Se acabaron las hipotecas.
Saludos.

JESUS FIDELIS dijo...

¡Qué bonito!
Si te vas avisa.

Máster en Nubes dijo...

Pues no sé que decirte, porque acabo de volver del campo a la ciudad. Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Y eso que estaba en mitad del campo y sin vecinos y no en un pueblo, ya sabes lo que dicen de los pueblos chicos: infiernos grandes.

Un abrazo.

Rosna dijo...

Y porque no huyeeeeeeee ,quién se lo impide Cotta san ...?
Ufffff estoy esperando pasar estas rachas kármicas (-_-) ya decidí ,me tomo 1 mes sabático , destino : Tailandia -Cambodia y si me animo Nepal ... solo mi mochila y perderme por los templos , descubrir esas Islas ... idem Canora ...con playas secretas , llevó casi medio año planeando los detalles , hoy al leer su entrada y ver los comentarios , no tengo dudas . Me voy ...................y como la canción de Julieta Vanegas .
Buena Jornada y feliz ocaso .
Rosna

Rosna dijo...

Pd ... Diciembre .... juassssssss último mes del año ... 30 días y empezamos otro año ...que despitaa estoyyyyy ...
Felices Fiestassss para tod@s !!!
Rosna

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Me apunto a la matanza de San Martín y propongo una celebración de primavera por san Marcos, con corderos lechales asados y hornazos de Jaén.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

"La del que huye del mundanal ruido y sigue la escondida senda......."
¿hacemos un referéndum los siete hermanos y la matriarca ( voto seguro por no ejercer el matriarcado)sobre irnos a los Manjones?, pero en ese referéndum no pueden votar las esposas ni los hijos, que el Estado(Bibiana Aido) se encargue de ellas, porque sino se va todo al garete.
Te garantizo que no podrás ganarte el pan que comas a diario, te garantizo que no engordarás ni un gramo, serás todo fibra y musculos, que no tendrás tiempo para escribir, ni internet, ni teléfono, ni televisión, solo un poco de agua que habrá que reciclar, eso si, hartarte de chumbos y de higos (como los filósofos griegos y San Juan de la Cruz y Fray Luis de León, al cual envidias).
¿Aceptas? Cuentas ya con dos votos, faltan siete más, espacio hay, no está ni superpoblado ni tan siquiera poblado.
¿por qué tu y yo solos no nos iriamos?
DESATAMEEEE

Jesús Cotta Lobato dijo...

Javier, sin embargo, yo te veo muy apto para esta vida. Tal vez sea eso, que la conoces bien y estás empezando a hartarte.

Reyes Uve, lo malo es que para tener una comuna hay que comprar una tierra y para eso hay que hipotecarse. No veo la salida.

Si me voy, tocayo, te avisará para que me ayudes en la matanza.

Máster, yo no quiero un pueblo chico, sino una casa en el campo, a ser posible sin vecinos. Pero ya me pones en duda.

Rosna, nadie me lo impide. Soy yo el que me lo prohíbo. De mí dependen cosas impoartantes y para irme tendría que arrastrar a mi familia. Pero disfrute usted de ese viaje, ligera de equipaje y cargada de felicidad. Acuérdese de nosotros en esos templos y parta con mi bendición.

Juan ANtonio, todo regado con mucho Baco.

Anónimo, no es por falta de ganas lo de no irme. Pero, si nos vamos tú y yo solos, ¿no acabaremos tarifando? ¿Y qué haremos sin mujeres? ¡Nos acabaríamos comiendo las piedras, por no decir otra cosa! Pero no te creas. Estoy tentado. Debe ser la edad.

José Miguel Ridao dijo...

Afueraparte de lo radical e incómoda que resulta la vida en el campo, dura donde las haya, nos hemos vuelto tontos con tantas obligaciones autoimpuestas que nos impiden disfrutar de una tertulia bajo las estrellas. Volvemos a coincidir en espíritu de entrada, amigo.

Un abrazo.

P.S. Lo de "me voy corriendo, que llego tarde al curro" me ha dado mucho que pensar.

Olga B. dijo...

Todo locus amoenus es efímero. Y puede acabar siendo un infierno. Pero suena tan bien desde este ruido: tertulias bajo las estrellas en verano y calor de lumbre en el invierno; morcillas para San Silvestre y corderos asados por San Martín... y cerezas en junio, naranjas en enero, uvas para septiembre, amor en primavera.
Si vas, voy;-)

lolo dijo...

Las estrellas y los pájaros están por todas partes. Los niños y las estaciones, contigo.
Si huyeras acabarías montando un blog rural y tertulias bajo las higueras, donde se fumaría mucho.

Yo me quedo.
Si se diera el caso ya te diría dónde mandar las morcillas.

Capitán dijo...

Me apunto, ¿o quizá no?, ¿qué haría sin obligaciones, sin prisas, sin nervios, sin ...?

Y si pudiese hacerlo, ¿mantendría el ir al campo el adjetivo placentero?

Al final nunca he sabido responder a una cosa: ¿el mundo interior es capaz de ser por sí mismo o si no se nutre del exterior acaba muriendo de soledad?

Yé dijo...

usted si que tiene buenos deseos; los mejores, ahhh, si no fuera porque la vida en el campo no es tan bucolica como la soñamos y que estamos tan hechos al confort de del sofá y la calefacción central y tocar la pared y que se haga la luz y tomar una cervezita con los amigos. Pero todo es remediable, posiblemente dependa en gran parte de nuestra voluntad.
¡Animo Jesús¡, A ver si es verdad y nos vemos y cae una cervezita y le hago entrega de aquello que le debo sin deberselo sino porque es mi gusto compartirlo con usted.
Un abrazo. Yé

Jesús Cotta Lobato dijo...

José Miguel, a ver si aprendemos a disfrutar de esta vida urbana sin imponernos tantas obligaciones, pero me temo que no nos van a dejar. Un abrazo.

Si me voy, Olga, te vendrás con nosotros. Un beso y ¡desde luego os cundió el día de la presentación!

Lolo, nada que objetar. Lo que dices es bonito y realista. Seguiré entre pájaros y niños, aunque sea en la urbe.

Capitán, esa cuestión tienes que tratarla en el blog. Yo creo que algo en el exterior debe acompañar para que en el interior haya fruto y belleza. A veces bastan tres días en el campo para recordarlos toda la vida y escribir las páginas rurales más hermosas.

Yé, usted sabe del campo más que yo. En enero se presenta en la Casa del Libro mi libro de poemas. Ya le avisaré. COmo muy tarde, la cerveza será para entonces.

ReyVindiko dijo...

Este verano podríamos probar un par de semanas, a ver que tal nos va.
Me llevaré el hacha mataperros, el más sofisticado rifle y mi eterna navaja colgada al cinto.
Y muchas ganas de hablar a la luz de la candela.

Las hojas del roble dijo...

Et in Arcadia ego

elpiyayo dijo...

¿Tarifar tu con elpiyayo? ni se te ocurra, solo obedecer, que de agriCULTURA me siento más sabio que tu, asi que tu a las labores y yo por mis dotes campestres a mandar, todo controlado.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Reyvindiko, probaremos. COn tus armas me sentiré protegido.

Hojas de Roble, et in Arcadia tu mecum et cum mulieribus multis.

Piyayo, la verdad es que yo prefiero mis labores. Tú, como eres el primogénito, tienes el derecho a mandar, pero no demasiado, ¿eh?