martes, 8 de diciembre de 2009

¿Sigue siendo democracia la que prohíbe la libertad de expresión religiosa?

Es increíble que la inminente ley de ¿Libertad? religiosa (de veras que se llama así) me permita poner un cartel de referencias políticas, económicas, ideológicas, deportivas, nacionalistas, antinacionalistas... pero no religiosas. Por lo visto, la libertad de expresión no contempla la libertad de expresión religiosa, que fue precisamente el origen histórico de toda libertad de expresión.


Hay quien me dice que, si permitimos la cruz en lugares públicos, habría que permitir también el dragón de los chinos y la serpiente emplumada. Pues muy bien. Así seríamos todos más tolerantes. Si alguien se ofende, tiene un problema. Si la tolerancia consistiera en prohibir cosas para que nadie se ofenda, ¡adiós a la libertad!

Ahora que muchos ven un crucifijo y echan espumarajos de endemoniado, mientras que babean con las mezquitas; ahora que muchos protestan porque el domingo por la mañana, con sus campanas, el centenario convento del barrio los despierta del botellón con que han dado por saco a todo el mundo; ahora que, en fin, la gente se ríe de los que ayunamos por cuaresma, pero no de los que ayunan contra el cambio climático, me dan ganas de poner en mi departamento de filosofía una reproducción del Cristo de Velázquez o de Goya o del Greco.

Si un censor del gobierno me conminara a retirarlo, yo le diría que se trata tan sólo de una obra de arte. Así que desde aquí animo a todos los amigos de la libertad a colgar en sus lugares de trabajo láminas con madonnas de Leonardo y Rafael, con Inmaculadas de Murillo, con Cristos de Fra Angélico y Dalí.

Tan grandes artistas defenderán la libertad mucho mejor que nosotros.

18 comentarios:

Jose dijo...

Hazlo, Jesús, hazlo... Yo ya procedí a ello hace tiempo...

Es el totalitarismo de la sonrisa perenne..., el pacifismo guerracivilista y comecuras que, ante la falta de propuestas para resolver los problemas reales, ante la vacuidad que caracteriza al "Gobierno de España", renace con fuerza...

Sólo a los necios o a los malvados puede ofender la cruz, el más grande símbolo de paz y concordia de la historia de la humanidad...

Que se cuelguen de las paredes de las aulas Estrellas de David, con perdón de la progresía, Medias Lunas, Budas y lo que se tercie... Así estaremos todos representados, incluídos los ateos, que, aunque no son mayoría, serán los más afortunados, pues la superficie vacía que quede en las mismas será toda suya...

Sí, es todo una arte ese de vender la burra... Tienen buenos maestros...

Que tengas un muy feliz día de la Inmaculada.

Er Tato dijo...

Pues mira, Jesús, yo no tengo ningún símbolo de esos -tampoco de los otros-, en mi despacho ni en mi casa -quizás algún almanaque en la cartera-, pero voy a buscar una lámina de algún Cristo de Velázquez y la voy a colgar. Aunque sólo sea por amor al arte. O por joder.

Un abrazo

P.S.: De todas formas, yo no soy partidario de que en las escuelas públicas ande colgada propaganda de ningún tipo. Aunque de eso a la persecución, hay un trecho.

Paloma dijo...

A la pregunta del título: NO (mayusculeado ex profeso).

Y a tu actitud de colgar obras de arte con motivos religiosos: APLAUSOS (también en mayúsculas para resaltar la intensidad.

Besos Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Jose, los partidarios de la libertad siempre tienen razón. Pero en este país corren otros aires más sucios.

Tato, sería un bello acto por tu parte. Yo, sin embargo, considero que poner en Sevilla, por ejemplo, un retrato de la Macarena no es propaganda, sino un simple reflejo de las creeencias de la mayoría. Propaganda, más bien, sería "Apúntate a esta hermandad". Pero, en fin, puedo comprender que no haya un crucifijo en un aula, pero no puedo entender que el conserje no pueda poner en su cuartito su estampita del Gran Poder. Un abrazo, Tato.

Paloma, tengo que escoger el cuadro. Ya veré.

Dyhego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dyhego dijo...

He suprimido el comentario por voluntad propia y para que así conste etcétera.
Diego Morales.

Las hojas del roble dijo...

Panda de mamones desagradecidos a su semilla cultural y espiritual...

Olga B. dijo...

Es muy triste llegar a esta negación absurda de la realidad.
Tal vez el arte defienda mejor la libertad que nadie, es cierto, pero es absurdo llegar a estos límites.
A mí este país me da mucha tristeza, porque en los insultos contra quien propugna estas sandeces veo a veces también mucha mala baba escondida, de esa que luego dio razones a que mucha gente no quiera ver un crucifijo ni en pintura.
En fin, yo suelo tener una virgen cerca, voy cambiando, me tranquiliza mirarlas. Aun no me ha puesto problemas nadie, pero puede que todo llegue.
Saludos.

JuanMa dijo...

Pues a mí me alegra escuchar las vísperas, los domingos o los días de fiesta el repique alegre de las campanas llamando a Misa. Tengo poco mérito en eso, porque soy cristiano y acudo, pero creo que incluso si fuera ateo, me gustaría oírlas.
Bastantes ruidos y rebuznos suenan a nuestro alrededor como para que no nos permitan esos cinco minutitos de broncínea alabanza a Dios.

Ranzzionger dijo...

Pues no sé si vivo en Marte, pero me he paseado esta tarde por el centro de Sevilla y he visto, un Nacimiento en el arquillo del Ayuntamiento, un par de docenas de colgaduras con el Niño Jesús, unas cuantas cruces por las calles, tres grupos cantando villancicos, alguna procesión, que en todo el mundo va a salir porque ha discurrido por la calle donde se estaba rodando una película con actores famosos... Y no había fuerzas de seguridad retirándolas, ni brigadas sectarias multando por esa expresión religiosa. ¿No estamos confundiendo los términos que distinguen el retirar símbolos religiosos de las aulas de los centros educativos públicos, con el de una iconoclastia a todas luces criticable? En fin, el día que alguien te prhiba expresar tu libertad religiosa, Jesús, yo seré el primero que me manifestaré junto a ti; pero permíteme discrepar de tu entrada.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, tenías que haber colocado tu comentario. Es gracioso e ilustrativo.

Hojas del Roble, tú lo has dicho y yo lo suscribo.

Olga, no creo que lleguemos a ese extremo. Pero a mí también me da mucha lástima este pais.

JuanMa, qué bonito eso de la broncínea alabanza a Dios. Te lo tomo prestado.

Ranzzionger, la ley de ¿libertad? religiosa se refiere a los símbolos religiosos en los lugares públicos. No lo he especificado en mi entrada porque creía que estaba claro. Pero, en fin, yo también discrepo de tu opinión. Fíjate qué ocurrió en un instituto donde yo trabajaba: desde siempre hubo una foto de la patrona del pueblo, cuyo nombre llevan puesto muchas chicas del pueblo. Hubo que retirar la foto porque presidía un lugar público ¡y todo porque había un supermegaofendido! ¿Y qué harán con esas vírgenes que presiden desde hace más de cuarenta años cuarteles de la guardia civil y oficinas de correos antiguas? Retirar cruces y vírgenes de lugares públicos es un ataque a la libre expresión religiosa, disfrazado de tolerancia, pero es intolerancia pura.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡No sé qué hacer!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Javier,, supongo que lo mejor es seguir haciendo lo que uno hace, hasta que se le hinchen a uno las narices. Hasta muy pronto.

LFU dijo...

Chapeau por tu comentario.

No sé a vosotros, pero la verdad es que a mí me está empezando empieza a subir la adrenalina de lo clandestino, que tiene su encanto. Tal vez sea necesario que hayamos llegado a ésto para que valoremos de una vez el verdadero significado y el sentido salvífico de la Cruz. Tal vez nos habíamos acostumbrado a ella como parte del paisaje sin detenernos en su importancia. Sanguis martyrum semen Christianorum. Seguramente la ofensiva laicista no llegue al extremo criminal y destructor al que la llevaron los admirados ancestros de nuestro Presidente, pero en todo caso será bonito defender la Cruz en el siglo XXI.

Ranzzionger dijo...

Una mala interpretación de la Ley no justifica un ataque a ésta en su totalidad. Gilipollas los hay siempre que se la cogen con papel de fumar y se convierten en más papistas (valga el símil) que el Papa. Sectarios que no ven más allá de la palabra escrita los hay, por desgracia, en todas partes, y las leyes deben tener una capacidad interpretativa que evite los excesos.
En fin, si empezamos a hablar de sangre de mártires, me suena a algo tan tenebroso que mejor no sigo escribendo.

LFU dijo...

Por desgracia, Ranzzionger, el gobierno no está en manos tan razonables con las que se desprenden de tus comentarios. ZP tiene claro que el radicalismo le asegura votos de la izquierda más rancia y está dispuesto a explotarlo a costa de lo que sea. Pero además, tiene claros sus objetivos en cuanto al laicismo se refiere, como sucede con el aborto, perdón interrupción voluntaria del embarazo, aunque lo disfrace con eufemismos y aplace la decisión. Vamos a ver el aborto libre reconocido como derecho dentro de muy poco. Y pronto veremos como la Cruz irá desapareciendo de la vida pública, como Agustín de Foxá ha sido prohibido por fascista.

Jesús Cotta Lobato dijo...

LFU, no lo había pensado. Quizá, como soy el espíritu de la contradicción, si la religión estuviese de moda, yo me habría alejado de ella. Pero como no lo está, no me he alejado, sino que me he acercado.

Ranzzionger, coincido contigo en eso de que gilipollas los hay en absolutamante todas partes. En cuanto a eso de los mártires, no recuerdo que nadie los haya nombrado si no es para decir que esa época de sangre no volverá. Así que escribe si te apetece y si no, no. De todos modos, creo que una ley que prohíbe símbolos religiosos en lugares públicos no puede ser muy benévola. Sé de un centro que fue fundado por una persona muy religiosa. Ese centro luego ha pasado a poder del Estado y mantiene aún la talla de san José Obrero que inspiró a su fundador. La nueva ley ordenará retirarlo sencillamente porque es un símbolo religioso y le dará igual que esa talla forme parte del origen y de la historia de un centro y de la persona que lo hizo posible.

Francisco Sierra dijo...

Ole.ole y ole.

Saludos.