miércoles, 2 de diciembre de 2009

Corona de adviento

Ya luce en el centro de la mesa la corona de adviento. Con cada comida encendemos la vela morada. Mis hijas han montado el árbol de navidad y el belén.
Ayer por la mañana, antes de irme al curro, cuando amanecía, apagaron la luz del salón y encendieron las del árbol. El belén quedó iluminado de una calidez en la que aún ando metido, como una figurita más, con una oveja en los brazos.
Hoy no pueden conmigo las disputas de los políticos ni los tipos que escupen en la calle.

15 comentarios:

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
Dicen por ahí que la Navidad es alegría, paz, concordia, felicidad...
Este año creo que no pondremos árbol ni belén porque la gata Lisi tiraría todas las bolas y se cagaría en la arena.
Yo cada año ODIO más la navidad. Deseandico estoy que se pase.
Ayer fui al Mercadona a comprar sobrasada y paté sin gluten y un par de botellas de vino p'al menda, y me sentí HORRORIZADO al escuchar los primeros villancicos...

1 neutonio adornado con guirnaldas.

Ah, y en el Belén de Canora me pido ser o Herodes o el tío Cachirulo, donde usted me mande ir.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Pues sí que eres rápido!

Máster en Nubes dijo...

También he puesto la corona y encendido la primera vela, el Belén y el arbol para más adelante. Es bonito ¿eh?, me gusta...

Jose dijo...

Tus hijas tienen mucha suerte al teneros a ti y a su madre como padres... Bonita estampa de Adviento la que describes, la que personificáis...

¿Los políticos? ¿Quiénes son esos...? :P

Buen día...

mirambella dijo...

Muy bonito. Los hijos nos tienen ganados...aunque a veces hagan enfadar, que haríamos sin ellos. Besos.

i am... dijo...

Aún es pronto para eso... o no?

Gloria dijo...

¡Qué bueno! Ya estás viviendo el espíritu navideño. Yo creo que nunca es temprano para impregnarse de él.
Un abrazo

Juanma dijo...

Qué bonito, Jesús. Voy a hacer una confesión: esta Navidad será la primera en la que pondremos Belén en mi casa. Y me hace mucha ilusión.
Al carajo, con perdón y sin él, los políticos y tipos que escupen por la calle.

Un fuerte abrazo.

Ranzzionger dijo...

Me imagino tu hogar como un sitio muy confortable y cálido. Me gusta ese espíritu de celebración compartida contra adviento y marea.

lolo dijo...

Ya luce, ya luce.
Es así, siempre se adelanta.
Y nosotros nos creemos que tarda.

Tú con una oveja en los brazos...y querías irte al campo, ay Cotta.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, hace usted muy bien comprando vino. Déjese usted de concordias y disfrute. Y si no pone árbol ni belén, no pasa ná. Yo lo que quiero es que esté usted contento. En mi belén usted no será ni Herodes ni el tío Cachirulo, sino un centurión muy bien armao que le está echando el ojo a una zagala.

Javier, las que son rápidas son mis hijas, que siempre se me adelantan.

Máster, a mí eso de comer con una vela encendida me hace comer con más ilusión y agradecimiento.

Jose, no sé si personifico o no. En cuanto a los políticos, no se me ocurre cómo incluirlos en el belén. El único político del belén es Herodes. Un abrazo.

Mirambella, tienes toda la razón. Ahora mismo acabo de regañarles a mis hijas y, sin embargo, me moriría de pena sin ellas.

I am, es pronto para el belén y el árbol, pero no para la corona, porque estamos en adviento.

Juanma, tus hijos te lo agradecerán. El belén y el árbol de la casa de los padres los acompañará hasta el final como un recuerdo feliz.

Ranzzionger, en mi casa también hay gritos y peleas. Eso sí, voy contra viento y marea (el viento y la marea soy muchas veces yo mismo). Un abrazo.

Lolo, ahora que lo dices, teniendo belén, ¿para qué irme al campo?

Jesús Beades dijo...

Con una ramita de muérdago deberías acudir a cierta sesión fotográfica que yo me sé...

Blanca dijo...

Ya llega la navidad, es verdad. Me alegro de que sean unas fechas alegres para tí, Jesús. Yo, por desgracia, hace mucho que no creo en la Navidad.

Por cierto, Blanca ha vuelto, y le manda saludos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Tocayo, me temo que la sesión se ha venido abajo porque a los candidatos les falta valor. A mí no, que me sobra. Espero verte pronto. Me gustó verte en aquella tertulia improvisada en la calle.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Doy la bienvenida a Blanca, que había desaparecido. Seguro que le va a ocurrir algo muy hermoso en Navidad. Un beso.