martes, 23 de junio de 2015

Una tentación diabólica

Una vez me tentó el diablo ofreciéndome cierta cosa que me gusta mucho. Y yo le pregunté:

-¿Puedes hacer también que tenga pelo otra vez en la cabeza?
-Eso no, pero...
-¿Y puedes hacerme unos diez centímetros más alto?
-No, pero...
-Entonces ¿cómo vas a darme lo otro si no eres capaz siquiera de mover un átomo del universo? Anda, vete al infierno.

La verdad es que no me cabe en la cabeza que alguien pueda pactar con un tipo tan incapaz y tan impresentable.

Y aquí Jorge de Arco hace una reseña de Rosas de plomo en Andalucía Información.

Y aquí Carmen R. Santos en El imparcial.

2 comentarios:

Dyhego dijo...

Me alegra la buena marcha de su libro, don Epifanio.
A veces el demonio nos tienta con cosas buenas...
25 neutonios bienintenciona2.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, reciba usted mis más angélicos neutonios.