lunes, 29 de febrero de 2016

Murciélago

Siempre me ha parecido que de un modo u otro favorecen la crueldad tanto las opiniones que igualan en valor un perro y un niño como las que no tienen en cuenta el sufrimiento de los animales. La crueldad con nuestros hermanos pequeños los animales deshumaniza al hombre, que tiene el deber de velar por todo lo que está a su merced, que es casi todo. Me gusta cómo este poeta me ha inspirado este pensamiento.

MURCIÉLAGO
Siendo niño, has visto muchas veces
la pasión y muerte de un murciélago,
clavado en una puerta por sus alas,
y al que por irrisión se ponía un cigarrillo
en la boca; y has oído
su grito y la risa de los crucificadores.
¿Cómo soportarías luego los iconos, los relatos
de la cruz de Cristo. Porque,
¿acaso bajaste de su cruz a algún murciélago?
(De José Jiménez Lozano)

2 comentarios:

Dyhego dijo...

Hay gente muy rara por ahí, don Epifanio.
Gente que empatiza con animales pero no con personas. Y viceversa. Lo ideal sería no herir ni a personas ni a animales.
25 neutonios equitativos.

Jesus Cotta Lobato dijo...

Diego, reciba usted mis más poéticos neutonios.