sábado, 12 de junio de 2010

Amor fluvial

Tú eres el río que me ató con algas
y me pobló de hierba y caracoles.
Me muerdes con cien pájaros raptores
y fluyes, agua fresca, por mi espalda.


Bancos de peces, crestas rojigualdas
preceden tu llegada cada noche.
Y convertido en músculos y soles
me llevas hasta el fondo de tus aguas.


¿De qué potencia brota amor tan largo?
¿Qué roce de tu mano me ha investido
de robles y de crines de centauro?


Tus rápidos me arrastran dirigidos
por un ciclón de ejércitos fluviales,
porque eres caudaloso y a raudales.

33 comentarios:

Blimunda dijo...

Me he quedado con la boca abierta, como tonta, tocada por la ingente empresa de cada una de tus imágenes, precisas, de abundancia...nacidas de un Eros consciente y tan generoso que me vas a permitir que te de las gracias.
Un beso poeta.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Gracias a ti, Blimunda, por decirme que te gusta. Ahora me gusta más también a mí. Un beso.

lolo dijo...

Tú eres el río que me ató con algas
y me pobló de hierba y caracoles.
...
¿De qué potencia brota amor tan largo?
...
Tus rápidos me arrastran dirigidos
por un ciclón de ejércitos fluviales,
porque eres caudaloso y a raudales.

Es una pena trocearlo, pero quería decirte cuánto y por qué me ha gustado. Gracias, Cotta.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, me alegro de que te guste. Con la cantidad de cosas personales mías que cuento en este sitio, resulta que cuando publico un poema es cuando más vergüenza me da. Contigo me alegro de haberla superado y haberlo colgado.

José María JURADO dijo...

Romantic.
Olé.
Guay.
Me gustó.
Son un leitmotiv, amigo.
Ex corde.

Blimunda dijo...

El tema del pudor a la hora de publicar poesía es un gran tema ¿No te parece? No te hacía yo con tales vértigos, pensaba que eso nos estaba reservado sólo a los que vivimos en el "maleficio de lo inédito".
Besos y versos!

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

La fuerza de tus imágenes siempre sorprende, Jesús. Enhorabuena. Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

José María, viniendo de un poeta que admiro, me siento muy feliz con tus palabras. Y es cierto. Otra vez los ríos, pero esta vez es un poema de amor. Un abrazo.

Blimunda, es en la poesía donde creo que se nota la valía de un escritor y de ahí el miedo que tengo a publicarla. Para mí es más sencillo ponerme a hablar de lo que se tercie.

Juan Antonio, eso es lo que buscaba. Imágenes rotundas. Me alegro de que sean esas imágenes las que te hayan gustado. Un abrazo y hasta pronto.

Enrique Baltanás dijo...

Pues yo sinceramente creo que el soneto tiene madera, pero necesita aún mucha, mucha lima.

¿Te resulto ahora más antipático?

Jesús Cotta Lobato dijo...

Enrique, me resultarías más antipático si, para que el poema no mejore, me dices que lo deje como está. Así que, al contrario, gracias. Lo limaré más. Un abrazo.

Enrique Baltanás dijo...

- eso de cien pájaros raptores me suena fatal, imagino dinosaurios... creo que aqui te has dejado llevar por la rima, ¿cantores?

- sustituir potencia por manantial. Lo del centauro tampoco lo veo claro

-caudalosa, en vez de caudaloso: para que no se olvide que no es un río sino una mujer de la que está enamorado. de todos modos este último terceto tampoco lo veo claro: muy rápido, muy alucinado... no sé, un río también tiene remansos y playas...(sugerencia: para dejarme en blancos -tersos, tibios...- arenales).

Si de verdad queremos usar un blog como taller lo que menos necesitamos son elogios, sino leña al mono. Los antiguos lo llamaban "castigar el estilo"

Jesús Cotta Lobato dijo...

Jo, Enrique, sí que necesita lima. Los centauros me encantan, así que agradezco que muestres tu extrañeza. Y estaba tan obsesionado por dar idea de fuerza que me salieron palabras como potencia y ciclones. Tomo nota del arenal y el remanso, como contrapunto. Reharé el poema. Un abrazo.

El Naranjito dijo...

Pensaba escribir una entrada sobres mis profesores, perdón, maestros de lengua y literatura; y ahora me han dicho que das clases en un Insti en Alcala cerca de donde yo vivía. El mundo es un pañuelo y el destino seguramente existe. Con tus escritos y las "correcciones" que te hacen aprendo un taco. Gracias maestro.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Naranjito, te honra el querer aprender. Otros se creen que todo lo que escriben es maravilloso. Baltanás, además, es un gran maestro. Yo trabajaba en Alcalá hasta hace tres años y ahora estoy en Sevilla. Es un placer ayudarte sin darme cuenta. Un abrazo.

Gómez de Lesaca dijo...

Los robles y los centauros. Tiene un fondo recio y antiguo.

Me quito el sombrero.

Vale.

Blimunda dijo...

Jesús, estoy intentando leer "Polen en el pecho de Adan". Aparece en mi blog y en los que frecuento, pero cuando pincho me sale que esa página no existe ¿Es mi ordenador o un problema en tu blog?
Un abrazo.
(Y respecto al poema de playas y remansos nada, eso no le va al tono caudaloso y huracanado que te arrastra a ti desde dentro. Digo yo)

Jesús Cotta Lobato dijo...

Gómez de Lesaca, me quitas un peso de encima si te gusta el centauro. Andaba tentado de quitarlo. Estoy reformando un poco el poema con las indicaciones de Baltanás y las vuestras, pero el centauro y el roble se quedan. Vale.

Blimunda, no es un error de tu ordenador, sino mío. Resulta que tengo esa entrada programada para otro día, pero por error le di al ratón y en seguida salió publicada. Luego la suprimí, pero, claro, en los blogs que me tienen enlazado figura como una nueva entrada. La leerás en breve. Y gracias por lo del huracán. La idea ee Baltanás es buena y no sé muy bien qué hacer. Un beso.

eres_mi_cruz dijo...

discrepo con enrique...
lo de la mordedura de cien pájaros raptores me parece hermoso... los pájaros de río se zambullen en el agua para llevarse (raptar) bichos y peces en el pico... también resulta cómico y literal la pifia del pájaro... el picotazo (mordisco) al lecho del río...

qué hermoso capítulo de Félix... merece la pena ver aquellas imágenes del mirlo acuático y el martín pescador... nunca se ha vuelto a rodar nada parecido...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, ya no sé qué hacer con los pájaros, si dejarlos mordedores, raptores o cantores. Pero me alegra saber que no te disgusta esa mordedura. He vuelvo a ver ese capítulo gracias a tu enlace, y no recordaba yo que fuesen tan poéticos esos documentales. ¡Con razón nos gustaban tanto! Ese hombre consiguió que todos amásemos la naturaleza sin tener que hacernos de Green Peace.

eres_mi_cruz dijo...

coño, jesús... tú eres un poeta clásico, joder...
cuando tú escribías... el puto Spielberg y sus dinosaurios de goma en blíster de seis...
eran un cuanto de probabilidad en el universo...

Félix es poesía... Spielberg, merchandising...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Hala, me has convencido. Me parecía dulcemente agresiva la imagen de la mordedura, el picotazo, de un pájaro en el pecho. Y así se quedará.

eres_mi_cruz dijo...

claro que también es hermoso mordisqueo el canto de los pájaros... metáfora onomatopéyica podría ser... sonidos que cautivan... que raptan el ánimo... los chotacabras raptan el alma...

un poco de brainstorming antes de acostarse...

al final tu poema es tu casa... me pondría muy nervioso si no te encontrara dentro...

Enrique Baltanás dijo...

Vuelvo al taller. La idea de eres mi cruz abre nuevas posibilidades: los peces pescadores: algo así como "cien pájaros me muerden, pescadores".
Lo del centauro, para mantenerlo: "de hojas de robles y crines de centauro" (creo yo que así queda más clara la idea latente).
Sobre el último terceto: por muy apasionado que se sea, siempre habrá un momento ds descanso, de placidez. Es más verosímil, y por ello acentúa más la pasión, que después del clímax venga un anticlímax: pensemos, por ejempolo en un buen polvo (¿no habrá niños por aquí, no?).
Last but not least: no tengas prisa, Jesús: yo me paso a veces años dándole vueltas a un poema, incluso cuando ya está publicado.
Ah, y cuando le des el OK al poema, no digo que compartas los royalties, pero sí que nos debes una cervecilla a tus comentaristas.

Enrique Baltanás dijo...

"roble", no "robles", naturalmente.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz y Enrique, sois comentaristas de lujo. No os debo una cerveza, sino catorce, una por cada verso, porque os habéis estrujado el coco para sacarle el máximo partido a un verso: ¡eso es creer en la poesía! Me quedo con el verso de cien pájaros me muerden, pescadores". Es impagable y fruto de las ideas de vosotros dos. Es increíble que un poema tan breve tenga tantas otras posibilidades. Y, bueno, tendré que dedicaros el poema si algún día se publica.
Eresmicruz, gracias por encontrarme en casa. Me horrorizan los poemas falsos.
Enrique, gracias por los arenales. Lo estoy calibrando: no todo va a ser orgasmo, luego llega la paz.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Enrique, se me olvidaba: ¡qué bien cuadrado el endecasílabo de los robles y los centauros! Eres, además de buen poeta, un gran maestro.

eres_mi_cruz dijo...

tampoco me sonaba bien raptores... pero la idea era muy hermosa... negar al maestro es sólo una ancestral estrategia del proceso creativo...

los naturales del lugar tienen un miedo cerval a la algarabía que arma en las cálidas noches la legión de chotacabras que puebla la comarca... afirman que tales pájaros son psicopompos que están al acecho de las almas de los muertos y que sincronizan al unísono sus pavorosos chirridos con la jadeante respiración del moribundo... si consiguen atrapar el alma fugitiva en el momento en que abandona el cuerpo se ponen a revolotear al instante y prorrumpen en diabólicas risotadas, pero si ven frustradas sus intenciones se sumen poco a poco en el silencio...
The Dunwich Horror, H. P. Lovecraft

joder, qué hermoso...

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
El cocinero se propone preparar un arroz. Llegan los bienintencionados: pon un litro de agua; no, se ponen litro y medio; primero se fríe la carne; no primero se fríen los pimientos; mejor con butano; ni hablar, con leña; con fuego fuerte; ni hablar, con fuego lento...
El cocinero se levanta y entrega el cucharon a cualquiera de los bienintencionados: tómate, haz tú el arroz, que para eso eres el mejor cocinero del mudo.
1 neutonio.

Enrique Baltanás dijo...

Cotta: el poema es tuyo y sólo tuyo. Y el mérito. Sin esa excelente madera, no hubieramos podido, o ni se nos hubiera ocurrido, meter la lima y el escoplo.
Lo tuyo fue inspiración; lo nuestro, un poco de artesanía, si acaso.
Que conste.
Y no digo más. En esta entrada, digo.
Abrazos.
No sé si sabes que el próximo curso tengo nuevo destino. En el Pabellón de Chile me tendrás pa lo que gustes mandar.

Enrique Baltanás dijo...

Cotta: el poema es tuyo y sólo tuyo. Y el mérito. Sin esa excelente madera, no hubieramos podido, o ni se nos hubiera ocurrido, meter la lima y el escoplo.
Lo tuyo fue inspiración; lo nuestro, un poco de artesanía, si acaso.
Que conste.
Y no digo más. En esta entrada, digo.
Abrazos.
No sé si sabes que el próximo curso tengo nuevo destino. En el Pabellón de Chile me tendrás pa lo que gustes mandar.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, una cita muy hermosa, sí señor. Pájaros que se llevan a las almas. Y aquí no hay manera de negarle nada al maestro. Gracias.

Dyhego, a veces, cuando el cocinero va a estrenar nueva receta, conviene que esté muy atento a lo que opinan los comensales, porque él hace esa receta para que los comensales la disfruten y si no les acaba de convencer, quizá falle algo. Gracias por tu elogio, pero estoy contento con las indicaciones que me habéis dado todos.

Enrique, ese poema, cosa rara en mí, lo compuse en una mañana y, como bien notaste, estaba sin reposar. Vosotros le habéis dado un buen meneo y se ha reposado bien y pronto. Me gusta esto del taller blógico de poesía. En cuanto a tu nuevo destino, ¡felicidades! Espero que sea para bien, para reconocimiento de tus méritos y espero verte.

Y un abrazo para todos.

Alejandro dijo...

Enorme Cotta.
Ya ves, seguimos a merced de tus pájaros.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alejandro, gracias. Si te gusta a ti también, empiezo a pensar que es bueno. Un abrazo.