martes, 22 de junio de 2010

Cosas que no deben figurar en el horario, pero que hay que hacer, diga lo que diga el horario

1. Dejarlo todo e irte con ese amigo tuyo que te ha llamado para tomaros una cerveza.
2. Rascarte un poco la barriga, como si no tuvieras trabajo acumulado.
3. Jugar con tus hijos.
4. Ponerte a cantar en el karaoke del vanBasco.
5. Ponerte a escribir ese poema, aunque la comida aún no esté hecha.
6. Hacer eso que estás pensando, a ser posible, en compañía.
7. Llamar a tu madre.
8. Felicitar a tu tía Merceditas, que está viejecita y sola y soltará unas lagrimitas con la voz de su sobrino.
9. Maldecir un poco, pero sin sulfurarse, a los políticos.
10. Sentarte a solas con Dios a charlar de todo un poco.

Y para los que no pudieron leerla en papel, aquí la entrevista que me hizo Félix Machuca en el ABC.

19 comentarios:

Aurora Pimentel dijo...

Jesús, me gusta mucho esta lista e intento practicar casi todos, el problema es la pila de trabajo, plancha, irpf sin hacer y no quiero seguir que te encuentras por posponer (procastinar dicen los anglos). Soy muy débil y hago lo que tengo que hacer como tú dices, pero luego ¿dónde están los bueyes que aran? Un abrazo y felicidades por la entrevista, está genial, muy fina y divertida

JuanMa dijo...

Quizás todas esas "cosillas" sean las que apunta San Pedro, el portero del cielo, para adjuntarlas a tu "expediente" antes del Juicio.

Son los "poyaques" de nuestro horario existencial, lo que sube nuestra minuta.

¡Ah! Ya sé que posar con naturalidad para una foto sin que parezca que posas es un don de pocos, pero yo ando por los pasillos de mi instituto diciéndole a los alumnos que la pared no está hecha para los pies.

lolo dijo...

Creo que puedo intentarlo pero lo del karaoke... no sé, me pide más tiempo, casi un horario nuevo.

Sales en montón de papeles y no dejas de atendernos. Gracias, Cotta.
De la entrevista me quedo con las señoras espolvoreadas de canela.

eres_mi_cruz dijo...

me has tocado el corazón...
¡yo también tengo una tía Merceditas!...
viejecita y sola, debe ir asociado al nombre...
lleva un mes organizando una fiesta de cumpleaños para mi hija en su casa y me manda fotos al móvil de todas las novedades del making-off...
¡¡¡vivan las titas Mercedes!!!...

PS: pongo tu foto de cuerpo entero por si algún lector quiere admirar tus mangas con chorreras...
(me intriga mucho Gogo Lobato...)

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
Siempre hay tiempo para rascarse la barrigota.
Enhorabuena.
1 neutonio.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Aurora, si uno no deja cosas para mañana, no puede hacer hoy las que realmente quiere hacer. Y cuando los bueyes tengan que arar, ararán. Gracias por lo de la entrevista. Tenía yo mis miedos.

JuanMa, esas cosillas, que son las que uno realmente quiere hacer, son las que cuentan sin duda en el último juicio. Qué miedo.
Yo hago lo mismo con mis alumnos y, ya me ves, poniendo un pinrel en la pared de un callejón. Un abrazo.

Lolo, vosotros me gustáis más que todos los papeles. Y siempre espolvorearse de canela.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, ¿tienes una tía Mercedes? ¡Llámala! Si está preparando el cumple de tu hija, es un sol.
Gracias por poner la foto. ¿De dónde demonios la has sacado, porque entera yo creía que sólo estaba en el periódico de papel?
El fotógrafo es un chico joven y guapo, de estatura mediana, melena rubia y perilla, de piel dorada y creo que en la foto ha puesto de él más de lo que hay en mí. Por eso te intriga el fotógrafo, quizá.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyehgo, eso es lo curioso: que todos nos quejamos de que no tenemos tiempo ni de rascarnos la barriga y, sin embargo, nos la rascamos un poco todos los días. Un neutonio.

Anónimo dijo...

¡Qué serio has quedado en la foto, Jesús, con lo simpático que tú eres!Menos mal que la entrevista, luego, es muy jugosa, pero de verdad, ¿el erotismo tiene que parecer tan serio?

Merche

Blimunda dijo...

¿Ese eres tú? Seguro que no estabas pensando en que te estabamos mirando todos los que pasamos por aquí. Si se te pasa por la imaginación sales con otra cara.
Ya veo que hay que visitar Los Reales Alcázares y dejarles poco material a las termitas.
Suerte mañana, que los Dioses os acompañen. Salud!!!!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Merche, no sé posar natural en las fotos. Hicieron muchas y eligieron esa, pero, desde luego, me gustaría haber salido sonriendo.

Blimunda, a las termitas nada. Al amor, todo. Un beso.

Isabel Romana dijo...

Me ha gustado mucho la entrevista del ABC: es muy fresca y ágil. Y, desde luego, da ganas de ir corriendo a comprar el libro. ¿Se venderá en toda España? En tal caso, a esa lista de cosas que hacer a diario incluiré la lectura de un relato de vuestro libro cada día. Saludos cordiales.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Isabel, me alegro de verte por aquí. Tienes un blog que admiro. Bueno, creo que el libro se distribuye en Sevilla, pero estoy seguro de que por Internet se puede comprar. Ex corde, Jesús Cotta

elpiyayo dijo...

Y traer hijos al muno o intentarlo, !anda, anda! que llevemos el mismo apellido con dos ...........tes

Anónimo dijo...

"semeorvidó" hay que follar que sino se congestiona el cuerpo y la mente se anquilosa, luego haces las diez cosas siguientes, siempre que tu esposa te deje, claro, lo mismo que "hacer el amor"CURSILADA

Aloysius dijo...

Sí, cómo me ha gustado eso de sentarme a solas a hablar con Dios de todo…
¿Hay alguien con quien puedas sentirte más libre?
¡ Felicidades por tus éxitos!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Piyayo, no todos los Cotta somos tan prolíficos como tú, pero se hace lo que se puede.

Anónimo, coincido contigo en que eso de hacer el amor es una cursilada. El amor se practica más bien cuando estás de mal humor y, sin embargo, sonríes.

Alpysius, qué alegría verle por aquí. Y cómo me ha gustado eso de que con Dios se siente uno más libre que con nadie, más que con el psicólogo incluso. Un abrazo.

JESUS FIDELIS dijo...

Yo no tengo una tía Merceditas, ni me gusta el karaoke, pero a lo demás me apunto incondicionalmente, y algunas cosillas más que tengo por ahí.
Al final me estorba el trabajar para todas las cosas que quiero hacer.
Y conversar, ¡qué placer las buenas conversaciones!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Tocayo, las conversaciones con los buenos amigos me están gustando cada vez más con la edad. Un abrazo.