martes, 1 de junio de 2010

Cuando el perro mata al niño

Si el perro mata al niño, a mí no me da por protestar si luego los padres matan al perro, sino por protestar por que la gente tenga perros así, porque lo que tiene sentido en el mundo es precisamente el niño y para eso no debe haber en las casas perros capaces de matarlo.

Pues bien, en vez de alertarnos sobre perros tan peligrosos, Justicia Animal ha denunciado a un pobre abuelo por haber matado al perro que ha matado a su nieto. Y esa denuncia sólo se puede hacer si uno ama a los perros más que a los niños y a los abuelos (lo cual es una estupidez que sólo se pueden permitir los que nunca han sido niños).

Es como denunciar a san Jorge por matar al dragón que se quiso comer a la princesa, a Orfeo por matar la víbora que envenenó a Eurídice, a Supermán por pisotear la rata rabiosa que mordió a la guapa de la película. Denunciar al hombre por matar al animal que ha matado a un hombre es en el fondo querer que haya animales y no hombres. Este tipo de noticias deberían alertarnos sobre los perros, no sobre los abuelos inconsolables que los acaban matando.

¿Qué auténtica mierda de país es este donde es delito matar a un perro que ha matado a un niño, pero es derecho matar al nasciturus que no ha hecho daño a nadie?


24 comentarios:

Mery dijo...

Cosas veredes, Sancho.

Si hay un país mas inconexo e incoherente que el nuestro (dentro de Occidente, claro), que venga Dios y lo vea.
Un beso

JuanMa dijo...

Poquito a poco, con apariencia de civilización, algunos quieren que construyamos una República Animal.
Como en la Logse, vamos igualando por debajo: vamos elevando la dignidad de los animales y vamos haciendo animal la dignidad de los humanos.
Nos vuelve a salir el Neanderthal, ¿o es que quieren que lo saquemos, que nos desnudemos de nuestra civilidad? Es más fácil manejar un rebaño en que ninguna de las reses opinan, sino que, camino del matadero, balan: "¡Es por nuestro bien, es por nuestro bien!". Otra vez La Granja.

Blimunda dijo...

A veces el mundo es un lugar enfermo, esquizofrénico. Y entradas como la tuya son parte de la terapia, de el paño húmedo que ayude a bajar la fiebre colectiva.
Pobre abuelo... Que lástima de niño.

eres_mi_cruz dijo...

recuerdo, jesús, que te conté que cuando nacieron mis hijos me di cuenta de lo histriónico que había sido mi amor por los gatos...

algunas veces paseando con mis hijos se les ha acercado algún perro grande suelto, llegando dos veces a lamerle la cara a mis enanos de dos años... no me cagé en las putas madres de sus dueños sonrientes porque ellas no tienen la culpa de haber tenido unos hijos tan mongoloides pero...

quiero decir que los dueños de esos perros asesinos son los únicos responsables de sus animales...
pero que ese perro que ha matado, con toda seguridad matará otra vez... a no ser que estos mongoloides de Justicia Animal organicen terapias de grupo para perros donde los perros se presenten uno a uno y reconozcan sus errores... mirándolo bien no estarían mal esas reuniones a las cuales deberían asistir todos desnudos... los perros y los mongoloides...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mery, mira que España es bonita, pero qué tontos somos a veces.

JuanMa, no podría haberlo explicado mejor que tú: en vez de proteger al animal, conseguimos desproteger al hombre. Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Blimunda, cuánto me alegra que me digas que esta entrada es una terapia. Me siento útil. Gracias.

Eresmicruz, cuánto me alegro de que tus hijos hayan puesto a los gatos y a los perros en su sitio, o sea, atados por una correa a la muñeca del dueño. Secundo esa propuesta tuya y, si quieres, me cago contigo en los mongoloides que tienen animales asesinos.

lolo dijo...

Aunque sea un recurso fácil, siempre es notición que el perro mate al niño. Lo malo es que a estas alturas hemos dado un triple salto mortal y el notición es que el abuelo mate al perro. La pirueta es de espanto.

Un país tan aburrido al que se le ven los cuernos cuando tipifica delitos y reparte derechos. Tan aburrido que prefiere a los animales.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, eres una comentarista estupenda. Deberíamos escribir la reseña entre tú y yo y otros cuantos. Has dado en la tecla: lo que yo debería haber dicho en esta entrada es que lo alarmante es que lo interesante de esta noticia sea no la muerte del niño, sino la del perro. Qué lástima de país.

LFU dijo...

La unica conclusion a la que llego es que el abuelo es un tio normal y los de Justicia Animal son unos anormales. O sera al reves? (En cuyo caso reivindico mi anormalidad) La estupidez avanza a velocidad de vertigo.

Reyvindiko dijo...

Igual que nos advierten sobre el butano, los coches, las piscinas, el tabaco, ... deberían advertir sobre los perros. ¿A quién se le ocurre convivir con un cocodrilo? ¿A quién se le ocurre tener niños jugando con él? Es como si yo me llevase a la carpintería a mi hijo y le enseñase a bailar sobre las máquinas con las cuchillas en movimiento.
Y si yo fuese el abuelo, mi dolor y mi odio no se aplacarían con la muerte de ese perro, sobre todo cuando un majareta me mete el dedo en la llaga y me defiende al perro.
Con un rayo de esperanza me pregunto si la asociación de Justicia animal (que es lo mismo que decir "injusticia" o "imbecilidad animal") le mandaría sus condolencias al abuelo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

LFU, todavía creo que somos más los normales, pero hay que combatir el otro punto de vista, no sea que se imponga. Un abrazo.

Rey, no sé la respuesta a tu pregunta. Eso sí, lamentaban la muerte del niño, pero no dejaban por ello de denunciar al abuelo. Un abrazo.

aldiro dijo...

¿Y qué hacemos con los abuelos que matan a otros abuelos, o padres, o niños por que han matado a su niño?

Dyhego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Yo he matado muchos animales, en mi niñez,perros no pude porque me daban miedo, pero cuando compré mi escopeta, a mi un perro no me enseña los dientes y perro que no consienta que la comida que yo le ponga en su plato se la pueda quitar, tiene los segundos contados, menos de 59 segundos.
Un pollo lo crias, lo matas y te lo comes y creeme que cuesta matarlo, tu madre siempre me lo encargaba a mi.
Un perro es para guardar una casa, un rebaño y animal de compañia, si es de pilas mejor, pero cuando un perro se revuelve contra cualquier ser humano que inocente lo mira, un tiro en la cabeza y asunto concluido.
Pero si el perro muerde a alguien le pegais el tiro en el pecho, le cortais la cabeza y que la analicen, y luego que vengan los de Justicia Animal, que yo se lo explico.
Yo soy el que más perros ha matado en tu familia y los que me queda por matar.
No lo hago por placer, sino por conocer a los perros muy, muy bien.
Por cierto, todo el que tiene perros de esos, tiene un rescoldo asesino en su corazón, yo los he tenido hasta que ....no se, ¿estaré cuerdo?

Aurora Pimentel dijo...

En fin, tienes razón y Lolo también. Creo, no obstante, que a los perros o los tienes controlados o no se tienen. Y que hay razas o también perros que se atraviesan porque eran así o por cómo les han tratado, o porque sí, a veces puede pasar. También creo que los perros atados todo el santo día o en sitios chicos están histéricos si no les das campo, jardín, paseo, etc. Y yo luego, personalmente, no dejo jamás un perro mío con un niño chico solo, sin estar un adulto delante, sea como sea el perro, por muy bueno que sea, o el niño. No me gusta: un perro es siempre un perro y un niño un niño. Y los perros tienen colmillos muy grandes, puede haber un disgusto y no me lo perdonaría.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Aldiro, una cosa es matar a un perro y a una rata rabiosa y otra muy distinta matar a un hombre. A los hombres que matan a otros hombres hay que meterlos en la cárcel. Por muy canalla que sea el De Juana Chaos, nadie está legitimado para matarlo, aunque él ha matado a muchos. Pero un hombre sí está legitimado para matar a un animal que mata hombres. Quien no esté de acuerdo con eso, tendrá que permitir que todos los animales, desde el virus del sida a la rata rabiosa, mate a sus hijos.

Anónimo, has hecho bien matando perros peligrosos. Y eres un valiente matando el pollo que luego nos zampamos todos tan ricamente. Pero nunca tengas un perro así. Y por supuesto que estás cuerdo: nunca has olvidado que los importantes son los niños. Los que están locos son los de Justicia Animal.

Aurora, me fío mucho de tus palabras, porque conoces bien a los perros, como el Piyayo. A los perros hay que o tenerlos en condiciones o no tenerlos. Un beso.

Siete Soles dijo...

Hola

De niño siempre tuve perros y otros animales. Hubo una vez en que me regalaron un cachorro de tres meses, pronto me di cuenta de que el animal no me obedecía y trataba de imponerse a mí. Solución, le dije a mi padre que no quería a ese animal, yo tendría 11 años. Al igual que las personas hay animales que no deben vivir entre personas. Parece ser que esto sabios de justicia animal, no están preparados para defender a los animales…
El hombre también es un animal.

Saludos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Siete Soles, como bien dices, el hombre es también un animal y es una lástima que Justicia Animal no lo incluya entre sus primeros protegidos. Te doy la bienvenida al blog.

El Naranjito dijo...

No creo que existan perros asesinos, son animales con sus instintos propios. Los asesinos somos los humanos por no saber, o no querer, darles a los animales su espacio.
Sobre Justicia Animal decirles que la Justicia es para los humanos, ir pensando en cambiarle el nombre a la asociación.
Y es verdad, que si no hubiera salido la noticia de esa "denuncia" al abuelo estaríamos hablando sobre el pobre niño.
Por cierto, a mi me encantan los perros pero seguramente (seguramente nó, seguro), el animal que llevo dentro hubiera hecho lo mismo que el "animal" del pobre abuelo,
(esto último no se lo digáis a los insignes humanos de Justicia Animal haber si me denuncian por apolgía del maltrato animal)

Jesús Cotta Lobato dijo...

Naranjito, no se lo diremos a Justicia Animal. En cualquier caso, ten por seguro de que llegado el caso que planteas te apoyaríamos. Un abrazo.

luferbal dijo...

Si un perro toca a mi hijo, lo mato sin más. Lo mismo ocurriría si lo hace un humano.
Cuando tienes un hijo todo son preocupaciones. El mayor de tus miedos es que sufra, que se lastime, que no tenga un buen futuro... Los niños son sagrados e inocentes como los animales. Sólo hacen lo que le dictan sus instintos.
Los adultos somos más civilizados, hasta que un niño sufre, ya que nosotros también tenemos escondido un instinto animal.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Luferbal, pues yo no sé si haría lo mismo, pero desde luego no te condenaría por matar al perro, sino que más bien te agradecería que lo quitases de enmedio. Un saludo.

Anónimo dijo...

Jesús... si estas de acuerdo en que se asesine a un perro solo por placer(venganza) ¿qué mas te da un violador, o cualquier clase de delincuente?. (Me enfoco en Jesús que es el que lleva la bitácora del blog, pero es para todos)

¿Cual es tu opinión de que cada quien tenga un arma?. Porque si estas de acuerdo que un tiro en la cabeza de otro ser vivo esta bien, me imagino entonces que justificas las armas, para poder meterle un tiro a cualquiera.

Al anonimo que mata animales, si lo que dices va enserio: Espero por el bien de la humanidad y de todo ser vivo que ya te quede poco de vida o que tengas una pronta condena cuando mates a un humano. Con suerte a un humano con familia que piense así como tu y haga lo que le corresponde hacer según la opinión de la mayoría.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/07/02/neurociencia/1278089353.html

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querido anónimo: es que, si te fijas bien, yo establezco una diferencia abismal entre el hombre, aunque sea un violador, y el resto de los animales. Estoy en contra de matar seres humanos, sean estos quienes sean. No me compares a un perro con un hombre, por muy violador que sea. A los animales no hay que infligirles sufrimiento, pero si hay que matarlos porque nos los comemos o porque son peligrosos o porque nos han matado a un nieto, se les mata y punto. Encantado de verte por aquí.