viernes, 18 de junio de 2010

¿Es bello el falo o no tiene ni un pelo de bonito?


Como se acerca el inicio oficial del verano y empieza a hacer calorcito (calorcita, que dicen en Málaga), me atrevo a tratar un tema bastante prominente: ¿Es el falo un miembro bonito o es más bien feote? Aquí un elenco de opiniones:

a) Maripili: "Yo opino que es una cosa ridícula y colgona. Sobra en el cuerpo. Todos los miembros de un hombre son músculos que obedecen a su voluntad, menos ese, que va penduleando como un pelele y además en medio del cuerpo, ¡para que una no pueda dejar de verlo y de decir qué horroroso!

b) Marijuani: "Bonito, lo que se dice bonito no es. Pero ¿para qué quiere una que sea bonito?"

c) Marimacho: "El falo es un arma atroz. Sirve para violar nuestra intimidad. ¡Yo los cortaría todos con cuchillos!"

d) Mariloli: "Oh, el falo es como una flor delicada, una mascota simpática y suave. Tralarí tralará. Me chiflan los falos"

e) Maripepi: "En estatua griega de mármol, puede ser artístico. De otra manera, sólo es obsceno".

f) Maripuri: "Huy, no sé, me da vergüenza."

g) Marichomsky: "En el ámbito cognitivo que el icono fálico despliega en nuestro imaginario colectivo, se produce un salto conceptual de un dominio a otro con el fin de categorizar en una metáfora catacrética la adecuación entre estructura epidérmica y estructura emotiva de la psique profunda. O sea, que sí".

En cuanto a los varones encuestados, todos coinciden en afirmar que el falo es bellísimo.

24 comentarios:

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
A mí no me ha encuestado usted, pero comparto la opinión de mis congéneres... sobre todo si es el de uno mismo, jejejejeje.
1 neutonio

Blimunda dijo...

MariBlimunda: Véase "Bombones rellenos de crema" en Escrito en el agua.

Olga B. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Olga B. dijo...

Pues mira, a mí la hoja de parra me parece muy bonita, el falo es bello si lo miras con amor (o algo así), si no, es una cosa bastante difícil de encarrilar por la vía estética, la verdad. Es raro, pero funcional.

Por cierto, ayer oí por la radio que el tamaño de los testículos en las especies depende de la promiscuidad de las hembras de esa especie. Fíjate. Mandamos sin parar;-)
El humano se encuentra en un nivel medio (luego están las excepciones, claro).
Saludos.

lolo dijo...

Pues mira Cotta, muy bonito no es.
Es raro, ya lo dice Olga, no vamos a mentir. Puede llegar a amarse si una se acostumbra. Los amores largos tienen esas cosas; hasta lo feote nos parece gracioso, al final.

reyvindiko dijo...

Sería difícil decir que los ojos son hermosos si, de pronto y sin venir a cuento, se inflasen y se pusiesen como dos globos de agua.
También habría que decidir en qué estado del falo se hacen las apreciaciones estéticas: dormido como en las estatuas griegas o soñando como en el porno.

JuanMa dijo...

¿Es bonito un enchufe?
¿Es bonita la vulva? (por si las feministas)
¿Es bonito el estómago?
¿Es bonito un menisco?
¿Y el astrágalo?
¡Pues anda, que el páncreas...!

Y digo bonito, porque hermoso me parece pasarse.

La belleza creo que es una cuestión holística, y si te pones, hasta teleológica.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, y seguro que es verdad, porque tiene usted buen gusto.

Blimunda, ahora mismo pasa por ahí.

Olga, qué bien que estemos en un nivel medio. Así podemos tirar para donde nos dé la gana. Y por cierto te recomiendo los artículos internáuticos que una tal Remedios Morales escribe sobre esos asuntos.

Lolo, qué bonito es lo que acabas de decir. El amor lo transfigura todo, hasta eso.

Reyvindiko, tienes más razón que un santo. Unos ojos hinchados son feotes, pero, claro, en estado de calentón cualquier cosa parece bonita.

JuanMa, ahí me has pillado. Así en detalle el falo puede no se bonito, pero en una estatua de mármol bien puesta en un friso, es bonito todo. He sido ligero en esta entrada. A ver si profundizo a raíz de tu comentario.

Anónimo dijo...

Me inclino por opinar b, y quedarme en lo holístico que alguien ha dicho, -antes decíamos completo o conjunto-, en el hombre en general, o más bien específicamente, en concreto. Y luego en el momento, que también otros han apuntado. El momento lo es todo, ay, como el contexto. Anónimamente (una mujer, por supuesto).

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anónima, entre todos me habéis dado una lección, la de la belleza total. He sido ligero y un poquillo soez fijándome en el detalle.

AdP dijo...

El barbero de mi pueblo decía que daban igual la longitud, el grosor y la dureza del sable, que lo bonito era desenvainarlo de vez en cuando para que no se oxidara o para sacarle brillo. Dejé de ir porque pasaba auténtico pánico cuando, encontrándose con la navaja dispuesta para rasurarme el cuello, se giraba para regalar un piropo a la moza que tuviera a bien pasar en aquel momento por la puerta de la barbería. Algunas se cambiaban de acera para evitar que tuviera lugar el recital de poesía lasciva que se les dedicaba. Otras, se cambiaban precisamente para escucharlo bien y no perderse ningún ripio.

En fin, que me pongo a recordar los viejos tiempos y me desvío del asunto que nos ocupa. No tengo por costumbre hablar de los falos de los demás así que me agarraré al mío: es feo, tela de feo. Eso sí, intento imaginar cómo sería mi cuerpo si decidiera prescindir de tal fealdad y me da hasta taquicardia.

Saludos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

AdP, me he tenido que reír con tu barbero, pero más gracia me ha hecho tu sinceridad. Creo que tu última frase define muy bien todo lo que yo quería decir y no sabía cómo. Un abrazo.

Alejandro dijo...

Útil sí que es. Como nos sabemos completamente dominados por las mujeres, nos gustaría que ese fuese el mango que guiqase nuestro destino... pero normalmente consiguen manejarnos sin asirnos por ahí... a los sumo nos retuercen un poco más abajo.

Por cierto, y sin que nadie se ofenda, he echado de menos la opinión de Mari...cona.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alejandro, qué dolor. Por ahí abajo no vienen bien los retorcimientos, sino, en fin, lo que sea. Mari Cona dice que le gusta todo lo cilíndrico, que esa es la figura geométrica ideal de la muerte. Hasta pronto.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Se me había pasado esta entrada (imperdonable) y ha sido mi mujer la que me ha dicho que la lea, no sé si con segundas intenciones. Yo pienso que, como se ha dicho ya, en su contexto adecuado es estupendo; fuera del mismo, no creo que sea bonito para nadie. La posible metáfora del enchufe que apunta Juanma está bien traida: el es feo, pero... ¿qué hombre o mujer podría vivir sin enchufes? (Lo decía en sentido literal, pero también veo que admite otras interpretaciones...)
Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Juan Antonio, me gusta que haya sido tu mujer la que te haya llamado la atención sobre esta entrada. JuanMaha sentado cátedra y nosotros decimos amén. El falo, a solas, es feote, aunque sin él nos entraría taquicardia, como dice AdP.

El Naranjito dijo...

Maestro Cotta: ¿Se refiere usted a eso que tenemos debajo del ombligo? No me habia fijado. !cariño! ¿tu crees que esto es bonito? anda dime tu opinión que tengo que comentar en el blog.
- Anda Naranjito subete los pantalones que estas ridiculo.

JuanMa dijo...

Un ejemplo redundante con lo que dices de los frisos griegos:
¿Hay cosas más catetas que las camisetas, postales, delantales, y otras chucherías turísticas de Florencia con la imagen del pene del David de Miguel Ángel?
Con benevolencia podemos considerarlas cómicas.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Naranjito, tu comentario es en sí una entrada mejor que la mía. Tiene ironía y la sola respuesta de tu mujer es una reflexión estupenda. Bravo.

JuanMa, pues sí que es ridículo reducir el David del Miguel ÁNgel a su pena. Cósmica es poco. Un abrazo. Y algún día, cuando reflexione sobre lo que dices, hablaré de la belleza del todo. Me estás haciendo pensar.

Ladrón_De_Versos dijo...

Mi polla es preciosa. Aunque podría ser algo más grande.

xD

Saludos.

autor dijo...

Pene. s. Apéndice colgante del varón, de variado tamaño y apariencia, objeto de risa incontenible para muchas mujeres.
Dicho apéndice, ante ciertos estímulos, bien visuales, bien táctiles, parece gozar de vida propia en los momentos más inoportunos y actuar a su libre albedrío con el funesto propósito de hacer caer en vergüenza a su propietario.
A modo de guardia de corps, se hace acompañar de dos hermanos gemelos con un aspecto en verdad ridículo.
(De, "Diccionario para escépticos")

Elías

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ladrón, acabas de resumir el pensamiento de casi todos los varones encuestados. Un saludo.

Elías, pero qué definición tan certera y tan simpática. De verdad que los gemelos guardianes son unos melindrosos que protegen más bien poco. Un saludo.

tania jose dijo...

Aunque me siento tentada a dejar mi opinion, me la guardo: por viciada.

Pero mi hija ya tiene su propia opinion:

- Mama, cuando sea grande quiero ser hombre.
- pero ...por que!!!!
- porque cada vez que quiero verle el pipi a algun niño en la escuela me regañan. Asi, si yo tengo uno, me lo tocare todo lo que quiera y nadie me regañara.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Tania, si tuviera edad para entenderlo, podrías decirle que no compensa tener falo, que es un amo muy riguroso y nos hace hacer lo que él quiere, no lo que quiere uno.