jueves, 18 de marzo de 2010

De lo feos que son los condones

Aconsejaba el otro día una revista hacer felaciones con condón. De veras que no entiendo cómo es posible que, después de llegar dos personas a tal grado de confianza y gusto como para chuparla, tengan luego el remilgo y la desconfianza del condón: es como darse un beso con bozal o como ir a comer a casa de un amigo e insistir en que te desinfecten la vajilla antes de ponerla en la mesa.

Seguramente no hay, aparte del condón, objeto que reúna dos condiciones tan dispares: el ser espantosamente feo y el recibir todas las alabanzas. No discuto lo práctico que es: de hecho, lo único bueno del condón es su utilidad. Lo demás es espantoso y humillante. El condón es tan hortera como envolver una gloriosa estalagmita en papel de aluminio. Convierte la insignia y el orgullo del varón en embutido, en carne muerta. Es enfundar a un dragoncillo en una bolsa del Mercadona; es taponar las papilas gustativas, ponerle a un león papel celo en la melena, afearle a un toro los pitones con un esparadrapo. Plastifica, como si fuera asqueroso y peligroso, lo que durante el éxtasis erótico el varón quiere que más le toquen. Y, lejos de desgenitalizar el sexo, lo genitaliza y trata la fecundidad como un problema cuando en realidad es lo más parecido a la inmortalidad que nuestros cuerpos serranitos pueden conocer.

Sí, ya sé que evita enfermedades, pero eso no le resta fealdad ninguna. Al contrario, la aumenta. Y, claro, al usuario no le queda más remedio que intentar erotizarlo como buenamente pueda si quiere rendir culto a Afrodita. Pero tampoco hay que pasarse en echarle loas como si uno consiguiera comisiones de Durex.

¿No es absurdo ponerse a activar a músculo limpio un generador con el objetivo de encender una estrella y una vez que se enciende tirarla a la basura con asco?

17 comentarios:

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
El preservativo:
.- Evita las ETS.
.- Evita embarazos no deseados.
.- Los hay de todos los tamaños.
.- Los hay de todos los sabores.
.- Los hay de todas las texturas.
.- Ante cualquier incomodidad, léanse las dos primeras prestaciones.
.- Libera a la mujer (la píldora tiene muchas contraindicaciones, el DIU es un rollazo, etc)
.- Lo puedes llevar incluso en un huequecico de la cartera.
.- Los venden hasta en el Mercadona.
.- Te suben la moral (en la farmacia, delante de todo quisque pides la talla XXXXXXXL y todas se te quedan mirando el pakete...)
.- ¿Algo tan chico puede tener más prestaciones?

1 neutonio a pelo.

lolo dijo...

Imagínate en serio un toro con los cuernos envueltos en esparadrapo. Si fuera transparente y de fresa...ay, creo que ya nadie protestaría.

Olga B. dijo...

"De veras que no entiendo cómo es posible que, después de llegar dos personas a tal grado de confianza y gusto como para chuparla, tengan luego el remilgo y la desconfianza del condón". Me ha hecho mucha gracia; y es cierto, pero también es cierto que, dados los usos y costumbres sociales de la época, no parece que siempre sea necesaria demasiada confianza para llegar a esos puntos. NO digo que me parezca bien, pero coincidirás conmigo en que, en esos casos, las prestaciones de las que habla Diego son como para tenerlas en cuenta.
Pensemos, por ejemplo, en nuestros hijos. Está claro que todos preferiremos que, llegado el momento, sólo tengan relaciones sexuales por amor y seguras, pero ¿podremos realmente controlarlo? ¿Y en el caso de que la noche les "confunda" alguna vez (Dios no lo quiera)? ¿No prefieres que sólo les confunda y no que, además, pueda matarles? Porque con la cantidad de enfermedades que pueden contagiarse a través de las relaciones sexuales, el problema fundamental, no es, desde luego, un posible embarazo. El problema es que antes con los pecados te jugabas la vida eterna pero ahora te juegas, además, ésta.
Por lo demás, el texto plantea cuestiones muy interesantes, esa genitalización del sexo y la imagen del león con la melena "encelada", la plastificación y la barrera ante lo grandioso. Tienes razón, pero... (vuélvase al inicio del comentario;-)
Un beso casto y limpio y poético y sin barreras.

José Miguel Ridao dijo...

Es feo de cojones, pero una fealdad necesaria en muchos casos. A ver si alguien idea un condón invisible hecho, por ejemplo, de un campo de fuerza antiespermatozoica. Sería un invento maravilloso.

lolo dijo...

A mí no me extraña que se genitalice el sexo. El problema es que ya casi nadie protesta por eso, tampoco.
Es curiosa la desconfianza que destila frente a la confianza que genera.
Pero feo, mucho. Y más si está usado y tirado en medio de la calle.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, todo lo que dices es cierto. Pero sigue siendo feo. Es como ponerle colorines a los supositorios para que a los niños les resulten menos antipáticos. Otro neutonio a pelo, sin guantes.

Lolo, menos mal que los toros no son todavía así como dices. Son bravos y por eso no les cuadra una pegatina en ningún sitio. Pero si fueran como me invitas a imaginar, las pegatinas y los esparadrapitos serían su complementeo ideal.

Olga, de acuerdo en todo. El condón es un mal menor. Lo que vengo a decir es que su utilidad es lo único bueno que tiene. Gracias por el beso casto sin bozal y sin barreras.

José Miguel, algo tan estupendo como lo que planteas debería ser inventado ya. Un abrazo.

Lolo, eso que dices es maravilloso. Define al condón mejor que toda mi entrada: la desconfianza que destila frente a la confianza que genera.
¡Atención, todos, invito a pensar en esa frase!

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Coincido, en efecto, en que es el mal menor; su fealdad es indiscutible. Eso sí,las cuestiones estéticas a veces hay que dejarlas de lado, qué le vamos a hacer. Un abrazo.

elpiyayo dijo...

Pero no los hay irrompibles, ni recauchutables, ni con flecos para rellenar en caso de escasez.
Además hay edades que uno no tiene la cosa para echarle peso encima.
Lo mejor es como dice Diego "jefe, deme dos de talla grande",
Pero como el cuerpo a cuerpo no hay nada, a mi me gusta que me llamen sindon haste que con Don.
Ahora, el que se haya inventado lo de una felación es recomnedable hacerla con codón, es porque su esposa llevaba "draker", por favor, comerse un chupa-chups con papel es de puercos.

eres_mi_cruz dijo...

qué época más horrorosa cuando todo el mundo llevaba husky...
y ¿qué era eso untarse grasa de caballo en el barbour?...
el sexo o es bucólico o de Nueva York...
pero no mezclemos los conceptos...

reyvindiko dijo...

Es feo como las bolsas de plástico, con una fealdad de puro tipo estético. Pero es más feo por lo que significa, porque se ha convertido en símbolo de la pérdida de la mística del sexo, de la vomitona tras el banquete, de la vejez sin arrugas.

Anónimo dijo...

El que ha escrito haya con y y no halla, es porque ha probado las cremas espermicidas, de sabor asqueroso y aspecto repugnante.
Cuando un macho , hombre, no puede controlar su impetu de vida, lo mejor es colocarles unas "esterillas", es de lo más humillante e inhumano que conozco, defrauda y produce dolor en los escotros. Es como "hacer el amor por internet", cosa que nunca podré hacer.
La miel clara, no de mil flores, es la más dulce de probar, al final, con esos aparatos, queda en requesón para tirar.
Así que Don Epifaneo, no querias una taza, toma dos.
Si adivinas quien soy, te doy un......bueno, bueno

Anónimo dijo...

El anónimo de antes.
Dyhego:
¿Que dice que evita las ETS, claro suponiendo que no se rompa,pero aún siendo de palta fina, las ladillas no las evita.
Si se rompe tampoco evita embarazos.
Pero hombre como sabes tu eso, jajaja.
Tu amigo el loco.
Pero lo mejor para no quedarse embarazada, son los dolores de cabeza, que si el niño está solo, que si tiene fiebre, que si la cocina, que si los paltos, que si hay gente, etc.... los anticoncpetivos siempre los conoce una mujer

Jesús Cotta Lobato dijo...

Juan Antonio, eso es lo malo de los males menores: que cuesta mucho evitarlos. Un abrazo.

Piyayo, el cuerpo a cuerpo, siempre. Y el chupachups sin papel, por supuesto.

Eresmicruz, no me acordaba yo de esa prenda: espantoso. Y lo de la grasa de caballo recuerdo que se untaba también en las botas. Yo prefiero el bucólico al de Nueva York y, no sé, me temo que yo soy de los que meto la pata mezclando conceptos. Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Reyvindiko, nunca se me había ocurrido verlo así, pero me gusta lo que dices. Un abrazo.

Anónimo, de las cremitas no hablo porque no las conozco. y sí, adivino quién eres. Tu estilo te delata.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Jajaja, buenísima la entrada, Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alejandro, lo terrible es que hay gente que se ha enfadado por esto. Un abrazo.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Hay cierto humor -muy andaluz, por lo demás- que se tiene o no se tiene. No se lo tengas en cuenta... Enhorabuena por la entrada.