lunes, 14 de marzo de 2011

Ceremonia para librarse de las preocupaciones

Atención al último consejo de mi amigo Guillermo, muy apropiado para los que necesitamos ritos y ceremonias a la hora de deshacernos de nuestras manías y obsesiones. Las ceremonias solemnizan y dan energía.

"Mira, Jesús, dado que todos tenemos que deshacernos de nuestros residuos sólidos biológicos más o menos una vez al día, aprovecha ese momento para deshacerte de esas preocupaciones que te lastran. Piensa que esas preocupaciones las estás echando por el agujero negro. ¿A que huelen mal? Pues menos mal que te has deshecho de ellas. ¡Figúrate lo absurdo y asqueroso que es tenerlas dentro!"

¡Ya entiendo yo esa máxima latina de Cacatio matutina, tamquam medicina!

12 comentarios:

lolo dijo...

Estoy de acuerdo en que necesitamos ritos. Pero no creo que las máximas latinas curen las manías... no.

Las hojas del roble dijo...

sabio consejo, Cotta
Abrazo

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

¿Te das cuenta de que muchos de los que leamos esto, mañana por la mañana, nos vamos a aocrdar de ti y de tu ceremonia? Eso sí, este consejo no lo echaremos con el resto, lo guardaremos muy adentro.
Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Lo que dice Romano es verdad. Yo echaré las mías en varias sesiones. Ahora me explico por qué los yoguis de la India tienen esa pinta de estreñíos...

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, es cierto: no las curan. Pero ¡son tan bonitas!

Hojas, mi amigo Guillermo vale un Potosí, como tú.

Juan Antonio, si el consejo de mi amigo sirve, doy por bueno que la hora de acordarse de mí sea esa que dices. Un abrazo.

José Miguel, de todo esto tú sabes mucho más que yo, así que si así te libras de la preocupaciones, dímelo, porque yo no lo logro del todo.

Anónimo dijo...

Así sin laxante ni nada...no sé,no sé .Espero que no me salgan almorranas
para dejar de sufrir en silencio.AnónimoE

El Naranjito dijo...

Maestro Cotta, ya me lo decía mi madre: !niño no te guardes las cosas malas, expulsalas, hechalas! Si le hubiera hecho caso. Quillo me piro que me ha entrado unos retortijones que no veas.
Un saludo colhogar.

Jesús Cotta Lobato dijo...

AnónimoE, las almorranas las sufre media humanidad, pero peor es quedarse con las preocupaciones dentro.

Naranjito, ¡cuánta sabiduría la de madre! Yo no hago más que intentar aplicar los consejos de la mía. Espero que después de tus retortijones te hayas quedado sin preocupaciones.

Blimunda dijo...

Jesús, dile a tu amigo Guillermo que "esto" funciona bastante bien y de paso pregúntale si tiene algo para el terror escénico de la página en blanco.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Blimunda, le diré de tu parte que su sistema funciona. En cuanto al miedo a la página en blanco, te voy a dar yo un consejo, por si te sirve: cuando a uno no se le ocurre qué escribir, es mejor hacer algo doméstico (el jardín, la cocina, dar un paseo)que no nos requiera mucha energía mental y dejar que la cabeza discurra por donde ella quiera. Al final sale siempre algo. Eso sí, puede que lo que salga no valga la pena. Más adelante saldrá algo bueno. No hay prisas. Un beso.

Blimunda dijo...

Gracias Jesús pero no me refería a no saber qué escribir sino al temor de estropear lo que se quiere escribir. Ese vértigo, ese miedo ¿no te pasa?
Otro beso

Jesús Cotta Lobato dijo...

Blimunda, lo que me pasa más bien es que lo que quiero expresar me parece muy grande y hermoso y luego las palabras para expresarlo son pequeñas y feas y tengo que darle mil vueltas para que lo que digo sea al menos tan hermoso como lo que quiero decir. A veces lo consigo y a veces no. En cuanto al miedo de estropear lo ya escrito, suelo dejárselo a los amigos con criterio para que me aconsejen. Un beso.