jueves, 24 de marzo de 2011

Sexto día sin fumar: consejos que me da la gente para quitarme el mono

1. Respira hondo. Siente el aire puro penetrar tus pulmones. Hincha el pecho. Disfruta.

2. Date un paseo, vete al cine, manténte ocupado.

3. Haz flexiones, hazte unos largos, unas carreras, una... ejem.

4. Túmbate y contémplate a ti mismo sano y fuerte correr por la pradera.

5. Ponte de rodillas y pide ayuda a todo el cielo.

6. Date una ducha.

7. Repasa tu lista de los motivos por los que has dejado de fumar.

8. Recuerda lo mucho que te vas a arrepentir después si caes ahora.

9. Bebe mucha agua.

10. Come caramelos sin azúcar.

Se aceptan sugerencias.

33 comentarios:

Elías dijo...

Jesús: para quitarte el mono, cómprate un tigre; en cuanto el mono lo ve, sale corriendo y no le vuelves a ver el pelo.
Claro, que luego hay que mantener al tigre.

Abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Yo dejé de fumar hace treinta años. Tuve un orangután rondándome mucho tiempo, porque por aquellos días no había ayudas, ni parches ni acupuntura, solamente voluntad.
Tuve que empezar por "en el minuto siguiente, no fumo; en la hora siguiente, no fumo; en el día de hoy, no fumo; en esta semana, no fumo..." cada vez, el reto era un poco más largo. Después de los cinco primeros días me dije a mi misma que lo más difícil ya lo había pasado. Y me lo creí (pero aún me faltaban las protestas del cuerpo que me decía"¿creiste que te ibas a encontrar mejor?, toma catarro, toma dolor de garganta, toma flojera general...").
Y yo, erre que erre "este mes, no fumo" "lo peor ya lo pasé". De repente, recuperé el olfato y el gusto, empecé a paladear y disfrutar de todo lo que comía y bebía y me di cuenta de que merecía la pena.
Ánimo. Dí :"hoy tampoco fumo"

Ramón Simón dijo...

Ojo al dato, Jesús.

Respecto al comentario de Elías, añado: si te compra una tigresa cuesta más caro mantenerla.

Otro remedio consiste en no acudir a las tertulias literarias, ni a las presentaciones de libros. Ya sabes, se como mucho, se bebe más, y luego viene la tentación...

No practicar sexo, es otra de las recomendaciones que aporto, aunque no lo recomiendo. "Semen retectum venemun est".

Un abrazo, machote, sin premio.

Blimunda dijo...

Céntrate en el siete pensando en tus princesas.
Un beso y tulipanes violetas

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
1º) Procura no pensar en el tabaco.
2º) Cada día supone una comprobación empírica:¿ve usted? he pasado un día más sin fumar y ¿le ha ocurrido a vd. alguna catástrofe apocalíptica?

50 neutonios

Cada equis tiempo notará vd. algún pequeño bajón, una tentación, una añoranza... pero duran cinco minutos.

Le contaría alguna cosa más, pero creo que no procede.

Te

Granito dijo...

Piensa que esto es una lucha de poder, el poder de tu decisión contra el poder de la nicotina, aunque creo que el mejor consejo sería algo así como "sea como sea... aguanta".

Yo ya tengo una fecha (cercana) para dejarlo como me recomendaste, aunque prefiero no decirla (ni aquí ni a nadie de mi entorno) para no crear falsas expectativas a mi mismo y a todos.
Y ánimo.
Un abrazo.
Pedro

Jesús Cotta Lobato dijo...

Elías, pero ¿te has dado cuenta de que tu comentario es una joya literaria? Es además una imagen plástica de lo que ocurre a veces al que deja de fumar: que adquiere nuevas adicciones aún más caras, como vigorexia, pastillas y otras cosas. Un abrazo fuerte.

María Jesús, yo estoy en la fase esa de "¿creías que te ibas a sentir mejor, eh?". Gracias por contarme que a ti te pasó lo mismo. Todos los consejos son pocos para mí. Mañana escribiré sobre en qué creo que he mejorado y en qué creo que sigo igual. Un beso.

Ramón, cuando acuda a la tertulia y me veas suplicándote que me líes uno, dame un buen zarandeo y dime: CÓMPRATE EL TIGRE YA, COÑO. Llegará ese momento, te lo aseguro.

Blimunda, mañana voy por el siete. Me vendrán muy bien los tulipanes frescos para mis princesas y para mí. Gracias.

Dyhego, procuro no pensar en el tabaco. Le he hecho caso a usted en esto de contar como una victoria cada día sin tabaco. Y no se me olvidará que la tentación me durará eso, cinco minutillos. Lo que sí le agradecería es que me contara eso que no procede, aquí o como usted prefiera, porque las cosas que no proceden son las que más me empujan a dejar el vicio. 50 neutonios.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Granito, ese mismo consejo me dieron a mí. La palabra clave es NO, que es lo mismo que tu "sea como sea, aguanta". Desde aquí te animo en tu recuperación. A mí me costó muchísimo el tercer día. Ese día, aguanta sea como sea, porque al cuarto la cosa empieza a cambiar.

Anónimo dijo...

¿Sabe usted que cada Hermandad tiene su propia mezcla de inciensos?.Regálese al placer de sentirlos...:Pasión,Amargura,Silencio,Macarena...Huela
Y el olor del Azahar,Respire en la calle...M MMMMMMMM QUE MARAVILLA¡¡¡
ÁNIMO...Todo son ventajas.AnónimoE

eres_mi_cruz dijo...

ahora deberás concentrarte en dominar tu falo... órdenes precisas, tajantes, tú mandas, ¡tienes el control!... admira el tótem erguido y entrégalo como ofrenda a Afrodita Urania...
advertencia de seguridad: la eyaculación puede producir retroceso, adoptense las precauciones necesarias...

Fdo. la sexóloga cuatro ojos

Jesús Cotta Lobato dijo...

AnonimoE, no sabía que cada hermandad tiene su propia mezcla de inciensos. Esta Semana Santa pondré en práctica su consejo y me acordaré de usted. Un beso.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, tuum commentarium oraculum delphicum est. Aphrodita Urania ipsa tibi id inspiravit. In honore sexologae quattuor oculorum, catapultabo venereas sagittas ad stellas, ad comprobandum retrocessum quod citas.

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
Puesto que vd me lo pide, aunque con cierto pudor, se lo cuento.
No me tome vd por un pesetero asqueroso pero llevo a rajatabla lo de las dos huchas. Cada diez dias meto 18 euros en una y 2 en otra (el archiconocido diezmo). Con el dinero de la primera me doy caprichos y el dinero de la segunda lo aporto a organizaciones humanitarias.
50 neutonios y ¡ánimo!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, ¡pero si es usted un sol! Voy a hacer algo parecidísimo a lo que usted me ha contado. ¡Gracias!

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
No soy tan sol. En una ocasión me rompieron la ventanilla del coche y me robaron la cartera del insti con libros, notas, documentos, etc, etc y un sobre con 200 euros de una excursión . Claro la pasta más lo que me costó la mano de obra -el cristal lo pagó el seguro- la tuve que reponer de mi bolsillo y me dio tantísima pesambre que saqué el dinero de la hucha de obras sociales. ¡A tomar por culo! ¡Eso que se perdieron los necesitados!
¿Ve usted como no soy un sol?
50 neutonios.

Alejandro dijo...

Enciende la tele y entretente contando tontos.
Te dormirás enseguida.

O búscate una preocupación mayor. Imagínate lo que sería de ti el día que el gobierno prohíba escribir poesía, que no serían los primeros.

Un abrazo y mucho ánimo

ALBA dijo...

No te puedo dar receta milagrosa, ni hablarte de mi experiencia de dejar de fumar, porque no soy fumadora.
Siempre me a parecido un poco sin sentido tragar humo.
Quizás mi planteamiento te ayude
Mucho ánimo.
Un abrazo

ALBA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
eres_mi_cruz dijo...

cave lumine tectum, jesu...

lolo dijo...

Una de dos, Cotta: o aprendemos a contar en ordinales hasta infinito y más allá, o desde ya empiezo a decirte que mañana será el siete. Con admiración y entusiasmo te lo digo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, hasta el sol tiene manchas, pero no por eso deja de ser un sol. Y esa mancha que usted cuenta es muy pequeña y hasta bonita, teniendo en cuenta el normal cabreo que usted tenía. Sigue siendo usted un sol.

Alejandro, has dado en la clave: buscarme una preocupación más grande. Esa que planteas es para deprimirse y olvidarse del tabaco durante siglos.

Alba, dicen que el planteamiento tuyo, el de quien nunca ha fumado, es el que debe acabar adoptando el exfumador. Así que gracias por el consejo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, quomodo cognoscis secreta? Ego valeo si tu vales.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, mañana, que será el siete, tengo boda. En la boda tendré que armarme de valor para decir que no a la tentación. Un beso.

José María JURADO dijo...

Te recomiendo un cigarrillo mmm o una pipa humosa de invierno o un narguile o un cohiba

ReyVindiko dijo...

Visualiza el daño que te hace el tabaco: fúmate un cigarro, pero al revés, con el ascua en los labios (¡qué poética esa última frase!)

Las hojas del roble dijo...

De rodillas, nunca, Cotta

Jesús Cotta Lobato dijo...

José María, ¡no me tientes! ¡Ay lo que tuvo que soportar san Antonio en la zarza!

Reyvindiko, algo parecido hago: imaginar cómo el humo me convierte en piedra porosa y negra los pulmones.

Hojas, pues entonces de pie, como los espartanos.

tomae dijo...

Ahora...

Para el día 7

...Cada No pitillo un ¡Vivan los novios!

Saludos...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Tomae, ¡me gusta esa consigna! Será mi lema en el día de hoy, te lo aseguro. Gracias.

Micotta dijo...

Mi experiencia:
No lo hice por nadie ni por vida nueva, ni por los embarazos ni por el marido. Luego si recaía me sentiría peor. Solo me sirvió el decir: se acabo no se puede fumar y punto!!!!! Nada de listas con los beneficios de no fumas, solo me servia para comedor mas aun la cabeza y cuando venia la tentación esas razones las cambiaba de sentido para convencerme de que que tenía que volver a fumar.

La otra cosa que me ayudo mucho fue el rezar cada día, a cada momento, en cada tentación y hablarle al Señor con sinceridad: Señor, yo sola no puedo, esto de no fumar es voluntad tuya, si por mi fuera me fumaría un cigarro ahora mismo de lo débil que soy. Así que si este plan es tuyo y tu lo puedes todo, ayudame!!! Esto cada vez que pensaba en volver a fumar.

Al tiempo me alegre porque descubrí que ya no fumaba pero sobre todo experimente Que Dios es Todopoderoso y que tiene poder para todo. Esta fue mi recompensa.

Así que mucho ánimo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Micotta, me acabas de contar un secreto bellísimo. Aunque yo sí me he hecho listas con esto de los beneficios de no fumar y demás, he acudido como tú a Dios y, aunque te dé risa, a mi padre, que también había dejado de fumar. Y creo que Dios me está ayudando. Un beso.

jennifer sosa dijo...

Ya llevo cinco días sin fumar y de verdad que cada minuto me dan ganas de fumar siento que me voy a volver loca!!

Jesus Cotta Lobato dijo...

¡Aguanta, Jenifer, y luego disfruta con el recuerdo de tu fortaleza!