miércoles, 4 de junio de 2008

Matando un poco a Platón

Platón es un señor, pero en exceso aplasta. Hay un Platón dentro de mí que me ha propuesto como modelos ideales el buen profesor, el buen padre, el buen escritor... Y como nunca me acerco ni de puntillas a esos modelos, me he sentido muy frustrado. Pero una compañera de filosofía me abrió los ojos con esta sencilla frase:
"El ideal aplasta la vida".
Así que últimamente ando matando modelos. Prefiero a los modelos los valores como el amor, la generosidad, la comprensión. Ellos son en la lejanía estrellas que me guían, mientras que los modelos son personas maravillosas que me aplastan y que, para colmo de males, no existen.