martes, 3 de junio de 2008

Miguel Hernández y Onán

Sólo Miguel Hernández es capaz de expresar con tanta belleza, tanta rotundidad y profundidad una experiencia que los demás mortales se callan porque no hay manera digna de expresarla.

Ya se desembaraza y se desmembra
el angélico lirio de la cumbre,
y al desembarazarse da un relumbre
que de un puro relámpago me siembra.
Es el tiempo del macho y de la hembra,
y una necesidad, no una costumbre,
besar, amar en medio de esta lumbre
que el destino decide de la siembra.
Toda la creación busca pareja:
se persiguen los picos y los huesos,
hacen la vida par todas las cosas.
En una soledad impar que aqueja,
yo entre esquilas sonantes como besos
y corderas atentas como esposas.