miércoles, 27 de mayo de 2009

Confesiones II

1. No he hecho la mili. Objeté. Así que no tengo foto vestido de soldado y es una lástima. Lo bueno de esta carencia es que hoy es políticamente correcta.

2. No sé jugar al fútbol. Me aburre soberanamente. Pero me gustaría que me gustara para tener de qué hablar con quien no sé de qué.

3. No tengo carné de conducir. Esto me lo perdona menos la gente. "¡Con la independencia que te da el coche!", me dicen. Algunos incluso se enfadan cuando les digo que no me lo pienso sacar porque tengo quien me lleve a playas remotas, que sólo para eso querría el coche. En los demás casos, me da igual ir andando o en bus. Alguna vez los hombres sin carné de conducir deberíamos escribir un manifiesto.

4. Tengo muy mala puntería (menos con el pipí: ahí soy un hacha).

5. Me dan muchísima lástima los toros, pero me gustan más los toreros.

6. Hay dos o tres asuntos en los que pierdo el tino y me resbala la neurona. Los que me conocen saben cuáles.

7. De todos los pecados capitales, el que me resulta más feo, incluso más que la envidia, que ya es decir, es la avaricia, el ser del puño apretado, el no soltar un céntimo ni aunque te linchen.

8. El resto de defectos me los callo, porque son feos y no es plan de mostrar a los lectores de esta bitácora lo más feo de uno.

9. Llevo sobre mi conciencia el haberle pegado muchas veces, cuando tenía cinco años, a un niño de mi edad que era más bueno que el pan y que luego murió de meningitis.

10. Me encanta el festival de Eurovisión.

22 comentarios:

Julio dijo...

Yo sí hice la mili, y de bibliotecario, qué casualidad...

Tenga usted un buen día, amigo

José Miguel Ridao dijo...

La 3 te honra, Jesús, aunque ya podías tenerlo por si acaso. No sabes el estrés que te quitas por no conducir, recuerdo incluso que muchas veces te negabas a que te lleváramos a Sevilla desde Alcalá, preferías coger el autobús.

En cuanto a la puntería miccional, creo que adivino cuál es tu blanco, no tan blanco en realidad.

Un abrazo.

Gerardo V. dijo...

Cotta, Cotta: esta confesión casi casi podría haberla firmado yo mismo; lo de la mili, lo del futbol, lo de los toros y los toreros, lo de no conducir,.... y aunque no nos entiendan reivindico mi derecho a la diferencia, de alguna manera también somos más desarrollados y sostenibles ahora que se lleva el lenguaje políticamente correcto, ¿o no?
Un abrazo
Gerardo

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Yo no hice la mili porque aduje que tenía gota (era verdad) y, tras un atracón de marisco, me dieron la nulidad provisional. Al año volví a atracarme de mariscos y me dieron la inutilidad definitiva. Así que soble satisfacción: por las gambas y por el año que me regalaron.

Cuando te haga falta un cohe para ir a alguna parte, cuenta conmigo. Y, aunque me gusta el fútbol, prometo habñar de otras cosas contigo durante el trayecto.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Nos seguimos desnudando.

Lo del carné, es genial.

¿Y si te hubieran mandado a Olula del Río?

Un abrazo.

E. G-Máiquez dijo...

Resulta asombroso el número de poetas sin carné de conducir. Yo lo tengo, claro que a lo mejor por eso...

Qué pena no saber los dos o tres asuntos que te desatinan... Para no conocerte más, simplemente.

Eutherpe dijo...

Me encantan tus confesiones... porque coincido en muchas de ellas... Lo de la mili es obvio, lo del carné de conducir también... y coincido con la gente que te dice "¡Con la independencia que te da el coche!", en cuanto que pueda tengo que sacármelo, puesto que mi padre está un poco quemado de tener que llevarme el contrabajo cada vez que tengo un concierto... y lo entiendo. Lo de la puntería también es cierto y por supuesto... como buena músico me encanta la música y he de confesar que también el festival de Eurovisión jajaja!
Un abrazo muy grande. Susana.
P.D: Por cierto, este viernes en la cena de fin de curso creo que te conoceré en persona, le he dicho a mi hermana que nos presente, que tengo curiosidad jajaja

Jesús Cotta Lobato dijo...

Julio, yo hice el servicio social sustitutorio en la biblioteca de un asilo de ancianos. Fue una experiencia surrealista.

José Miguel, a ti te honra haberte ofrecido a llevarme en coche. En cuanto al estrés, ya mismo te veo trabajando cerca de tu casa y siendo un peatón o ciclista feliz. En cuanto a la puntería, ¿conocías tú lo de las tres verdades del mundo?

Gerardo, precisamente esta entrada me la inspiraste tú, cuando nos cerveceamos. Hay tres o cuatro confesiones donde somos felizmente idénticos.

Juan Antonio, qué lástima no haberte conocido cuando me tallaron. Nos habríamos atiborrado los dos de marisco y luego, hala, a ser feliz. Gracias por ofrecerte a llevarme. En cuanto a tus temas de conversación, estoy seguro de que serías de los pocos que me haría interesante el fútbol.

Javier, si me hubieran enviado a Olula, tendría que haberme sacado el carné, pero he tenido la suerte de que allí donde me han mandado había buenos autobuses o buenos compañeros, como Cabanillas, encantados de llevarme a casa.

Enrique, algún día tendrías que explicar por qué hay ciertas características que abundan más entre los poetas que entre otros gremios, como ésa de no tener carné de conducir, que yo desconocía. Seguro que hay otras, como esa tendencia al misticismo, la religiosidad y tomarse como cuestión de vida o muerte la defensa de un poeta o una corriente. En cuanto a esas tres o cuatro cosas que me desatinan, estoy seguro de que nos conoceremos pronto y te las contaré. No son nada del otro mundo y, como pareces sugerir, no son lo que yo aspiro a ser. Un abrazo.

Eutherpe, musa de la música, creo que sé quien eres. Incluso te he oído tocar y me encantó. Tú no sigas mi ejemplo y sácate el carné. Nos veremos pronto.

Alejandro Muñoz dijo...

Entrañable tu entrada de hoy Jesús. No te preocupes por lo del carnet, el fútbol o los toros, pero no sé qué decirte de Eurovisión, a no ser que te refieras a las puntuaciones.
Si tienes paciencia para tragartelo enterito lo del fútbol tiene arreglo. Si no te gusta el partido te puedes fijar en el público. El respetable que acude a los campos es imposible de encontrar en ningún otro sitio, y mucho menos en Canora.

Julio dijo...

Lo mío también fue surrealista, Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alejandro, me he quedado preocupado con lo de eurovisión. ¿Será grave? Procuraré entusiasmarme con el fútbol a través de su público, ya que no lo consigo a través del juego en sí.

Julio, pues nada, algún día tendremos que desembuchar.

eres_mi_cruz dijo...

me has matado con el 9...
ahora sé por qué perdiste tu melena afro y lo merecías...

espero que al menos lo confesaras antes de hacer la primera comunión, dicen que alivia...
a mí me ayudó cuando confesé que había visto a un hombre muerto en el salón de su casa... entré por el balcón sin pedir permiso... era un bajo...

con el tiempo incluso conseguí convencerme de que a lo mejor aquel tipo sólo se había hecho una catimba y se había quedao estroncao... o tenía un ciego del copón... por éso me acuerdo de las comuniones...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, ya no me acuerdo si me confesé de aquello o no. Pero me da pena aquel féretro pequeño que sólo lloró una madre viuda.
En cuanto a tu muerto, el único pecado tuyo fue allanamiento de morada, no ver a un muerto.

eres_mi_cruz dijo...

lo has arreglado...
lo raro es que conserves las cejas...

maite mangas dijo...

Confesarse, en cualquier modalidad requiere valentía...sobre todo si se reconoce que a uno le gusta (no,¡¡le encanta!!)Eurovisión...una cajita de sorpresas, Jesús.

José María JURADO dijo...

5. L´astima por qu´e, l´astima la de Israel Lancho con el pecho part´io mientras los futboleros cantans sus glorias independentista.

Auden dec´ia que los poetas no deb´ian tener carnet de conducir.

Mi teclado pone las tildes como le da la gana.

Es un poeta vanguardista.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, el niño, allí donde está, no es rencoroso y por eso me conserva las cejas.

Maite, ésa es la confesión que más trabajo me ha costado hacer.

José María, leeré a Auden. La pregunta es: ¿él tenía carné de conducir?

Mery dijo...

La 9 me ha dejado apesadumbrada incluso a mí, Jesús.
Lo del fútbol tiene arreglo: te pones a hablar del tiempo que hará mañana y conversación arreglada durante unos minutos. Acto seguido pasas a destripar a Zapatero y a Rajoy, y otros minutos mas. Luego ya te vas a casita tan ricamente.

Por lo demás, nada que objetar, mucho menos que fueras objetor.

Un beso y buenas noches

Jesús Cotta Lobato dijo...

De hecho Mery, de eso hablé anoche con el taxista. Tras darnos el uno al otro los partes meteorológicos, le dimos un repaso al rey y a los políticos y tan a gusto. Que pases un buen día.

churricos dijo...

Sr. Cotta.
Yo tengo carné de conducir y conduzco. Pero es algo que no me importaria no tener. Se dejan de saborear muchas cosas durante el tiempo que vas pendiente de la circulación. Personalmente, prefiero ir en el asiento del acompañante, agarrado al asidero que, por norma general hay en la parte superior, mirando a traves del cristal todo lo que no puedo ver cuando conduzco.
Con respecto al resto de confesiones, en la 2, no solo no se jugar, si no que no me gusta verlo, y oirlo menos. Me genera insomnio y malestar. Ademas de provocar a mi perro pavor al disparar los petardos en sus victorias, o derrotas.
en la 5, a mi me dan muchisima lastima los toros cuando los torturan hasta la muerte en la plaza. Los toreros y más aún todo lo que los rodea, me generan indignación.
Comentaria el resto de confesiones, pero ya le estoy robando tiempo a otros menesteres, que no por ser mas terrenales son mas importantes, pero no se pueden obviar.
Un saludo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Churricos, no me roba usted tiempo. Me gusta responder a los comentarios. Le comprendo perfectamente cuando dice que los toros le dan mucha lástima. Y me alegro de no estar solo en la dos. Un abrazo.

José María JURADO dijo...

No, no lo tenía.