lunes, 11 de mayo de 2009

Información sobre Canora


Los exploradores que he enviado a Canora me proporcionan el siguiente informe sobre el terreno:

a) Canora es una isla virgen y boscosa, salpicada de prados intactos y gigantescas flores en cuyos cálices podríamos celebrar conciliábulos y tertulias, pero hay que salir de ellas antes del alba, cuando los cálices se cierran.

b) La fauna mayor está compuesta sobre todo de gacelas blancas. Parecen apetitosas, pero da pena cazarlas. Propongo más bien que nuestra fuente de proteínas sean las coquinas, que abundan en la playa.

c) En muchas ostras de los mares de Canora se esconden perlas. Necesitamos, pues, buceadores intrépidos que las rescaten del fondo y de la oscuridad para los cuellos y la luz.

d) Según todos los indicios se ocultan en los bosques ninfas y faunos que provienen por lo visto de los hijos que Adán y Eva tuvieron antes de probar la manzana. Son puros e inocentes y esto es tan peligroso para ellos como para nosotros. Tendremos que decidir cuál debe ser, si debe ser, nuestro trato con ellos.

El único peligro de Canora son por lo visto los amapolones (asphodelus craticus), un opiáceo que produce el síndrome de Nerón: quien lo prueba se cree el mejor poeta del mundo, aunque de su boca sólo salgan ripios y gallos. Propongo, pues, cercar con vallas eléctricas los prados de amapolones.

28 comentarios:

Ángeles dijo...

Jesús, las vallas romperían el paisaje, confiemos mejor en los habitantes y visitantes
Un saludo

José Miguel Ridao dijo...

Amapolones, ¿eh? Pues tríncame los c... ¡Toma ripio! Prometo no reincidir en Canora...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues allí estaremos, eso pinta muy, pero que muy bien.

Un abrazo.

Pd. Necesitamos más información los alérgicos.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
¿Por qué ha de haber vallas?
1 neutonio

Olga B. dijo...

Ay, los amapolones y sus ripios... pis and lof con la flora y la fauna, nada de vallas (aunque tenga sus riesgos) que aún no hemos ido y ya queremos legislar, por Dios, no hay nada más antipoético:-)))
Saludos.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

No hay peligro (salvo el de los premios) con los amapolones: todos los que estemos en Canora seremos los mejores poetas del mundo, tú el primero, y no habrá, pues, nada que temer.
Lo de las coquinas me ha llegado al alma, pero algo habrá que hacer para poblar Canora con cerdos ibéricos y terneras retintas, digo yo, que no sólo de moluscos bivalvos vive el hombre.

Máster en Nubes dijo...

a) Ok, lo de sentarme en una flor me gusta, aunque haya que tener horario para ello.

b) A las gacelas ni tocarlas, que no me entere yo.

Con todos mis respetos y como alguien insinua más abajo, yo creo que con tu régimen alimenticio vamos a pasar más hambre que un maestro de escuela que se decía antes (los de ahora comen bien ;-)

Perdona, Jesús, pero yo necesito comer más proteinas que las coquinas o las ostras, excúsame mi pragmatismo.

c) Vale, cuenta conmigo, pa comerlas y para (sacar) las perlas. Pero sobre todo porque sumergirse está bien, más que nada.

d) Esto me parece lo más importante, la verdad. No es por legislar, ni nada por el estilo, pero nuestro trato debe de ser exiquisito con las ninfas y los faunos. A mi me interesa la gente... aunque no sean personas humanas sino pre-humanas, pre-pecado, pre-redención o lo que sea. Mira, me estoy liando ya, voy a dejarlo. Vamos, que lo que quiero decir es que los seres vivos sea cual sea su procedencia y trayectoria están bien. Incluso los faunos.

Y lo del amapolo totalmente de acuerdo (de hecho a veces no hace falta ni que se pruebe ;-).

Por mi parte seguiré diciendo tonterías y muy consciente de decirlas, es un derecho constitucional casi decirlas.

Ángeles L. Satorre dijo...

¡Yo quiero irme a vivir a ese paraiso!
Y tranquilo por los amapolones que seguro que su polen me daría alergia.
Un abrazo.

Julio dijo...

Reitero: me apunto

José María JURADO dijo...

Y las perlas ¿dónde las vendo para dar cordel a mi usura?

http://www.youtube.com/watch?v=Aba1dVLVSFg

José María JURADO dijo...

Olvidábaseme decir que se mirara el enlace youtúbico, ¿nos llevamos a este viejoa amoroso a canora sí,no?

Jesús Cotta Lobato dijo...

Sí, Ángeles, los amapolones serán, pues, el fruto prohibido: sólo la voluntad nos prohíbe probarlo.

José Miguel, ripios como eso son producidos por los amapolones. Así que mejor no los probamos.

Javier, a ver si los exploradores me envían información sobre las gramíneas y los pólenes.

Don Dyhego, ya me ha convencido ÁNgeles de que no haya vallas. Si no las hubo en el Edén, ¿por qué sí en Canora?

Olga, ya sois tres los que queréis romper vallas y muros. ¡Me sumo a la causa! Retiro lo de las vallas.

Juan Antonio, quedas nombrado el Noé de la expedición: Toma una pareja de cada especie viviente, pero esta vez no metas ratas ni piojos ni otras especies inmundas. Coquinas, como ya hay, no hace falta llevar.

Aurora, cuando se produzca el primer encuentro con las criaturas preadámicas, te cederemos a ti la palabra, porque estoy seguro de que no la vas a liar como yo. En cuanto a lo de los bivalvos, Juan Antonio se va a traer terneras retintas.

Ángeles, los amapolones los podemos tratar como las adelfas: bonitos, pero intocables y a lo mejor lo único bueno que tienen es que no producen alergias.

Julio, ¡allá vamos!

José María, aún no hemos determinado si en Canora habrá trueque o moneda. Propongo que la moneda sean hexámetros. En cuanto al enlace, no consigo verlo.

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
Corríjame se me equivoco:
¿No es verdad que usted incluye en todas sus entradas una palabra, frase, aforismo -lo que fuere- para dar pie a la polémica, reflexión -o lo que fuere-?
¡Sí, señor, es usted un excelente profesor!

José María JURADO dijo...

Copie y pegue, amigo, como Ana Rosa Q., algún esfuerzo hay que hacer.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, a veces lo hago sin darme cuenta. Es usted muy observador.

José María, copié y pegué, pero al leer tu último comentario me he dado cuenta de que pegué en youtube y no en el explorer. Ahora lo hago.

maite mangas dijo...

Yo tengo vacaciones en Agosto..¿quién gestiona las reservas?.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues sí que es observador Dyhego, sí que lo es.

Dyhego, tienes una gran virtud.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Maite, yo mismo las gestionaré.

Rosna dijo...

Cotta san , que tristeza vallas en Canora??? Ay ...ay .... la magía de los amapolones se perderá ...ay ...ay ... el lamento de las ninfas del bosque y las hadas se escuchan , vamos por favor a consolar a las ninfas y hadas ...En Canora el alma es pura como la gotas de rocio del alba vibran de amor ,y se sumergen en cada petálo de amapolas , rosas , lirios , cada habitante que alli desee vivir solo puede ofrecer felicidad ,recordando todas las bellas cualidades con las cuales vinimos a esta tierra .
Los elfos informan ....que existe en el corazón de Canora " una playa secreta " con las aguas primordiales ,cisnes ,nénufares y un ave fenix , dicen que allí fluye el amor por todas partes .
Seguimos soñando ... Canora existe .
Que así sea , asi será
Yuriko

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
Como quiero ir a Canora, me he aplicado y he compuesto los 28 versos que pide usted como pasaje.
1 neutonio

Jesús Cotta Lobato dijo...

Rosna, no sé cómo se me pudo ocurrir lo de cercar con vallas el prado de amapolones. ¡Fuera vallas! Todo será libre en Canora y, nada más llegar, nos bautizaremos todos en ese lago de aguas primordiales y las ninfas no llorarán.

Dyhego, muy bien. La poesía, al menos en Canora, vale tanto como el dinero.

churricos dijo...

Sr. Jesus.
Perdone vd. mi atrevimiento al interferir en esta turba de respuestas. Suelo leer asiduamente su blog, y poco mas puedo hacer que quedarme con la satisfacción de recibir una dosis de palabras bien escritas. Pero en esta ocasión, aunque he intentado reprimirme, (ya sabe vd. por eso de no entrar donde no te llaman)me ha resultado imposible no sumarme a la algarabia que se ha generado a raiz de su entrada. Me consta que ingresar en el selecto grupo que partirá hacia Canora, no está a mi alcance. Pero le agradeceria, nos mantenga informados de primera mano a los diablillos que quedamos nadadando en los lodazales mundanos, de cuantas maravillas debe de haber en esa isla. Confio en que los exploradores que ha mandado a tal paraiso, sean de su (valga la redundancia)total confianza, y no hayan quedado extasiados por el perfume de las opiaceas. Ya que si eso fuese así, se correria el terrible riesgo de que hubiesen podido tergiversar la realidad.

Agradeciendole de antemano su permisión para participar en (no quisiera ser reiterativo) esta turba de respuestas, reciba un cordial saludo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Estimado Churricos:
Como esta bitácora esta abierta a todos, usted puede entrar en ella cuando quiera. En cuanto a Canora, el precio del peaje son veintiocho versos, sin prisa. Mis exploradores llevan sin enviar señal más de dos semanas. No sé si habrán probado algún opiáceo o si estarán entretenidos con las ninfas y los faunos. Espero que la semana próxima despierten de su sueño y me envíen información. Un abrazo y sea bienvenido.

Mery dijo...

Por supuesto que apoyo dejar las blancas gacelas trotar en libertad.
Y que las amapolas sólo sirvan de adorno de floreros junto a las velas en la noche.
Canora se me va haciendo por momentos indispensable.

Un beso

Jesús Cotta Lobato dijo...

Entonces, Mery, te dejaremos desembarcar la primera del barco. Y por supuesto a las gacelas ni las tocaremos.

ReyVindiko dijo...

No quiero ser reventador, pero esto de Canora se va pareciendo demasiado a ese cielo tan aburrido de los chistes que uno prefiere el infierno.
A mí, lo que me interesaba del Edén era Dios.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Reyvindiko, Dios se pasea todas las tardes por todos los paraísos. También por Canora.

ReyVindiko dijo...

Vale, vale. Perdón por mi hipocondría un tanto fanática. Será la operación.
Chesterton me va metiendo en vereda. ¡Qué tío!