domingo, 17 de mayo de 2009

Una ley criminal, machista y eugenésica

1. Si el aborto, con la nueva ley, es una prestación sanitaria, el embarazo es una enfermedad y el nasciturus algo así como un virus.
2. Si el aborto es un derecho de la mujer, todos tenemos el deber de costeárselo o de practicárselo. Adiós a la objeción de conciencia y a la libertad. Nuestros impuestos, arrancados con violencia, enriquecerán a las clínicas abortistas, pero ni un solo céntimo de ellos se destinará para ofrecer a la mujer una alternativa al aborto.
3. Si la dignidad humana, la que nos impide matar, no está en el nasciturus, ¿a partir de qué momento está? Cuanto antes, mejor: más difícil será matarnos.
4. Al nasciturus se le niega esa dignidad para poder eliminarlo, igual que al inmigrante se le niega la nacionalidad para poder expulsarlo.
5. ¿No es mezquino justificar para otro el mal del que yo me he librado? ¿No es despreciable el náufrago que, una vez salvado, niega el bote salvavidas a un nuevo náufrago? ¿No es abominable un animal que justifica la matanza de sus crías?
6. Si el aborto es tan moralmente neutro como quitarse una verruga, todos los que empujan a una mujer a abortar son unos santitos, especialmente el varón que no quiso usar el condón.
7. Lo valioso es valioso aunque todos opinemos lo contrario. Si todos fuéramos de pronto alérgicos a la belleza, no por eso iba a ser feo el Discóbolo de Mirón. Del mismo modo, los árboles y los no nacidos son valiosos aunque a todos nos interesara deshacernos de ellos.

25 comentarios:

Rosna dijo...

La vida siempre es valiosa .
se escudan tras una mentira asquerosa , Despenalización del aborto , hasta donde hemos llegado cuanta hipocresía , es aterrador como la sociedad acepta tanto "desprecio a la Vida " , no puedo decir manojo de célula , " es una realidad viviente " que pide nacer , que grita no me mates en el camino .... el hombre va perdiendo el rumbo ,sus creencias , ideas y los valores se invierten ,que perversa sociedad de la muerte estamos creando , según dicen matar el feto ,despojarlo del vientre materno ... no es homocidio sino " delito de aborto " je ... porque el feto según la ley penal " no es una persona " , para mí no se trata de religión , política, moral ...y todas las ciencias juntas , es simple y claro : No tenemos ningún derecho de quitar la vida y libertad .
Buen inicio de semana
Yuriko

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querida Rosna: me encanta tu manera alegre y optimista de defender la vida, la naturaleza y los buenos sentimientos. Me das ánimos. Un beso.

Julio dijo...

Me dejas sin palabras, Jesús.
Sólo quiero añadir algo. Si una niña para salir del recinto escolar a comprar un bolígrafo necesita autorización de sus progenitores, con la pastilla, ¿qué?...

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Vuelvo a suscribir todas tus palabras, Jesús. E insistiría en que se trata de una ley absolutamente machista: el varón, a hincar y a despreocuparse; la mujer, un objeto al que hincarse sin más consecuencias o responsabilidades. ¿Es esto el progreso?
Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Julio, no había pensado yo en esa incongruencia. Me quedo atónito.

Juan Antonio, tú sí que la clavaste en tu entrada del otro día, cuando decías eso de que ahora con la pastilla del día siguiente sería más difícil convencer al maromo de ponerse la goma. Eso sí que es machismo.

Julio dijo...

Ya no es solo la mujer objeto, sino la mujer objeto desprotegido. Coño, si ponemos protección hasta a las patas de las sillas...

Julio dijo...

...como me dijo ayer mi amigo Valentín.
(que antes le he dado al intro sin querer...)

Miradme al menos dijo...

Creo, Jesús, que con el sentido común que aportas no hace falta nada más.
Un abrazo reivindicativo.

Julio dijo...

Me uno al abrazo, como los Teletubbies

Alejandro Muñoz dijo...

Jesús no se si lo que planteo es posible pero me imagino que si acudo a una clínica veterinaria con una perrita preñada y planteo su aborto me mirarían como a un cínico.
Eso sí, matar a un niño es muy progre.
Un abrazo de Teletubbie. Si sigue así lo del aborto tendrán que dedicarse a otra cosa.

JESUS FIDELIS dijo...

Un ministerio sin contenido, acaba encontrádolo con esta ley del aborto.
Resulta que con 16 años, no se puede fumar, no se puede beber, no se es mayor de edad y si comete un delito no se le puede juzgar como a un adulto...ahora bien, para abortar "barra libre", sin poblema.
La paradoja de nuestro tiempo, un sin sentido y de nuevo un torpedo a la línea de flotación de su familia.
Que padres no querrían acompañar y aconsejar a su hija en tan lamentable trance.

JESUS FIDELIS dijo...

Un ministerio sin contenido, acaba encontrádolo con esta ley del aborto.
Resulta que con 16 años, no se puede fumar, no se puede beber, no se es mayor de edad y si comete un delito no se le puede juzgar como a un adulto...ahora bien, para abortar "barra libre", sin poblema.
La paradoja de nuestro tiempo, un sin sentido y de nuevo un torpedo a la línea de flotación de su familia.
Que padres no querrían acompañar y aconsejar a su hija en tan lamentable trance.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Pues, nada, Julio y Miradmealmenos, que la energía de nuestro abrazo acuda en auxilio de los que más lo necesitan. Si eso pudiera hacerse...

Tocayo, para mí sería un terrible dilema tener que acompañar a una hija mía para eso. No sé lo que haría.

Benjamín Gomollón dijo...

Creo que simplificas la cuestión. Creo, honestamente, que la situación real no cambia de manera decisiva con la nueva legislación. Solo la liturgia del aborto. Casi nada en los hechos. En los símbolos (que es donde se libra esta batalla), el efecto que se busca es arrojar al PP en brazos de la Iglesia, como la memoria histórica era la treta para arrojarlo a las tinieblas del franquismo.
El aborto es un hecho que sucede en todas las culturas y sociedades. En todas las épocas. Los médicos han invadido el espacio simbólico de administradores de la Vida, arrebatándolo a las Iglesias, y el peaje que pagan (gustosamente o no, eso va en conciencias) es ocupar con el peso de su Ciencia esa zona maldita de la sociedad. Algo así se ve en Tiempo de silencio, de Luis Martín Santos.
No puedes esperar de un gobierno tacticista una reflexión moral, ni un espacio de prudencia o responsabilidad. Ellos saben que en política has de moverte rápido. Y recubren el fracaso que es siempre el aborto con el barniz retórico y jurídico de los derechos ampliados porque es lo que les ha dado resultado antes.
Yo creo que puesto que el Estado abandona ese terreno (ya lo hizo con hipocresía antes), o incluso lo marca con nuevos hitos simbólicos (lo que pretende ahora), es deber de cada persona lanzar su conciencia a la acción y la participación, pero no solo mediante una exposición de convicciones, o reacciones emocionales, que poco o nada alteran la realidad, sino a partir, sobre todo, de hechos. Y eso implica advertir a las jóvenes de las responsabilidades que la sociedad deja ahora en sus manos, forzándolas a madurar a edades tempranas. Ese es ahora el frente de batalla: no las líneas rojas de la ley, sino las mentes de las mujeres.
Equiparar los abortos con asesinatos puede enternecernos, y hasta convencernos, pero es exagerado, y sobre todo, profundamente ineficaz. No es el camino.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querido Benjamín: hay muchas maneras de combatir esta lacra y una puede ser llamar al aborto asesinato (¿Qué edad debe tener una criatura humana para que su supresión empiece a ser considerada asesinato?), pero como yo soy consciente de eso que dices, procuro no usar argumentos sentimentales y creo no haber usado ninguno. Por otra parte, aunque para poder convencer a la gente tengo que ponerme siempre en el lado de la mujer y no del feto para que se me escuche, a veces me canso y quiero darle voz al que no la tiene. Además, considero que los jóvenes con quienes hablo tienen derecho a saber la verdad y considero una gran verdad que las mujeres se quedan embarazadas de hijos, no de lechugas.
Tus argumentos me convencen y están muy bien formulados, pero no reprueban el aborto. Si es una lacra social que siempre ha existido, como la violencia doméstica o el robo con intimidación, deberían buscarse otras maneras de combatirlo, por ejemplo, permitiendo a las mujeres no hacerse cargo del hijo que de otro modo abortarían. Pero, en fin, Benjamín, perdona la perorata. Siempre me digo que no me voy a lanzar con este tema, y al final me embalo y eso me entristece y me frustra. Que pases un feliz fin de semana y sigue regocijándonos con tus magníficos poemas.

Er Tato dijo...

La viabilidad del feto con independiencia de la madre parece ser el criterio usado por el comité de ¿expertos? para fijar el plazo en el que el aborto no sería
delito. ¿Y por qué no el momento de nacimiento o los dos meses de vida? Tampoco a esa edad el niño es viable de manera independiente.

Siendo cierta la polémica científica sobre cuál es el momento en que puede considerarse ser humano un óvulo recién fecundado, no es menos cierto que la continuidad del proceso evolutivo del embrión haría que cualquier intento de determinar cuándo empieza su "humanidad" fuera claramente arbitrario. Y ante esa arbitrariedad, que conduciría por fuerza a la posibilidad de que realmente el aborto significara poner fin a una vida ¿no sería más razonable prohibirlo a la vista de las dramáticas consecuencias que se derivarían de esa incertidumbre? Parece claro que el solo riesgo de matar a una persona tendría un coste mucho mayor, sobre todo para el interesado, que las incomodidades de la maternidad para la madre.

Un liberal jamás debiera aceptar la legalidad del aborto, no por una cuestión moral sobre la que la Ley no debiera tener nada que decir, sino porque viola -o podría violar, en el mejor de los casos-, el principio de los derechos individuales: los del nasciturus. Y si a esa cualidad de liberal le sumaramos la de ser de izquierdas -¿es coherente propugnar que el Estado debe recaudar impuestos para proteger a los más débiles y abandonar a su suerte al más débil de todos?-, aún menos justificada estaría la postura proabortista.

Como niego la mayor, sobre la polémica de los 16 años ya ni entro.

Saludos y perdón por el ladrillo

maite mangas dijo...

Hablar de estas cosas acaba generando unas tremendas polémicas y además no es facil que alguien cambie su opinión al respecto,Jesús, pero hay que seguir defendiendo las cosas que importan: la vida (sobre todo la de los que no pueden defenderse solos), la dignidad de las personas y la infancia de nuestros niños que cada vez nos la ensucian mas.
Siempre me gusta leerte, pero hoy me ha gustado especialmente.

maite mangas dijo...

En mi última frase no me he exolicado muy bien.
Está claro que la hija de uno estén en esa tesitura, no sólo crearía un tremendo dilema, sino muchos otros pensamientos enfrentado y muy posiblemente, según nuestras creencias, acabaríamos buscando cualquier solución que no pase por la muerte de ese feto.
Lo que quería decir es que cargan en la figura de la mujer la total responsabilidad de su decisión, sea esta adulta o menor de 16 años, eso es una aberración, y por eso comentaba que esa niña, lo que debería al menos, es estar aconsejada por su padres, porsu familia.
Al final esto huele de nuevo a atque contra la familia, contra la unidad familiar, los hijos (incluso menores), pueden tomar decisiones (amparados por la ley), a espaldas de sus mayores.
Es una mala reflexión, no se debería llegar nunca a esa situación del aborto.
Al final esto también evidencia el fracaso de sus políticas de educación sexual, de planificación familar, de sus póntelo y póselo, reduciendo el sexo al algo meramente animal y genital, destruyendo cualquier tipo de moralidad y trascendencia... y luego de aquellos polvos, vienen estos lodos.

Mirna dijo...

Querido Jesús, ¿qué más puedo decir con todo lo que ya se ha dicho? La verdad es que este debate viene muy oportuno ahora para alejar las mentes de las preocupaciones de la crisis, la falta de trabajo, que la gente no tenga qué comer y que... y que... y que...
Ya ves, este es otro punto de vista. En todo lo que se ha dicho estoy totalmente de acuerdo y más.
Un abrazo.

maite mangas dijo...

Fe de erratas: mi segundo comentario,no es mio sino de tu tocayo.Es lo que tiene compartir ordenador.
Un saludo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Tato, acabas de explicar mejor que yo con tu ladrillo lo que yo trataba de explicar: dado que no sabemos a partir de qué momento empieza la humanidad del nasciturus, lo mejor es dársela desde el principio. Es más noble. Me alegra coincidir contigo.

Tocayo, coincido contigo en todo. Y al final, en todo esto sale perdiendo la mujer. El hombre puede continuar con su irresponsabilidad.

Mirna, eso es lo triste, que por razones políticas se haga una ley tan sucia. Un beso

Ángeles dijo...

Díficil tema nos plantea Jesús, preferiria hablar, pero con todos mis respetos. No voy a entrar en si la ley es buena o mala, la desconozco. Pero yo quiero una Ley, para no usarla principalmente, pero que regule las posibles situaciones. Y sobre todo quiero más formación e información. Tengo un hijo al que le voy a intentar enseñar, que acostarse con alguien no es un juego ni un trofeo, que hay sentimientos y posibles vidas en juego, que "no", significa NO, que el condón no es sólo un método anticonceptivo, sino que se autoprotege de enfermedades tan graves como el SIDA, y que cuando decida acostarse con alguien, es tan responsable como ella, y claro a mi hija voy a enseñarle lo mismo y además que no espere que le protejan sino que se proteja ella solita.

ReyVindiko dijo...

Dejando a un lado las razones (que se han dado muchas y muy buenas), me quedo con los sentimientos.
No sé si recordarás la disputa que hubo en casa con el nombre que se le puso a la hamster que tenía uno de nuestros hermanos: como yo en aquella época andaba endiosando a Tolkien con El Señor de los anillos, la llamasteis Galadriel y yo, furioso, MiFri (de Mierda Frita). No cuajó ninguno de los dos nombres, pero yo me quedé con el de Saturnina cuando la vi devorando a sus hijos. Aquello me impactó profundamente y, desde entonces, me cuesta comprender hasta a San Francisco de Asís.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ángeles, esa ley ya existe, pero esta nueva ley convierte en derecho lo que antes no era sino un delito sin pena y por tanto no favorece en los adolescentes la responsabilidad que tú, como yo, quieres transmitir a tus hijos.

Reyvindiko, cómo me he reído con lo de MiFri. No me acordaba. Lo terrible es que Saturnina lo hizo sin saber ni querer y el hombre lo hace queriendo. Por eso, sí entiendo a san Francisco de Asís. A quien no entiendo es al hombre.

Mery dijo...

Lo sorprendente de este tema es con qué ligereza "suponemos" el momento en que un feto es persona o no. ¿Quién lo sabe? ¿Qué Sabio de la Humanidad se lo ha soplado al oído de cierta clase política?

Toda tu entrada destila sentido común y mucho corazón. Te felicito.

Un beso